Setenta cátedras universitarias lideran la investigación en RSE

Cátedras de responsabilidad social: ¿Qué son y para qué sirven?

Las cátedras dedicadas a responsabilidad social crecen en número y se están consolidando como un espacio privilegiado de encuentro y colaboración entre empresas y universidades comprometidas con la gestión ética y el desarrollo sostenible. ¿Cómo nacen, cómo funcionan y qué están ofreciendo a la sociedad?

30 Ene | Ignacio Santa María | Soziable.es

La Universidad no puede vivir de espaldas a la responsabilidad social. A siglas como la RSC y la RSE, se ha sumado hace algunos años la RSU, la responsabilidad social universitaria, concepto que engloba los esfuerzos de esta institución por involucrarse más en la atención de las necesidades de la sociedad.

En el estudio ‘La Responsabilidad Social en las Universidades Españolas’, que se elabora cada cuatro años se puede ver el crecimiento de la RSU no solo en números sino también en solidez. Uno de sus autores, el profesor titular y director del Área de Organización de Empresas de la Universidad de Burgos, Óscar J. González, confirma que, a juzgar por los datos que van obteniendo cada vez que repiten el estudio, “la responsabilidad social ha crecido en seriedad y madurez en la estructura organizativa”.

La responsabilidad social debe ser algo consustancial a la institución universitaria, a juicio de González: “Debe estar en las entrañas de la universidad, ya que nuestros alumnos van a salir a la sociedad y son los próximos generadores de cambio. Ellos van a ser directores de empresas, jefes de producción, profesores de escuela... ellos son los que van a generar estos cambios, así que está en nuestra mano formar a estas personas en la importancia de la responsabilidad social”.

Marta Rey: "El futuro de la Universidad depende de su capacidad para comprometerse con la sociedad”

Así lo ve también Marta Rey, directora de la Cátedra Inditex–UDC de Responsabilidad Social  de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de A Coruña. “Tanto en su dimensión ética como estratégica, la responsabilidad social ha de impregnar cada vez más el modo en que las organizaciones públicas y privadas orientan su actividad. Parece obvio entonces que la Universidad, como institución comprometida con el progreso social, económico y cultural, no puede mantenerse ajena a este fenómeno. Y, de hecho, no lo hace”.

En ese interés por incorporar la responsabilidad social a su modelo de gestión y a la formación de las nuevas generaciones, las universidades han establecido vínculos con las empresas. Y el instrumento más visible de esta colaboración son las cátedras de responsabilidad social. Se calcula que en España hay unas 70 de ellas, algunas dedicadas a RSC y otras a aspectos más específicos como emprendimiento social, empresa familar o migrantes forzosos, entre otras especialidades.  

Rey explica la razón de ser de estas cátedras: “El futuro de la Universidad depende de su capacidad para comprometerse con la sociedad y eso pasa por transferir conocimiento al tejido productivo y por tanto colaborar con las empresas. En ese sentido, las cátedras de empresa son una de las manifestaciones más visibles de la RSU”.

Una realidad muy destacable en este sentido es la Red de Cátedras Santander de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), patrocinadas por Banco Santander, que está actualmente integrada por ocho cátedras y a la que se ha adherido recientemente la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (Dirse).

Como portavoz de esta red, la directora de la Cátedra Santander de la Universidad de Málaga, Cristina Quintana, destaca la interacción que se está dando entre las universidades y las empresas: “Este compromiso también lo están volcando hacia el fomento de la investigación en el ámbito académico, canalizado mediante diversos instrumentos, siendo destacables las cátedras universidad-empresa”, indica Quintana.

Cristina Quintana: “Las cátedras de RSC generan una gran producción científica"

La directora de la Cátedra Santander de la Universidad de Málaga explica que las cátedras nacen de acuerdos de colaboración mediante los cuales las universidades desarrollan actividades de investigación, formación y transferencia de resultados gracias al patrocinio de las empresas.

Este patrocinio viene a resolver uno de los grandes problemas de la universidad que es, como señala el profesor titular de la Universidad de Burgos, la falta de financiación para investigar. “Las cátedras son una vía para buscar esta financiación para trabajos de investigación en responsabilidad social. La empresa pone un dinero y quiere ver un retorno: saber qué publicaciones se han hecho, cuántos alumnos se han graduado, etc.”

Se trata, en definitiva, de “un modelo exitoso de colaboración público-privada en el ámbito universitario”, en palabras de la directora de la Cátedra Inditex–UDC.

Futuros artífices de un cambio

“A mi modo de ver, lo primero es que la cátedra tenga bien claro qué es esto de la responsabilidad social y que la empresa que la está financiando también crea en esto”, señala el profesor González.

A través de las cátedras de responsabilidad social, una universidad puede poner en marcha una formación posgrado en este campo. “Ofrecen esta especialización a personas que quieren una formación específica en responsabilidad social. Para ello, la cátedra contrata a expertos en cada una de las áreas y puede dotar a cada alumno de una formación especializada, que supone unos 60 o 90 créditos”, afirma el profesor titular de la Universidad de Burgos.

En cuanto a la formación, la Cátedra Inditex-UDC facilita la especialización de profesionales que, cuando se incorporan a su vida laboral, trasladen el mensaje de que es posible crear valor económico, social y medioambiental. “Al fin y al cabo, es imposible conseguir un cambio social profundo sin la participación activa de las empresas y las instituciones”, defiende la directora de esta cátedra.

Óscar J. González: "Nuestros alumnos van a salir a la sociedad y son los próximos generadores de cambio"

La vocación de los alumnos es un aspecto fundamental para esa transferencia de valores hacia las compañias: “Quien se apunta a esa cátedra es porque luego quiere llevar este conocimiento al mundo de la empresa”, afirma el profesor titular en la Universidad de Burgos, quien se muestra optimista respecto a los jóvenes con los que convive cada día en las aulas: “Yo creo que las nuevas generaciones son muy sensibles a estos principios, no los veo como esa generación que ha perdido estos valores”.

Investigación vinculada a la empresa

Pero además, cada una de estas cátedras desarrolla sus propias líneas de investigación que debe acordar con la empresa que la financia y que irán en la línea de la implantación de la responsabilidad social en el sector al que pertenece esa compañía. “Muchas de las investigaciones que están financiadas irán en esa dirección. De eso se van a nutrir los grupos de investigación que estén en la cátedra”, indica González.

En el caso de la Red de Cátedras Santander, la directora de la cátedra de la Universidad de Málaga corrobora que la entidad bancaria no tiene solo un mero papel financiador sino que participa activamente en su organización y aporta sugerencias sobre nuevas actuaciones que serían interesante abordar. “Este apoyo –detalla Quintana– se canaliza a través de los Comités Editoriales, que son reuniones periódicas que mantienen la Red de Cátedras y Banco Santander en su sede central, así como su presencia en los actos y cursos organizados por la red”.

El resultado de esta colaboración es una intensa actividad divulgativa e investigadora: “Las cátedras generan una gran producción científica, estando relacionada con temáticas tales como: responsabilidad social universitaria, educación para el desarrollo sostenible y la responsabilidad social, relación entre la RSC y la creación de valor, impacto de la intensidad de la I+D en la RSC, gestión responsable de recursos humanos, igualdad de género, economía circular, etc.”, enumera la directora de la cátedra de Málaga.

Jornadas, encuentros, premios... 

En cuanto a su labor divulgativa, las cátedras son el motor de un sinfín de iniciativas como jornadas, encuentros, certámenes... En este sentido, la Cátedra Inditex-UDC destaca su ciclo de conferencias ‘En Código Abierto’, que en los últimos siete años ha logrado reunir en A Coruña a una veintena de prestigiosos profesionales y especialistas en la materia.

Por su parte, la Cátedra Santander de la Universidad de Málaga ha celebrado ya cinco ediciones de su premio nacional a la Mejor Tesis Doctoral sobre RSC–Sostenibilidad, al que han concurrido hasta la fecha un total de 115 tesis doctorales defendidas en 41 universidades. Este certamen se suma a otros que auspicia esta red de cátedras como el Premio Santander Investigación y el Premio Santander Ensayo Corto sobre RSC, dirigido al espacio iberoamericano del conocimiento.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

La Conferencia Iberoamericana sobre ODS ha reunido en Salamanca a más de 500 expertos

La Declaración de Salamanca: Una nueva hoja de ruta hacia los ODS

El compromiso con el desarrollo sostenible ya cuenta con una nueva hoja de ruta: la Declaración de Salamanca sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), firmada en la clausura de la primera Conferencia Iberoamericana sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible. Con la Declaración de Salamanca, las tres instituciones organizadoras de la Conferencia ODS - Universidad de Salamanca, Universidad Politécnica de Madrid e Iberdrola- se comprometen a aprovechar y compartir las experiencias propias y ajenas para el logro de los ODS.

Uno de los actos de la conferencia, en el que se puede ver (sentados) al rector de la Universidad de Salamanca (USAL), Ricardo Rivero; al rector de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Guillermo Cisneros; a la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan; y al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán.

02 Jul | Soziable.es | Soziable.es

La Universidad de Salamanca, la Universidad Politécnica de Madrid e Iberdrola han asumido el compromiso de intensificar la colaboración de todos los actores sociales para avanzar hacia el cumplimiento de la Agenda 2030 en los plazos previstos y el de promover que más personas se unan a esta Declaración en nombre propio o en nombre de sus instituciones. Se trata -según se recoge en el texto de la Declaración- de “impulsar en nuestro ámbito de actuación las transformaciones necesarias para el avance en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprovechando posibles alianzas con otros actores y poniendo en marcha las acciones concretas de sensibilización, comunicación, demostración, organización o activación que aportamos de forma particular como anexo específico en el acto de adhesión a esta Declaración”.

De Laiglesia: "La Agenda 2030 es el esfuerzo transformador más importante que se ha vivido en mucho tiempo"

En la ceremonia de clausura de la Conferencia ODS también ha participado el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, en el que ha sido su primer acto público desde que tomó posesión de su cargo el pasado miércoles. “La Agenda 2030 es el esfuerzo transformador más importante que se ha vivido en mucho tiempo. Hagámoslo entre todos. Nadie debe quedarse atrás o, al menos, debemos haberlo intentado”, ha afirmado.

Durante el acto de clausura, el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, ha resaltado “esos pequeños gestos gracias a los que la Agenda de ODS formará parte de nuestras vidas en el futuro”. De igual modo, apeló a la responsabilidad de las instituciones sobre el deber de dar buen ejemplo. “En esta fantástica conferencia se ha dado estos días uno muy bueno”, apostilló.

El director del Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo-Universidad Politécnica de Madrid (itdUPM), Carlos Mataix, ha incidido: “Existe la evidencia científica de que no podemos seguir así. La Agenda 2030 necesita cambios en cómo nos relacionamos como especie y en cómo colaboramos, porque la cooperación es fundamental para lograr los ODS. Por eso, hemos hablado tanto en esta Conferencia del Objetivo 17, el de las alianzas”. Mataix también ha calificado a la Universidad como “el espacio más adecuado y el banco de pruebas sobre el que acelerar las innovaciones y las nuevas posibilidades para lograr los ODS”.

Mataix: "La Universidad es el espacio más adecuado y el banco de pruebas de nuevas posibilidades para lograr los ODS”

El director de Innovación, Sostenibilidad y Calidad de Iberdrola, Agustín Delgado, ha incidido en la necesidad de huir de la autocomplacencia, afirmando que queda mucho por hacer para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Delgado ha añadido: “Los ODS son para dentro de 12 años pero no podemos ser como los malos alumnos y dejar todo para el final. Tenemos que actuar ya”. Agustín Delgado ha recordado que Iberdrola se ha comprometido a garantizar el suministro eléctrico a 16 millones de personas vulnerables en países emergentes y en vías de desarrollo para el año 2030, dentro de su programa Electricidad para Todos, cuadruplicando así su objetivo inicial. Ha afirmado, además, que Iberdrola ha elegido liderar la transición hacia un sector energético limpio y sostenible, además de ejercer el liderazgo que la Agenda 2030 ha encomendado al sector privado.

La Conferencia Iberoamericana sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ha reunido durante tres días en Salamanca a más de 500 participantes, incluidos 60 expertos, analistas y activistas de prestigio internacional. Entre los ponentes, hay figuras como Saskia Sassen, Premio Príncipe de Asturias de Sociología 2013; Wanjira Mathai, Fundadora del Green Belt Movement y presidenta de la Wangari Maathai Foundation; y Eduardo Sáenz de Cabezón, matemático, profesor de Lenguajes y Sistemas Informáticos en Universidad de La Rioja y fundador de Big Van científicos sobre ruedas.

El objetivo principal de esta conferencia era lograr un compromiso colectivo para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para 2030 en la región iberoamericana. La Conferencia ODS se ha estructurado en torno a cuatro ejes temáticos principales: Educación para la transformación, Medio Ambiente y Energía, Innovación para el desarrollo y Alianzas Multiactor. Las distintas ponencias han incluido temas como la igualdad de género, la reducción de las desigualdades, el trabajo decente, la reducción del consumo de materias primas, agua y energía, o la promoción de la reutilización y circularización de los residuos

Últimas noticias

+ Educación

  • Uno de los actos de la conferencia, en el que se puede ver (sentados) al rector de la Universidad de Salamanca (USAL), Ricardo Rivero; al rector de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Guillermo Cisneros; a la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan; y al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán.

    La Conferencia Iberoamericana sobre ODS ha reunido en Salamanca a más de 500 expertos

    La Declaración de Salamanca: Una nueva hoja de ruta hacia los ODS

    Soziable.es

    El compromiso con el desarrollo sostenible ya cuenta con una nueva hoja de ruta: la Declaración de Salamanca sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), firmada en la clausura de la primera Conferencia Iberoamericana sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible. Con la Declaración de Salamanca, las tres instituciones organizadoras de la Conferencia ODS - Universidad de Salamanca, Universidad Politécnica de Madrid e Iberdrola- se comprometen a aprovechar y compartir las experiencias propias y ajenas para el logro de los ODS.

  • La Infanta Elena junto al ministro José Guirao (a su derecha) y al presidente del CPE, Miguel Carballeda.

    El ministro de Cultura y Deporte acude a la Asamblea del Comité Paralímpico Español

    José Guirao: "Dedicaremos todos los esfuerzos a legislar medidas de apoyo al deporte paralímpico"

    Ch. D.

    El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, se ha comprometido a dotar de una mejor legislación y de mayores recursos al deporte paralímpico. Lo ha hecho durante la Asamblea General Ordinaria del Comité Paralímpico Español, celebrada en Madrid bajo la Presidencia de Honor la Infanta Elena. La reunión contó también con la asistencia de la nueva presidenta del Consejo Superior de Deportes, María José Rienda, y del presidente del Comité Paralímpico Español, Miguel Carballeda.

Ir al inicio del contenido