Según el último informe del Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa

Las empresas del IBEX 35 suspenden en información sobre lucha contra la corrupción

La información que las empresas del IBEX35 publican sobre cómo hacen frente a la lucha contra la corrupción se considera anecdótica (una valoración global de 0,62 sobre 4), según el estudio 'La gestión de los riesgos  de corrupción en las empresas del IBEX 35', que ha presentado el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa.

13 Jun | Ignacio Santa María | Soziable.es

Las empresas del IBEX 35, pese a que cuentan con compromisos y políticas en materia de lucha contra la corrupción, no aportan información sobre procedimientos de gestión de los riesgos de corrupción a los que se enfrentan en su ámbito de actividad. Así lo pone de maifiesto el informe 'La gestión de los riesgos de la corrupción en las empresas del IBEX 35. Análisis de la calidad de la información en el ejercicio 2016', elaborado por el Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa, una entidad promovida por 14 organizaciones de la sociedad civl (sindicatos, ONG y universidades, principalmente).

Aspectos relacionados con las interferencias con el ámbito político (gestión de la actividad de lobby, financiación a partidos políticos, puertas giratorias), la independencia de los consejeros y de la auditoria legal, los canales de denuncia y las operaciones en paraísos y nichos fiscales, entre otros, son, según el Observatorio, "vías útiles de lucha contra la corrupción en el sector privado pero al mismo tiempo pueden ser factores de riesgos que deben ser gestionados". Los reponsables del Observatorio han destacado que, de las 35 empresas analizadas, 17 han respondido al informe, han hecho aportaciones y han celebrado reuniones para aclarar o completar la información. 

Más de 20 empresas tienen consejeros que han ocupado cargos públicos en los 10 años anteriores

En declaraciones a Soziable, el coordinador del Observatorio de la RSC, Orencio Vázquez, afirma que es notoria la "falta de profundidad" en la información que se da sobre la gestión del riesgo de la corrupción. "Dada la coyuntura actual, sería esperable que hubiese más información sobre este tema, sin embargo, llama la atención la falta de relevancia que se le da a esta cuestión por parte de las empresas en comparación con otros temas", señala.

"Otro tema que nos preocupa es todo lo que tiene que ver con mecanismos de prevención dentro del máximo órgano de gobierno de decisión las compañías, que es el Consejo de Administración", añade Vázquez. En este sentido, el informe analiza la independencia real de los consejeros independientes, una figura que debe velar por el buen gobierno y la gestión ética en las corporaciones. El estudio indica que 16 de las empresas del IBEX 35 no tienen mayoría de independientes en el consejo y que solamente tres de las empresas cuentan con al menos un consejero independiente procedente de ámbitos ajenos al mundo de la empresa y con amplios conocimientos y experiencia en integridad corporativa.

Puertas giratorias

En cuanto a las interferencias entre el poder político y el sector privado y las llamadas 'puertas giratorias', el informe pone de relieve que 21 de las empresas del IBEX 35 contaban con miembros en sus consejos de administración durante el ejercicio 2016 que habían ocupado cargos de responsabilidad política en los 10 años anteriores a su nombramiento; 17 de ellos eran consejeros independientes.

En España, está prohibida la financiación directa de partidos políticos por parte de las empresas, pero no las aportaciones a fundaciones ligadas a formaciones políticas. En este sentido, solo dos empresas de las 35 del selectivo (Acciona y Red Eléctrica) hacen extensiva, en sus códigos de gobierno corporativo, esta prohibición a fundaciones dependientes de partidos y a candidatos. "Es importante establecer barreras de contención entre el poder político y el sector privado que sean verdaderas barreras, no solo figurativas o cosméticas", recomienda Vázquez.

34 de las 35 empresas del IBEX 35 tienen sociedades filiales en paraísos fiscales

Paraísos fiscales

Otro dato que pone de manifiesto el Observatorio de la RSC es que 34 de las 35 empresas del IBEX 35 mantenían a finales de 2016 filiales en territorios considerados paraísos fiscales (AENA es la única que no tiene sociedades filiales en estos territorios). Cuatro de las empresas analizadas destacan por ser las que mayor presencia tienen en paraísos y nichos fiscales. Banco Santander (con 349 sociedades), ACS (con 197), ArcelorMittal (con 128) y Repsol (con 97).

Por último, el informe analiza el nivel de independencia de las auditorías legales a las que se someten las empresas del selectivo índice bursátil. En este apartado, el estudio destaca que cinco compañías llevaban trabajando más de 10 años con la misma empresa de auditoría: Banco Popular (35 años), Banco Sabadell (34 años), Técnicas Reunidas (28 años), Gas Natural Fenosa (26 años) y DIA (25 años).

Los responsables del Observatorio de la RSC indican que, con respecto a anteriores informes, han detectado una evolución positiva en materia de buen gobierno corporativo porque cada vez hay más empresas que tienen códigos de conducta. Según Vázquez, esto se debe a la presión de las nuevas leyes y de los inversores. "Principalmente, los que están presionando más a las empresas para que mejoren sus prácticas de buen gobierno son los inversores", afirma el coordinador del Observatorio de la RSC, que destaca en este punto la figura de reciente creación de los proxy advisors, que asesoran a inversores profesionales, instituciones de inversión colectiva, fondos de inversión o fondos de pensiones.

 

 

 

 

 

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Como herramienta para la gestión, evaluación y el seguimiento de los riesgos en la financiación responsable de proyectos

Bankia asume los ‘Principios de Ecuador’ para reforzar su compromiso social y medioambiental

Bankia se ha adherido a los ‘Principios de Ecuador’, el marco de referencia internacional para que las instituciones financieras puedan determinar, evaluar y administrar los riesgos sociales y ambientales derivados de la financiación de proyectos. La finalidad, según la entidad, es "reforzar" su compromiso social y medioambiental.

03 Ago | Soziable.es | Soziable.es

Bankia explica que las instituciones que se adhieren a los ‘Principios de Ecuador’ contraen públicamente la obligación de implementar políticas y procedimientos que contribuyan a una mejor gestión ambiental y social de la compañía. También se comprometen a establecer un marco de referencia en la toma de decisiones de financiación para evaluar los riesgos y rechazar la financiación de aquellos proyectos que tengan riesgos e impactos sociales o ambientales significativos. Con su adhesión, Bankia subraya que “asume estos principios como una herramienta para la gestión, evaluación y el seguimiento de los riesgos en la financiación responsable de proyectos”

Bankia creó a finales de 2017 la Dirección de Admisión de Proyectos Especiales, un equipo específico para la centralización de la admisión, análisis y el seguimiento de las operaciones segmentadas como “financiación especial”. Su objetivo, indica la entidad, es unificar criterios tanto de crédito, como sociales y ambientales para este tipo de operaciones.

“Desde Bankia entendemos que la sostenibilidad de cualquier proyecto empresarial no se sustenta solo en los resultados, sino en cómo se consiguen”, afirma David Menéndez, director de Reputación y Responsabilidad Social Corporativa. Según la entidad, el compromiso con la sociedad "es uno de los pilares del modelo de gestión responsable de Bankia", que se traduce “en seguir trabajando por la sostenibilidad de nuestro entorno, tanto a través de la optimización de nuestros consumos, como desde el desarrollo de productos bancarios y financiación de proyectos que contribuyan a la consecución de objetivos medioambientales”, subraya Menéndez.

Productos sostenibles

Así, además de esta iniciativa, Bankia comercializa varios productos encaminados a la consecución de objetivos sociales y medioambientales.

El primer producto de este tipo que lanzó la entidad fue el Fondo Sostenible, un fondo de inversión de renta variable global que utiliza la estrategia de inversión socialmente responsable de más reciente definición, denominada ‘inversión de impacto’, que es aquella que persigue tanto la rentabilidad financiera como el impacto social o medioambiental positivo, medido activamente.

El segundo producto está enfocado a financiar a un interés ventajoso la adquisición de bienes de consumo que favorezcan la eficiencia energética, la lucha contra el cambio climático y el crecimiento sostenible.

El préstamo, denominado comercialmente Préstamo Sostenible, está dirigido a clientes particulares y a autónomos para financiar la compra de vehículos ecológicos, electrodomésticos de bajo consumo, maquinaria eficiente y reformas de viviendas o locales que conlleven ahorro de energía. El crédito aplica un tipo de interés nominal del 4,75% fijo, no cobra comisión de apertura, tiene un plazo de amortización de hasta 8 años y financia hasta 60.000 euros.

Últimas noticias

+ Gestión Ética

  • Como herramienta para la gestión, evaluación y el seguimiento de los riesgos en la financiación responsable de proyectos

    Bankia asume los ‘Principios de Ecuador’ para reforzar su compromiso social y medioambiental

    Soziable.es

    Bankia se ha adherido a los ‘Principios de Ecuador’, el marco de referencia internacional para que las instituciones financieras puedan determinar, evaluar y administrar los riesgos sociales y ambientales derivados de la financiación de proyectos. La finalidad, según la entidad, es "reforzar" su compromiso social y medioambiental.

  • Un concepto cada vez más ligado a la RSC

    ¿De qué hablamos cuando hablamos de 'compliance'?

    Ignacio Santa María

    Con una larga tradición en el mundo anglosajón, el compliance es una disciplina que desde hace pocos años cada vez goza de mayor predicamento en España. Aunque inicialmente se refiere al cumplimiento de la normativa obligatoria y estándares de calidad aplicables a la empresa, cada vez guarda una relación más estrecha con una cultura ética en su sentido más amplio.

Ir al inicio del contenido