Voluntarios corporativos contra la pobreza energética

El voluntariado energético es una iniciativa de la Fundación Gas Natural Fenosa en la que trabajadores de la compañía destinan parte de su tiempo a ayudar a personas en situación de vulnerabilidad.

Voluntarios corporativos de Gas Natural Fenosa.

02 Abr | Soziable.es | Soziable.es

La Fundación Gas Natural Fenosa ha puesto en marcha un programa de voluntariado corporativo orientado al colectivo de personas más vulnerables ante la pobreza energética. Se trata de una iniciativa enmarcada en Plan de Vulnerabilidad de la compañía, el primero implementado por una energética española, y se desarrolla en colaboración con diferentes entidades sociales como Cruz Roja Española. Este programa incluye el asesoramiento por parte de empleados voluntarios de Gas Natural Fenosa, que destinan parte de su tiempo a la atención de personas vulnerables en busca de la mejor solución para cada situación particular.

El programa se enmarca en el Plan de Vulnerabilidad de Gas Natural Fenosa

Según explica Martí Solà, director general de la Fundación Gas Natural Fenosa, "el objetivo del voluntariado energético es el de colaborar con las entidades del tercer sector que atienden directamente a personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad, ya que desde la Fundación podemos dar soporte a todos los temas relacionados con la energía. Estas entidades sociales conocen la realidad de las familias y es ahí donde nosotros podemos prestar ayuda”.

'Brigadas energéticas'

En concreto, en el trabajo con Cruz Roja Española, voluntarios de Gas Natural Fenosa forman pareja con voluntarios de esta ONG para crear 'Brigadas energéticas', que tendrán a su cargo a familias vulnerables a las que asesoran para ser más eficientes en el uso de la energía. Con Cruz Roja también se ha desarrollado el proyecto de 'Asesoría Energética en Hogares', el primer proyecto de voluntariado energético con el que se quiere informar y asesorar a familias vulnerables.

Jonathan, voluntario de Cruz Roja: "Para muchas personas que atendemos es muy difícil afrontar los recibos de la luz"

Según cuenta Jonathan, voluntario de Cruz Roja, "para muchas personas que atendemos es muy difícil afrontar los recibos de la luz. Si les damos una solución para que puedan afrontarlos en un futuro y que mejoren su calidad de vida, el objetivo está cumplido". Para Angelina Trinidad, otra voluntaria de Cruz Roja, "siempre hay que tener la idea de ayudar, porque todas las situaciones son complicadas, pero no debemos victimizar a la persona ya que, a pesar de su situación de vulnerabilidad, puede salir adelante por sí misma".

Proyecto Piloto

El voluntariado energético comenzó el año pasado con un proyecto piloto en el que participaron 10 voluntarios de Gas Natural Fenosa, con un resultado muy satisfactorio. “Cualquier empleado de Gas Natural Fenosa puede ser voluntario ya que no necesita tener conocimientos previos sobre facturación o eficiencia energética. Solo tiene que asistir previamente a la Escuela de Energía de la Fundación Gas Natural Fenosa, donde se le proporcionan estos conocimientos específicos. Además, los voluntarios también tienen a su disposición un manual del voluntariado energético, con las principales preocupaciones, dudas y consultas de los clientes vulnerables y cómo pueden ayudar a resolverlas”, dice Martí Solà.

Los empleados gestionan su propio tiempo de dedicación al voluntariado y, si fuera necesario, la compañía facilita 12 horas laborales al año para este proyecto que, además de los trabajadores, comprende también la participación de jubilados exempleados de la empresa.

Voluntarios formándose en la Escuela de Energía.

Almudena es una de las voluntarias de Gas Natural Fenosa. Para ella, "cuando una empresa se involucra en este tipo de proyectos sociales, sobre todo cuando involucra a los empleados, se genera un ambiente más humano que ayuda también a la propia compañía, porque además de aumentar el valor social de la empresa, aumentan el bienestar del empleado y por ello su rendimiento. El trabajador se siente mejor y más involucrado en la sociedad a través de la empresa".

Iván, otro voluntario de Gas Natural Fenosa, opina que "para ser voluntario simplemente has de tener muchas ganas de ayudar a los demás, porque seguramente estando cerca de ellos conoces sus necesidades y sabes cómo enfocarlas". Según él, a veces hay soluciones que están al alcance de la mano. "Por ejemplo, hay gente que tiene la posibilidad de incorporarse el bono social y no lo sabe", dice Iván. "Son cosas muy sencillas, como consejos de eficiencia energética que les pueden ayudar. O en ocasiones simplemente es escucharles, porque quizás en ese momento lo único que necesitan es sentirse escuchados por alguien".

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

12 de agosto, Día Internacional de la Juventud

Jóvenes embajadores y constructores de paz

La capacidad de los jóvenes para participar en la configuración de una paz verdadera y contribuir a la prevención y la transformación de los conflictos, la inclusión, la justicia social, la reconciliación y la paz sostenible es, este año, el tema central del Día Internacional de la Juventud, que se celebra cada 12 de agosto. Desde 1999, todos los años se dedica esa fecha a destacar los valores juventud, una decisión que fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El Día Internacional de la Juventud subraya este año la aportación de los jóvenes a la construcción de la paz.

10 Ago | L.V. | Soziable.es

Cada día cientos de miles de jóvenes en todo el mundo tratan de superar el dolor y la injusticia que las guerras producen y convertirse en constructores y embajadores de la paz en medio de las dificultades con la esperanza de un futuro mejor. Por eso, este año el Día Internacional de la Juventud, que se celebra cada 12 de agosto, se ha centrado en subrayar el esfuerzo de jovenes como Catalina, una colombiana de 20 años que estuvo en la guerrilla de las FARC pero consiguió huir. Hoy ha logrado cumplir su sueño de reencontrarse con su madre, ir a la Universidad y ser una embajadora de la paz en su país.

Catalina, Emile y Rebecca son jóvenes que trabajan por la paz en Colombia, Siria y Uganda

En Damasco, ciudad arrasada por siete años de guerra en Siria, Emile, de 19 años, intenta contribuir a crear un oasis de paz en el centro juvenil donde es monitor y a “educar en la cultura de la paz a cientos de menores que, en muchos casos, no han conocido otra situación en sus vidas que la guerra”, indica este joven.

Rebecca también sueña con poner su granito de arena para hacer del mundo un lugar sin conflictos, y para ello se propone estudiar para maestra y contribuir a que ese objetivo se haga una realidad a través de la educación. A sus 21 años, esta joven se vio obligada a huir de la violencia de Sudán del Sur y ahora vive en un campo de refugiados en Uganda con su padre y hermanos.

La educación, clave para la paz

Estos tres jóvenes tienen en común su interés en dedicar sus vidas a hacer del mundo un lugar libre de violencia y el apoyo que han recibido de Misiones Salesianas, que ofrece oportunidades de educación y capacitación laboral en más de 130 países del mundo con guarderías, centros de alfabetización, escuelas primarias, centros de educación secundaria, de formación técnica, de enseñanza superior, escuelas agrarias, talleres de oficios y universidades.

Misiones Salesianas ofrece oportunidades de educación y capacitación laboral a niños y jóvenes en más de 130 países

Esta organización considera que la educación constituye la mejor herramienta para lograr una cultura de paz, por ello trabaja para que no haya un solo joven en el mundo sin posibilidad de acceder a ella. “Los jóvenes no son sólo el futuro, sino también el presente, y por ese motivo confiamos en ellos ofreciéndoles alternativas para que la exclusión y la pobreza dejen de formar parte de sus vidas. La juventud constituye el 20 por ciento de la población mundial y es la esperanza de un mundo mejor y más justo. Ellos son los verdaderos constructores de paz”, indican desde Misiones Salesianas.

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Juventud, Misiones Salesianas insta a los gobiernos y a los organismos internacionales a que inviertan en educación para que los jóvenes logren la transformación de las comunidades en las que viven, conozcan sus derechos y deberes y aprendan valores como la justicia, la igualdad y la solidaridad.

Espacios seguros para los jóvenes

En países en conflicto es difícil para los jóvenes acceder a espacios adaptados a sus necesidades en los que desarrollar actividades de su interés, expresarse y participar en la toma de las decisiones que les afectan con seguridad y de forma digna. La ausencia de dichos espacios también puede tener como consecuencia que jóvenes de diferentes razas, religiones, etnias, culturas o géneros se sientan intimidados a la hora contribuir en su comunidad.

De ahí que el tema elegido para la celebración del Día Internacional de la Juventud por la ONU este año sea ‘Espacios seguros para los jóvenes’, ya que cuando disponen de ellos pueden contribuir al desarrollo, la paz y la cohesión social. La necesidad de espacios seguros para los jóvenes está reconocida por la nueva Agenda Urbana de la ONU así como por su Programa de Acción Mundial para los Jóvenes, mientras que el objetivo 11 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible subraya la necesidad de espacios inclusivos y de una urbanización sostenible.

Ir al inicio del contenido