Una tecnología pionera permite la comunicación entre personas sordas y oyentes

De lengua de signos a voz en tiempo real

Una ‘start up’ madrileña ha desarrollado una tecnología que permite la comunicación entre personas sordas y oyentes. Showleap es el nombre de este dispositivo sin cables que, mediante unos brazaletes, registra los movimientos de la lengua de signos y los transforma, a través de un software, en lenguaje oral.

Unos brazaletes sin cables registran los movimientos del signante

19 Jul | I.S.P. | Soziable.es

Unos sencillos brazaletes colocados en los antebrazos de la persona que utiliza la lengua de signos registran los movimientos de brazos, manos y dedos. Y a la vez, un programa de software, descargable en un móvil mediante una app, es capaz de descifrar el significado que esos movimientos tienen según la lengua de signos española (LSE) y traducirlos a mensajes hablados. Asimismo, el dispositivo permite la comunicación bidireccional, ya que hoy por hoy es capaz de traducir el lenguaje hablado a texto y en un futuro lo hará también a lengua de signos.

Esta tecnología ha sido desarrollada por Showleap, una ‘start up’ madrileña. Su director general, Emilio Guerra, explica a Soziable.es las ventajas de este producto pionero: “Utilizamos una tecnología que no es invasiva, es portátil y traduce en tiempo real la lengua propia de miles de personas sordas, que es la lengua de signos”. En España hay 400.000 personas sordas que utilizan la lengua de signos y que potencialmente podrían beneficiarse de esta tecnología. 

La idea surgió hace cuatro años en la mente de dos estudiantes universitarios, Rubén Martínez y Teo Atienza, quienes trataban de buscar aplicaciones prácticas a un hardware que reconocía los movimientos. Después de vislumbrar que podría ser útil para el trabajo con la lengua de signos, conocieron a Emilio Guerra y a Blanca Alonso, con los que fundaron Showleap, sociedad a la que después se sumó Patricia Oliete como responsable financiera.

Para desarrollar el traductor han contado con el asesoramiento del Centro de Normalización de la Lengua de Signos Española (Cnlse). “Desde el principio del proyecto teníamos muy claro que para que fuera útil para las personas sordas debíamos contar con el apoyo y la colaboración del Cnlse. Hemos ido siempre al centro a presentar todos los avances que íbamos incorporando al producto para que fueran sus técnicos los primeros en probarlos y que, de este modo, nos fuéramos ajustando a sus necesidades”, subraya Guerra.  

Showleap permite la comunicación bidireccional, ya que puede trasladar el lenguaje oral a texto y a signos

Desde el punto de vista del Cnlse, "la iniciativa de Showleap resulta una apuesta interesante e innovadora, siempre que no ponga en peligro otras alternativas más viables y necesarias para ejercer el derecho a usar la lengua de signos española en cualquier ámbito como son los intérpretes". Además, el centro considera que "la idea del proyecto es muy loable y quizá se le puedan encontrar muchas utilidades en el futuro, más allá de la traducción, en ámbitos como el entretenimiento y ocio, incluso en las aulas, aunque en estos momentos se precisa de un gran esfuerzo tanto en investigación y experimentación como en su aplicabilidad".

De la colaboración del Cnlse y de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) han surgido muchas mejoras, como la idea de utilizar bluetooth en lugar de cables. “Ellos nos advirtieron que los cables iban a mermar la autonomía de la persona sorda que lo utilizara”, recuerda Atienza.

El director de Comunicación explica que también a propuesta del centro de normalización lingüíistica están trabajando para incorporar la expresividad facial al proyecto. “La expresión de la cara es muy importante en la lengua de signos, por eso tenemos previsto empezar a trabajar el reconocimiento facial con cámara para poder combinar ambos tipos de datos: los que nos aporta el hardware de los brazaletes y los que nos daría la cámara que enfocara el rostro”.

En la actualidad, Showleap está probando el prototipo con numerosas personas sordas signantes que se han prestado a colaborar con el proyecto para ir ampliando el repertorio de signos que puede reconocer la máquina. “La idea es que vayan engrosando la base de datos de signos que tenemos en el traductor porque necesitamos diferentes personas, diferentes manos, diferentes formas de signar para que el dispositivo pueda funcionar con cualquier usuario”, detalla Atienza.

Ciertamente, las lenguas de signos tienen unas estructuras muy diferentes a las de las lenguas orales y esto dificulta mucho la traducción automática. Por ello, el Cnlse muestra cautela respecto a los posibles resultados del proyecto.  Por ello sostiene que, "en lo que se refiere a la traducción automática, todavía no contamos con evidencias para una implementación real,  eficaz e inteligible más allá del ámbito de la investigación y el desarrollo".  

El Cnlse cree que la idea es muy loable y con muchas posibilidades de futuro pero que aún pertenece al campo de la I+D 

Atención a personas sordas

La empresa acaba de firmar un contrato para poner a disposición del Ayuntamiento de Madrid dispositivos de traducción con el objetivo de que esta administración pueda atender a personas sordas signantes que tengan que hacer cualquier gestión en una oficina municipal. El director general de la compañía cree que es un paso muy importante: “La idea es que cualquier administración pública o cualquier empresa que quiera prestar un servicio o atender a este colectivo pueda tener nuestros dispositivos en sus instalaciones para comunicarse con estas personas. El inicio va a ser el Ayuntamiento de Madrid y la idea es firmar más contratos más adelante”.

Aunque es una innovación muy reciente, el traductor de LSE ha recibido ya una decena de distinciones y reconocimientos entre los que se encuentran los Premios Madri+d, de la Comunidad de Madrid; los Premios Jóvenes Máshumano' o los galardones a la innovación otorgados por Vodafone o por Telefónica, entre otros. “Estos premios nos dan visibilidad, nos permiten salir en medios, y de este modo podemos ir consiguiendo lo que necesitamos: inversión, financiación, y que haya desarrolladores que se interesen por el proyecto y se puedan sumar a él para que así avancemos más rápido”, opina Atienza.

Guerra coincide en que lo que Showleap necesita ahora son inversores que apuesten por esta tecnología. “Necesitamos toda la ayuda posible para poder tener el producto cuanto antes en el mercado y que estas personas se puedan expresar en su lengua en cualquier situación. Así que toda el apoyo que nos pueda venir de empresas en forma de I+D o de financiación ayudará a acortar plazos“, asegura el director general de esta ‘start up’.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

12 de agosto, Día Internacional de la Juventud

Jóvenes embajadores y constructores de paz

La capacidad de los jóvenes para participar en la configuración de una paz verdadera y contribuir a la prevención y la transformación de los conflictos, la inclusión, la justicia social, la reconciliación y la paz sostenible es, este año, el tema central del Día Internacional de la Juventud, que se celebra cada 12 de agosto. Desde 1999, todos los años se dedica esa fecha a destacar los valores juventud, una decisión que fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El Día Internacional de la Juventud subraya este año la aportación de los jóvenes a la construcción de la paz.

10 Ago | L.V. | Soziable.es

Cada día cientos de miles de jóvenes en todo el mundo tratan de superar el dolor y la injusticia que las guerras producen y convertirse en constructores y embajadores de la paz en medio de las dificultades con la esperanza de un futuro mejor. Por eso, este año el Día Internacional de la Juventud, que se celebra cada 12 de agosto, se ha centrado en subrayar el esfuerzo de jovenes como Catalina, una colombiana de 20 años que estuvo en la guerrilla de las FARC pero consiguió huir. Hoy ha logrado cumplir su sueño de reencontrarse con su madre, ir a la Universidad y ser una embajadora de la paz en su país.

Catalina, Emile y Rebecca son jóvenes que trabajan por la paz en Colombia, Siria y Uganda

En Damasco, ciudad arrasada por siete años de guerra en Siria, Emile, de 19 años, intenta contribuir a crear un oasis de paz en el centro juvenil donde es monitor y a “educar en la cultura de la paz a cientos de menores que, en muchos casos, no han conocido otra situación en sus vidas que la guerra”, indica este joven.

Rebecca también sueña con poner su granito de arena para hacer del mundo un lugar sin conflictos, y para ello se propone estudiar para maestra y contribuir a que ese objetivo se haga una realidad a través de la educación. A sus 21 años, esta joven se vio obligada a huir de la violencia de Sudán del Sur y ahora vive en un campo de refugiados en Uganda con su padre y hermanos.

La educación, clave para la paz

Estos tres jóvenes tienen en común su interés en dedicar sus vidas a hacer del mundo un lugar libre de violencia y el apoyo que han recibido de Misiones Salesianas, que ofrece oportunidades de educación y capacitación laboral en más de 130 países del mundo con guarderías, centros de alfabetización, escuelas primarias, centros de educación secundaria, de formación técnica, de enseñanza superior, escuelas agrarias, talleres de oficios y universidades.

Misiones Salesianas ofrece oportunidades de educación y capacitación laboral a niños y jóvenes en más de 130 países

Esta organización considera que la educación constituye la mejor herramienta para lograr una cultura de paz, por ello trabaja para que no haya un solo joven en el mundo sin posibilidad de acceder a ella. “Los jóvenes no son sólo el futuro, sino también el presente, y por ese motivo confiamos en ellos ofreciéndoles alternativas para que la exclusión y la pobreza dejen de formar parte de sus vidas. La juventud constituye el 20 por ciento de la población mundial y es la esperanza de un mundo mejor y más justo. Ellos son los verdaderos constructores de paz”, indican desde Misiones Salesianas.

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Juventud, Misiones Salesianas insta a los gobiernos y a los organismos internacionales a que inviertan en educación para que los jóvenes logren la transformación de las comunidades en las que viven, conozcan sus derechos y deberes y aprendan valores como la justicia, la igualdad y la solidaridad.

Espacios seguros para los jóvenes

En países en conflicto es difícil para los jóvenes acceder a espacios adaptados a sus necesidades en los que desarrollar actividades de su interés, expresarse y participar en la toma de las decisiones que les afectan con seguridad y de forma digna. La ausencia de dichos espacios también puede tener como consecuencia que jóvenes de diferentes razas, religiones, etnias, culturas o géneros se sientan intimidados a la hora contribuir en su comunidad.

De ahí que el tema elegido para la celebración del Día Internacional de la Juventud por la ONU este año sea ‘Espacios seguros para los jóvenes’, ya que cuando disponen de ellos pueden contribuir al desarrollo, la paz y la cohesión social. La necesidad de espacios seguros para los jóvenes está reconocida por la nueva Agenda Urbana de la ONU así como por su Programa de Acción Mundial para los Jóvenes, mientras que el objetivo 11 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible subraya la necesidad de espacios inclusivos y de una urbanización sostenible.

Enlaces

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido