AUARA recuerda en el Día Mundial del Agua que la falta de agua mata cada año a 3,5 millones de personas

La ausencia de agua, arma de guerra

Cada año, 3,5 millones de personas mueren en el mundo por no tener acceso a agua potable o beberla en mal estado. Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, la empresa social AUARA ha querido llamar la atención sobre este hecho a través de una impactante campaña que recuerda que la falta de agua es un arma que causa más muertes que las peores guerras.

19 Mar | Ignacio Santa María | Soziable.es

Pistolas, granadas de mano, cuchillos... Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, las botellas de agua mineral de AUARA estarán decoradas con imágenes de armas letales. Con esta impactante campaña, esta empresa social que destina la totalidad de sus dividendos a proyectos de cooperación al desarrollo relacionados con el agua potable quiere recordar que su ausencia se cobra cada año 3,5 millones de vidas en el mundo.

Es un dato del World Water Council, que también calcula que cerca de 4.500 niños fallecen cada día por no tener acceso al agua potable o beberla en mal estado. De este modo, recuerda la compañía, la falta de agua se ha convertido en un arma devastadora que causa más mortalidad que la peor de las guerras.

El cofundador y CEO de AUARA, Antonio Espinosa, explica, desde su propia experiencia de trabajo como cooperante en países como Perú Camboya o Etiopía, que la necesidad de agua potable es lamás acuciante que puede tener el ser humano: “En estos lugares me di cuenta de que la mayor pobreza que existe es la falta de agua. Es verdad que pueden faltar infraestructuras comos escuelas, hospitales, etc. pero la carencia más básica que puede haber es la falta de agua potable”.

AUARA destina el 100% de sus dividendos a proyectos para proporcionar agua potable a países en vías de desarrollo que carecen de ella

Fue de hecho esta constatación, unida a una sólida conciencia medioambiental, la que hace cinco años impulsó a Espinosa para buscar compañeros de camino e iniciar una incierta aventura que hoy día es una empresa que comercializa botellas de agua mineral (fabricadas con plástico R-PET 100% reciclado) y destina la totalidad de sus dividendos a proporcionar agua potable a países en vías de desarrollo que carecen de ella.

“A día de hoy, hemos reciclado más de seis millones de botellas de plástico y hemos terminado 37 proyectos en 15 países, que están abasteciendo de agua potable a más de 23.000 personas”, informa el CEO de esta empresa que por cada litro de agua que vende es capaz de generar cuatro litros de agua potable en estos territorios, lo que en estos años le ha permitido suministrar 13,2 millones de litros en África, Asia y América Central.

Competitivos y con impacto social

La compañía AUARA (palabra que en una lengua local de Etiopía significa “tormenta de arena”) es una ‘rara avis’ en el panorama empresarial español. Así lo reconoce el cofundador y director financiero de la compañía, Luis de Sande, que recuerda que ya en los inicios tenían claro que no querían fundar una ONG sino una “empresa competitiva” pero que fuera social, transparente, no contaminante y que destinara el 100  por cien de los dividendos a un fin social. "Casi no existían referentes en España, por lo que tuvimos que inventar nuestros estatutos, nuestra estructura... empezar de cero", comenta Espinosa. 

“Lo que a mí me atraía -subraya De Sande- es que a través de una empresa pudieramos impactar en el mercado, en el consumidor y cambiar las cosas”. De hecho, una de las obsesiones de los responsables de AUARA es crear una conciencia social en sus consumidores: “Intentamos comunicar al consumidor que esto no es otra marca de agua más. No se trata de convencerle de que cambie de marca de agua, sino de que se involucre en un proyecto de impacto social a través de un vehículo que es el agua”, afirma Espinosa.

Campaña de concienciación

Por esta razón, para AUARA la comunicación, el márketing y la publicidad no son solo herramientas para vender más, sino ante todo para sensibilizar sobre uno de los mayores problemas de la Humanidad. Así lo resume la directora de márketing de la firma, Ana Terrado: “El consumidor está ávido de productos que sean transparentes y que cuenten la verdad. Nuestras campañas intentan ser positivas pero nunca dejamos de ofrecer datos reales porque si el consumidor no conoce los problemas no vamos a poder darles solución”.

Mediante esta campaña, estos días cada botella de AUARA llevará una imagen de una pistola, un chuchillo de monte o una granada de mano. Junto a cada una de estas fotos se puede ver un hilo rojo con la siguiente la inscripción: “La falta de agua es un arma mortal. Desactívala”. Tirando de ese hilo, el consumidor puede desprender la foto del arma letal y dejar la botella con su  presentación original.

La campaña, diseñada por RSC Havas Group, consta también de un vídeo que se ha grabado con cámara oculta en las oficinas de tres empresas colaboradoras de AUARA. En el vídeo se puede ver cómo los empleados de estas empresas reaccionan con estupor al ver la etiqueta y finalmente se atreven a “desativar” el arma tirando del hilo rojo.

“En el Día Mundial del Agua intentamos dar un paso más y esta vez creíamos que nos podíamos permitir dar un mensaje más agresivo”, comenta Terrado. La directora de Márketing sostiene que AUARA puede erigirse como portavoz de las personas que sufren la escasez de agua ya que ha llegado a 23.000 personas de forma directa a través de los proyectos de cooperación al desarrollo que sostiene. “Como conocemos personalmente a las personas que sufren esta problemática tenemos la seguridad de que podemos hacer una campaña como esta”, remarca.  

Impacto en 13 ODS

En el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, la actividad de AUARA está enfocada en el ODS 6 (Agua limpia y saneamiento). Terrados, sin embargo, llama la atención sobre el hecho de que el cumplimiento del ODS 6 incide positivamente en muchos otros objetivos: “Si una población tiene acceso al agua, los niños no tienen que gastar seis horas al día en ir a por agua y pueden ir al colegio, las mujeres pueden tener un empleo, etc. El acceso al agua significa mucho más. Por eso, de forma tangencial, influimos en 13 de los 17 ODS”.

Espinosa: "No se trata de convencer al consumidor de que cambie de marca de agua sino de que se involucre en un proyecto de impacto social”

En este sentido, Espinosa describe cómo el modelo de cooperación al desarrollo de la compañía se basa en establecer alianzas con socios locales de confinaza. “El primer proceso que hacemos es la validación: a las entidades que quieren asociarse les pedimos mucha documentación y casi la mitad no aprueban. Cada proyecto tiene su propio contrato de ejecución, con su presupuesto, su calendario, su medición de impacto y con un compromiso por ambas partes de segumiento del proyecto a cinco años”.

Para AUARA, lo importante no es solo la ejecución del proyecto sino que en el largo plazo funcione. “Uno de los problemas graves de la cooperación en agua es la falta de mantenimiento y la cantidad de proyectos que quedan estropeados o abandonados, por eso lo que nos importa no es perforar un pozo o instalar unos tanques sino que funcionen a largo plazo”.

Para ello, AUARA se ocupa también de que se imparta formación a las comunidades y que las poblaciones locales se impliquen a nivel económico aportando un cinco por ciento del coste del proyecto, lo que les ayuda a valorarlo más y a corresponsabilizarse de la infraestructura.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido