Pasar al contenido principal
Mejorará el etiquetado de productos

La Eurocámara da luz verde a una nueva directiva que prohíbe el blanqueo ecológico

El Parlamento Europeo acaba de dar luz verde definitiva para la aprobación de una nueva Directiva que mejorará el etiquetado de los productos y prohibirá a las empresas hacer uso de alegaciones medioambientales engañosas.

La eurodiputada Biljana Borzan (S&D, Croacia) presentó la nueva Directiva europea después de su aprobación.

La nueva Directiva, adoptada este miércoles en la sesión plenaria del Parlamento Europeo por 593 votos a favor, 21 en contra y 14 abstenciones, tiene por objeto proteger a los consumidores de las prácticas comerciales engañosas y ayudarles a elegir mejor sus compras. Para lograrlo, se añadirán a la lista de prácticas comerciales prohibidas de la UE una serie de hábitos comerciales problemáticos relacionados con el blanqueo ecológico y la obsolescencia temprana de los productos.

En concreto, las nuevas normas pretenden que el etiquetado de los productos sea más claro y fiable mediante la prohibición del uso de alegaciones medioambientales genéricas como “respetuoso con el medio ambiente”, “natural”, “biodegradable”, “climáticamente neutro” o “eco” sin aportar prueba alguna.

También se regulará a partir de ahora el uso de etiquetas de sostenibilidad, dada la confusión provocada por su proliferación y por no utilizar referencias comparables. En el futuro, la UE solo permitirá etiquetas de sostenibilidad basadas en sistemas de certificación oficiales o establecidas por las autoridades públicas.

Además, la directiva prohibirá alegaciones de que un producto tiene un impacto neutro, reducido o positivo en el medio ambiente gracias a los sistemas de compensación de emisiones.

Medidas contra la obsolescencia prematura

Otro objetivo importante de esta nueva legislación es hacer que productores y consumidores se centren más en la durabilidad de los bienes. En el futuro, la información sobre la garantía deberá ser más visible y se creará una nueva etiqueta armonizada para dar más visibilidad a los productos con un período de garantía ampliado.

Las nuevas normas también prohibirán las alegaciones infundadas sobre la durabilidad (por ejemplo, decir que una lavadora durará 5.000 ciclos de lavado si no es cierto en condiciones normales), las incitaciones a sustituir los consumibles antes de lo estrictamente necesario (suele ocurrir con la tinta de impresora, por ejemplo) y presentar los productos como reparables cuando no lo son.

Biljana Borzan (S&D, Croacia), eurodiputada ponente de la ley, declaró sobre la misma que “cambiará la vida cotidiana de todos los europeos. Nos alejaremos de la cultura de usar y tirar, haremos que el marketing sea más transparente y lucharemos contra la obsolescencia prematura”. Y añadió que “sobre todo, las empresas ya no podrán engañar a la gente diciendo que las botellas de plástico son buenas porque la compañía plantó árboles en algún lugar, o que algo es sostenible sin explicar cómo”.

Después de su trámite favorable en la Eurocámara la norma deberá recibir la aprobación final del Consejo, tras lo cual se publicará en el Diario Oficial y los Estados miembros dispondrán de veinticuatro meses para incorporarla a su ordenamiento jurídico nacional. Además, esta nueva ley está pensada para funcionar conjuntamente con la Directiva sobre alegaciones ecológicas, que actualmente se está debatiendo en comisión en el Parlamento y que será más específica en cuanto a las condiciones para hacer alegaciones medioambientales.