Pasar al contenido principal
Impulsado por la Asociación Española del Retail

Nace el Observatorio del Propósito AER

El compromiso social y medioambiental no sólo es una tendencia en el retail y una responsabilidad ética de las empresas, sino que se ha convertido en un elemento fundamental para el éxito a largo plazo de los retailers ya que brinda numerosos beneficios comerciales. Esta idea ha empujado a la Asociación Española del Retail (AER) a crear el Observatorio del Propósito, cuya primera edición, que se celebró el pasado 25 de enero, trató el tema de la ‘Sostenibilidad en Retail’.

El Observatorio del Propósito abordó la sostenibilidad en el retail en su primera edición.

“Los consumidores modernos demandan algo más que productos de calidad y precios competitivos, también están interesados en adquirir productos y servicios de empresas que demuestren un compromiso genuino con causas sociales y medioambientales”, afirmaron en la Asociación Española del Retail (AER). “Integrar propósitos relacionados con esta materia en la estrategia de desarrollo de los retailers, y comunicarlos de una manera eficaz, puede marcar la diferencia en la percepción del consumidor”, añadieron.

Patricia Carballedo, directora general de la AER, recalcó la importancia de crear un espacio para tratar temas tan relevantes en la industria del retail. En este sentido, afirmó que “la sostenibilidad es una prioridad en la nueva era que estamos viviendo para nuestra industria del retail. En nuestro país, esta industria da empleo a un porcentaje de la población activa muy elevado, por este motivo, es estratégica. Desde la AER damos apoyo al retail compartiendo la visión de los expertos y dando visibilidad de buenas prácticas. Queremos, así, contribuir a un retail sostenible en nuestro país a través de acciones dirigidas a personas, planeta y buen gobierno.”

Las empresas del retail tienen la oportunidad de impactar positivamente en las personas y en el progreso social. Precisamente por ello, el Observatorio del Propósito ha querido contar en este primer encuentro con ILUNION, “por ser el máximo exponente de empresa con propósito”, aseguró Carballedo. Así pues, además de contar con la participación de Delio Díaz, director general de ILUNION Retail y Comercialización, en el encuentro también estuvieron presentes Teresa Pérez, directora de Medioambiente en Mango; Manuel Sevillano, director global de Reputación y Responsabilidad Social en Atrevía; y Fernando Martín, miembro del Comité de Expertos AER y CEO de Caminos y Ciencia.

Por y para el propósito

Delio Díaz señaló que “aunque la sostenibilidad todavía no es una prioridad del retail y sus marcas, estamos en el buen camino”. Para el director general de ILUNION Retail y Comercialización, “cada vez está más presente en todo lo que se hace en la industria ya que cada vez hay más indicadores que reportar que no son sólo financieros, sino que están vinculados con el propósito de las compañías”.

En el Observatorio, ILUNION se centró en el impacto social y la importancia del propósito y las personas que conforman una compañía dentro del ámbito de la sostenibilidad. Delio Díaz recordó que ILUNION tiene un aspecto diferencial con respecto al resto de compañías. Mientras que la mayoría ha ido cambiando su propósito y cadena de valor en función de la demanda social, “en nuestro caso, hemos empezado por el propósito. Tenemos el ADN del Grupo Social ONCE, somos una forma diferente de hacer empresa porque nuestro objetivo final es generar oportunidades de empleo para las personas con discapacidad y otros colectivos en riesgo de exclusión social. Nuestra finalidad siempre ha sido la misma y eso nos hace conectar primero con nuestros empleados y luego con nuestros clientes”.

Además, en ILUNION consideran que la sostenibilidad es un cumplimiento voluntario de preocupaciones sociales, ambientales y de buen gobierno en la estrategia de la compañía que debe ir más allá del cumplimiento normativo, llegar a tener un componente ético, moral e incluso filosófico. Para Díaz, “las compañías tienen que saber posicionarse y decidir qué papel quieren jugar en la sociedad”.

Un consumidor más exigente

Actualmente, el consumidor es consciente de la realidad que le rodea y de su impacto en el planeta. “Como organización, tenemos que dar respuesta a esa demanda. No sólo tenemos que cubrir sus necesidades, también sus expectativas y preocuparnos de que ese futuro que nos espera a todos sea lo más sostenido posible”, afirmó Díaz. Esto ayudará a las empresas a crear más engagement y “a traer más talento a la compañía. Tener empleados vinculados con lo que hacemos y por qué lo hacemos, con mayor compromiso, ofrece mejores resultados a la compañía. Lo realmente importante es que todo el equipo trabaje alineado con el mismo propósito”, asegura.

Con los años, el consumidor ha evolucionado. Ahora está más y mejor formado, siendo consciente de la compra que realiza. Es más, según Delio Díaz, “cuando el consumidor confía en un producto o servicio de una marca y esa información no es real, el consumidor penaliza, no perdona este tipo de fraudes”. Por el contrario, “premian a las iniciativas reales creando no un mayor número de consumidores sino una comunidad alrededor de la marca, personas que se identifican con tus fines y apoyan tus causas”, destacó.

Atrevia

Durante su intervención, Manuel Sevillano, director global de Reputación y Responsabilidad Social en Atrevía, profundizó en la importancia de que las compañías puedan llegar a cumplir las expectativas por parte de los consumidores y la obtención de reconocimiento por parte de sus grupos de interés.

Para Sevillano, “la sostenibilidad es algo que cada vez pesa más en la reputación, contando con un tsunami regulatorio que afecta a todas las compañías en este ámbito y hace que enfoquen todos sus esfuerzos en el cumplimiento de una serie de normativas”.

Asimismo, Atrevía centró su visión en que la sostenibilidad no se trata únicamente de que una compañía llegue a ser sostenible, sino que también “debe ser reconocida por sus grupos de interés, por lo que hay que centrarse en dos puntos fundamentales, que son el cumplimiento y el reconocimiento”, añadió Sevillano.

Manuel Sevillano también insistió en el reto que supone el reconocimiento y que “para poder gestionarlo hay que tener en cuenta que detrás de todas las medidas hay personas. El reconocimiento tiene que ver con cómo somos capaces de cumplir los compromisos y gestionar las expectativas de los diferentes grupos de interés, siendo éstos los dos pilares fundamentales desde el punto de vista de Atrevía”.

Mango

La multinacional española Mango, representada por Teresa Pérez, directora de Medioambiente, profundizó en una temática más medioambiental, acogiendo su visión en cuanto a la sostenibilidad en la industria de la moda. Para Pérez, “la sostenibilidad es un camino que la moda debe recorrer en busca de una sociedad más justa y equitativa y de la reducción de su impacto en el entorno”.

La directora de Medioambiente en Mango destacó que los pilares sobre los que trabajan y desarrollan sus acciones son: “el producto, puesto que está en el centro del negocio, teniendo en cuenta de qué está hecho y cómo está hecho; las personas, ya que la industria de la moda afecta a toda una cadena de suministro, la cual hay que tener en cuenta de principio a fin; y el planeta y la forma en la que se impacta en el mismo, teniendo en cuenta dos ejes fundamentales, la descarbonización y la biodiversidad, dos palancas que mueven para generar un menor impacto en el medioambiente”.

Del mismo modo, Pérez consideró que “el departamento de sostenibilidad de una empresa debe tener un impacto transversal. Es una labor conjunta de todos los miembros del equipo y de cada uno de los diferentes departamentos, basándose en el compromiso”.

La estrategia de diseño circular de Mango, según la directora de Medioambiente de la compañía, “tiene como objetivo generar un producto pensando en su fin de vida, bien sea generando productos reciclables, apostando por la durabilidad o utilizando patrones que den lugar a un menor volumen de residuos. El objetivo es que cada producto tenga una vida más duradera y, al final de su vida, pueda reciclarse”.