Francisco Román, presidente de la Fundación SERES

"Sostenibilidad y responsabilidad son dos caras de la misma moneda"

Francisco Román participa en el Congreso de Responsabilidad Social de Zaragoza como ponente en la mesa redonda 'El liderazgo empresarial en la Agenda 2030'. Él, como presidente de March JLT y de la Fundación SERES, entiende que las empresas deben ser, por encima de todo, agentes de cambio social. Y la Agenda 2030 es una buena herramienta para propiciarlo, además de un reto y una oportunidad.

Francisco Román, presidente de la Fundación SERES.

06 Feb | Ch. D. | Soziable.es

 

¿Cree que en España las empresas están comprometidas con los ODS y la Agenda 2030?

Las organizaciones pueden contribuir significativamente al desarrollo económico, social o medioambiental, ya sea a través de sus operaciones o de la creación de cadenas de valor. La empresa tiene capacidades para llevar a cabo un reto ambicioso: generar soluciones eficientes, eficaces y escalables al tiempo que sostenibles. Resolver mucho de estos retos de la Agenda 2030 es sin duda una gran oportunidad para la empresa para innovar, para adaptarse a las nuevas circunstancias y crear ventajas competitivas contribuyendo con su actividad con lo que mejor saben hacer al desarrollo social. Por lo tanto, se trata de transformar estos retos en oportunidades de negocio. Si hablamos de los avances de la empresa española teniendo en cuenta los resultados del V Informe del Impacto Social de las Empresas que elaboramos junto con Deloitte, destacaría la importancia de la medición, porque es una consecuencia directa de la generación de valor. De ese informe se desprende que más del 90% de las empresas analizadas contempla los ODS dentro de su estrategia.

¿La sostenibilidad está absorbiendo a la responsabilidad social o siguen siendo conceptos diferentes?

En SERES entendemos las empresas como agentes de cambio. Nos gusta hablar de retos -como son los ODS- en clave de oportunidad. Justo por eso, sostenibilidad y responsabilidad social son dos caras de la misma moneda. La sostenibilidad alude al largo plazo, genera valor y la responsabilidad es la forma de asegurar ese valor. Los ejemplos de empresas que ofrecen resultados económicos como sociales han puesto de manifiesto que generar valor social es posible y se vislumbra como una oportunidad para generar resultados económicos, así como un impacto social positivo. Las empresas quieren avanzar, crear oportunidades de colaboración real ante los retos sociales, implementación de nuevos procesos de trabajo, mayor eficacia y sostenibilidad en los resultados, pero no es una tarea fácil.  

"Uno de los grandes pasos en esta década ha sido el potencial transformador de las compañías que apuestan por un modelo responsable, generador de valor para todos"

¿Cómo cree que ha evolucionado la responsabilidad social de las empresas en España en los últimos diez años?

Seguramente la última década, si hablamos de RSC, haya sido un período especialmente fructífero. Queda mucho por hacer, pero hay que mirar con satisfacción el camino recorrido. Existía ya un compromiso importante por parte de las empresas, que no se sentían ajenas al mundo que las rodeaba, pero en una buena parte faltaba pasar a la acción. Uno de los grandes pasos en esta década ha sido el potencial transformador de las compañías que apuestan por un modelo responsable, generador de valor para todos: sociedad y empresa. Desde SERES hemos trabajado en introducir algunos conceptos como interés social y el concepto de crear valor para la sociedad y para la empresa (valor compartido). Esto, además de hacer sostenible el compromiso social de las empresas, tiene una consecuencia directa en la generación de alianzas y redunda en otro factor esencial para la competitividad de la empresa: la colaboración.

¿Y la sociedad? ¿Piensa que los ciudadanos están más comprometidos y evidencian esos compromiso en sus hábitos de vida, de consumo, etc.?

Consumidores y trabajadores demandan y desean adherirse a proyectos responsables. Los datos de longevidad de las empresas que muestra la revista Fortune 500 ya nos daban también pistas de que los valores del pasado no se mantienen en el futuro cercano. En muchas compañías el 80% del valor de las empresas ya se explica por los intangibles. La clave para esa participación la encontramos en el diálogo que las empresas mantienen con sus grupos de interés. Este diálogo permite a las empresas percibir de forma directa cómo les afectan los retos sociales y la búsqueda de soluciones a esos retos, a partir de la repercusión que tienen en la estrategia de la compañía, genera valor compartido. Compañías que miran al largo plazo, sostenibles y estimuladoras del cambio.

"En muchas compañías el 80% del valor de las empresas ya se explica por los intangibles"

¿Qué le parece que se regule por ley asuntos como el reporte de información no financiera y otros temas por ejemplo medioambientales que durante años han formado parte del carácter voluntario de la RS? 

Es un marco legal que reclama la importancia de lo extra-financiero, de lo intangible,  indicadores más estratégicos, que garanticen también la transparencia y que se reclamaban desde hace tiempo por parte de los inversores y los consejos. Hay una demanda de más altura de miras. En SERES sabemos que las empresas robustas desde el punto de vista social lo son también desde el punto de vista financiero. Un apunte importante que creo que es la clave de lo que estamos hablando: la propuesta de valor de las compañías no es la misma que hace años. Las organizaciones se diferencian fundamentalmente por la conexión que establecen con la sociedad y cuáles son sus valores únicos. Sin duda, el nuevo marco legal va a facilitar que la RSE tome más peso en las compañías españolas.

 

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido