Aeronaves no tripuladas al servicio de los más vulnerables

Así pueden los drones salvar vidas

Localizar migrantes en el mar, llevar vacunas, sangre o desfibriladores a zonas de difícil acceso o ayudar en la extinción de plagas para combatir el hambre. Los drones se están revelando como un eficaz aliado en la acción humanitaria y en la asistencia sanitaria. Veamos algunos ejemplos de cómo un dron puede salvar vidas.

Dron de ala fija de Drones Technologies

12 Jun | Ignacio Santa María | Soziable.es

Se hicieron famosos por su uso militar. No en vano, el presidente estadounidense Barack Obama basó en ellos buena parte de sus acciones bélicas contra objetivos de Al Qaeda en Oriente Próximo. Pero los drones pueden desempeñar muchas funciones en la vida civil en sectores tan diversos como la agricultura, la seguridad, la construcción, la logística o la fotografía aérea, entre otras.

Ahora también están empezando a despuntar como una herramienta muy útil en labores sociales y humanitarias. Varias ONG como la Fundación Gavi (Alianza para las Vacunas), Acnur o ProActiva-Open Arms empiezan a incorporar drones en su actividad.

Los drones permiten inspeccionar grandes espacios en busca de embarcaciones de refugiados a la deriva y acelerar el rescate

Estos días la Fundación Hemav presenta el Proyecto Freeda, una inciativa que pretende poner varios drones a disposición de la ONG ProActiva-Open Arms para ayudar en el rescate de migrantes y refugiados en aguas del Mediterráneo. La idea es dotar a esta aeronave no tripulada de una cámara térmica, de modo que, al sobrevolar la superficie del mar pueda distinguir fácilmente la presencia de seres humanos en medio del agua.

“Las imágenes que vaya recogiendo serán procesadas por el propio dron, a través de un programa que hemos creado, y si detecta alguna embarcación, enviará las coordenadas a la tripulación del barco de la ONG, que se dirigirá de inmediato hasta el sitio donde se ha hecho esta fotografía”, explica Sergi Tres, coordinador del Proyecto Freeda.

Cada dron tendrá una autonomía de vuelo de unas tres horas y podrá recorrer distancias de unos 50 kilómetros. Estos aparatos podrán adentrarse en zonas más conflictivas, como las inmediaciones de la costa libia donde los barcos de las ONG no pueden penetrar, pero sobre todo, al sobrevolar un área mucho mayor, podrán detectar muchas más embarcaciones y acelerar su localización.

Acortar los tiempos es vital, según Tres: “Al detectar las embarcaciones más rápidamente se puede ayudar antes a estas personas. Esto es importante porque a veces cuando por fin son rescatados para algunos ya es demasiado tarde pues están en unas condiciones pésimas. Más de una vez han muerto en el barco de la ONG porque no han recibido la asistencia a tiempo”.

La Fundación Hemav desarrolla drones para el control de las plagas de langosta en desiertos de África.

Plagas de langostas

La Fundación Hemav nació hace seis años cuando un grupo de jóvenes ingenieros se propusieron usar la tecnología dron con fines sociales y humanitarios. Otro de los proyectos de esta entidad que está dando sus primeros pasos junto a la FAO (la organización de Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura) tiene como objetivo aplicar la teconología dron a las labores de monitoreo y control de las plagas de langosta en zonas desérticas de África.

Estas plagas de langostas del desierto son devastadoras para la agricultura y la ganadería y pueden llegar a causar hambrunas entre la población. La mayor plaga reciente se produjo entre 2003 y 2005 y ocasionó pérdidas de hasta el 100 por cien en cereales, 90 por ciento en legumbres y 85 por ciento en pastos. Se necesitaron aproximadamente 570 millones de dólares y 13 millones de litros de pesticida para frenarla. Con ese presupuesto, se habrían podido asegurar 170 años de prevención.

Es posible acotar con drones las zonas en las que puede anidar la langosta, localizar a los insectos y fumigar

El director de la Fundación Hemav, Marc Aicart, indica que los drones podrían servir de gran ayuda para prevenir estas plagas: “En una primera fase podrían determinar con un sensor multiespectral dónde están las zonas verdes, allí donde van a intentar situarse las langostas; después podrán comprobar con una cámara si en esas áreas ya hay insectos y, por último, podrán fumigar desde el aire con pesticida”.

A la hora de fumigar, los drones podrían complementar el trabajo de las personas que esparcen el pesticida a pie y los aviones que lo arrojaran desde el aire. “El dron puede llevar 10 kilos de pesticida, es capaz de fumigar más rápido que las personas y con más precisión que un avión, por lo que también es menos destructivo”, asegura Aicart.

África está siendo escenario de otros proyectos de uso de drones en labores humanitarias. En Ruanda, un acuerdo entre la Alianza por la Vacunación Infantil (Gavi) y Zipline, una empresa de robótica de Silicon Valley, está permitiendo llevar vacunas, sangre y medicamentos a zonas rurales de difícil acceso.

Asimismo, Acnur ha empezado a utilizar drones en los campamentos de refugiados del este de Níger, adonde cientos de miles de personas han llegado huyendo de la violencia del grupo terrorista Boko Haram. Allí, un ingeniero autodidacta llamado Aziz Kountche ha puesto al servicio de la organización de Naciones Unidas un modelo de dron (el T-800 M) que resulta útil para trazar mapas de los asentamientos, valorar las necesidades de los desplazados, organizar su registro y planificar servicios de saneamiento, salud y educación.

Aziz Kountche, ingeniero autodidacta que ayuda con sus drones a Acnur en los campos de refugiados de Níger

Llevar desfibriladores

En España, el uso de drones con fines sociales también está despegando. A partir de un trabajo fin de máster, la 'start up' Drones Technologies ha diseñado una plataforma UAV (vehículos aéreos no tripulados) destinada a la entrega de desfibriladores en lugares de difícil acceso.

Federico Martín, CEO de Drones Technologies, expone la filosofía de este proyecto: “Se trata de dotar a una ambulancia de un dispositivo de vuelo matriculado, de manera que cuando el vehículo no tenga acceso al lugar donde se ha producido la emergencia por el motivo que sea (inundación, terremoto, etc.), pueda desplegar el dron con el desfibrilador para llegar hasta el paciente que lo necesita”.

La rapidez con la que un dron puede llevar un desfibrilador a determinados lugares es decisiva para salvar vidas 

Martín indica que el proyecto se plantea con drones y cargas de menos de 25 kilos de peso que es el límite para no tener que cumplir con todos los requisitos de seguridad y aeronavegabilidad que se le exigen a un avión comercial. Para ello, están trabajando con desfibriladores muy ligeros y eficientes que ya están en el mercado.

“El dron puede conducirse manualmente o volar automáticamente ajustándose a un plan de vuelo. Cualquiera que esté cerca de la persona que ha tenido un fallo coronario puede recoger el dron, desenganchar fácilmente el desfibrilador y aplicárselo al paciente”, describe el CEO de Drones Technologies, quien subraya: “La rapidez es un factor decisivo cuando hay reanimar a una persona, ya que le puede salvar la vida, y con los drones se va a ganar mucho tiempo”.

Además de desfibriladores, los aparatos de Drones Technologies pueden llevar todo tipo de suministros médicos. Concretamente, los drones de tipo ala fija son capaces de soportar hasta 700 gramos de  carga. "En el caso de transportar vacunas, éstas se pueden empaquetar en un 'icepack', que preserva la temperatura y aísla de la luz", explica Martín, quien reconoce que hoy por hoy las barreras que tiene que superar el proyecto no son de índole tecnológica sino jurídica, ya que la normativa aeronáutica y de tráfico aéreo tanto en el ámbito estatal como en el europeo es muy conservadora y sería necesario adaptarla a esta tecnología.

La posibilidades para que los drones ayuden en labores sociales o humanitarias son innumerables. Hay tarea de sobra para todas las empresas que quieran dar paso, como manifiesta el director de la Fundación Hemav: “Aquí no hay cuestiones de competencia. Cuantas más empresas quieran hacer lo mismo, mejor. Si hubiera otra entidad que deseara destinar drones a cuestiones sociales o medioambientales estaríamos encantadísimos”.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

El pianista se une a organizaciones de derechos de infancia para reclamar mayor protección para los menores víctimas de abusos sexuales en España

James Rhodes: "Se trata de salvar a los niños de los abusos sexuales. No es un tema político"

Organizaciones que trabajan por los derechos de la infancia y el pianista James Rhodes, víctima de violencia sexual cuando era niño, se han unido para pedir que se agilicen los trámites para sacar adelante cuanto antes la Ley integral de protección frente a la violencia contra la infancia, anunciada la semana pasada por el Gobierno.

Andrés Conde, James Rhodes, Vicky Bernadet y la pediatra Concepción Sánchez.

14 Sep | Ch. D. | Soziable.es

Fotografías: Ángel Navarrete / Save the Children

"El sistema está fallando estrepitosamente en lo que se refiere a la protección de los niños frente a los abusos sexuales". Así de contundente se ha manifestado el director de Save the Childre, Andrés Conde, en la comparecencia ante los medios de comunicación para solicitar celeridad en la tramitación de la Ley integral de protección frente a la violencia contra la infancia, cuyo anteproyecto de ley fue aprobado el viernes pasado por el Consejo de Ministros. El director de la ONG de atención a la infancia ha puesto el foco en el bajo número de casos de abusos sexuales contra menores que terminan en denuncias y en condenas. "Un 70% de los niños que sufren abusos sexuales lo cuentan a un adulto, pero solo un 15% de esos casos terminan en denuncia. y solo el 30% de ellas llegan a juicio oral", ha denunciado.

Andrés Conde: "El sistema está fallando estrepitosamente en lo que se refiere a la protección de los niños frente a los abusos sexuales"

El responsable de Save the Children ha estado acompañado por el pianista británico afincado en España James Rhodes, que sufrió violaciones durante años desde que tenía cinco, y por Vicky Bernadet, directora de la Fundación que lleva su nombre y víctima también de violación cuando era niña.

"Este es un paso enorme, importante y vital que convertirá a España en el país número uno del mundo en la protección de los niños", ha dicho Rhodes refiriéndose a la próxima tramitación de la ley. "Por razones personales, después de haber sido víctima de abusos sexuales durante varios años en mi infancia, esta es mi prioridad número uno y estoy muy emocionado de que el Gobierno le esté dando prioridad tratándolo como una cuestión de urgencia. No quiero estar dentro de cinco años en esta puta silla reclamando una nueva ley", ha dicho.

El pianista se ha referido a los abusos continuados que sufrió siendo un niño, y cómo la directora de su colegio intuía lo que ocurría pero no hizo nada por evitar la situación. "Si en Inglaterra en 1981 hubiera existido una ley así, miles de niños como yo no hubiéramos sufrido esta violencia". Rhodes se ha manifestado en contra de dulcificar el lenguaje. Según él, el término 'abuso' es "una palabra demasiado blanda cuando un adulto mete su pene en el cuerpo de un niño de cinco años. Es una violación, llamémoslo así". También se ha referido a las secuelas que muestran de por vida  los menores víctimas de estas violaciones sexuales. "Tantos años después, el violador sigue aquí, en mi cabeza", ha confesado. "Cuando me acuesto con mi novia sigue ahí, cuando tengo que hablar de ello como hoy, sigue ahí, y yo me quiero morir", ha dicho.

James Rhodes: "Al presidente Sánchez le dije: 'Tú tienes dos hijas, ¿a qué coño estáis esperando'?"

El pianista ha agradecido la actitud del Gobierno y de los responsables políticos que se han manifestado a favor de esta ley para erradicar las violaciones contra los menores, y en particular la del presidente Pedro Sánchez. "Es un presidente que me encanta pero cuando me recibió en La Moncloa le dije: 'Tú tienes dos hijas, ¿a qué coño estáis esperando'?". Para él, "esta ley no es un tema político, es para salvar a los niños", por eso ha reclamado el consenso de todos los grupos parlamentarios.

Una ley necesaria

Por su parte, Vicky Bernadet ha manifestado que esta ley es "absolutamente necesaria, es una cuestión de justicia". "El abuso sexual es gravísimo, pero se hace más grave cuando a las víctimas nos obligan a mantener silencio", ha declarado en alusión a los pocos casos que terminan en condenas firmes a causa de la lentitud de los procesos judiciales y de la incomprensión de los adultos ante el testimonio de menores víctimas. "Tenemos que ser conscientes de lo que ocurre cada día que pasa sin tener una ley que proteja a los niños. Exigimos la misma valentía que hemos tenido que tener nosotros para sobrevivir", ha sentenciado.

Vicky Bernadet: "Exigimos la misma valentía que hemos tenido que tener nosotros para sobrevivir"

Para el director de Save the Children, Andrés Conde, “es urgente proteger a la infancia contra la violencia. El año pasado fuimos testigos del apoyo mayoritario de los grupos políticos en el Congreso con la aprobación de la Proposición No de Ley. Es necesario que esa unidad se repita y se logre la aprobación unánime y urgente de esta ley".

Los abusos sexuales son una de las formas más graves de violencia que sufre la infancia en España. Según el informe de Save the Children “Ojos que no quieren ver” el abuso sexual a menores se extiende de media cuatro años, lo que demuestra que en España no existen aún las herramientas necesarias para prevenir y detectar los abusos ni para que el niño o niña pueda denunciarlos.

Que haya niños y niñas sufriendo abusos sexuales que no son detectados, que estos abusos se alarguen durante años o que, aunque se detecten, haya víctimas que siguen en contacto con su agresor y que no son protegidas se debe a una serie de fallos y debilidades en la respuesta de las administraciones públicas en la prevención, detección, en el proceso judicial y en la atención y tratamiento psicológico a las víctimas, según la ONG.

Las denuncias por abusos sexuales a menores pasaron de 4.056 en 2016 a 4.211 en 2017, según el Anuario del Ministerio del Interior, pero, aunque las denuncias aumentan cada año, la mayoría de los casos siguen permaneciendo ocultos. Los profesionales que más tiempo pasan con los niños no tienen formación sobre abusos sexuales y muchas veces no saben reconocer lo que está pasando. En las sentencias estudiadas por Save the Children, tan solo en un 15% de los casos en los que el niño se lo contó a un profesor hubo una notificación a las autoridades competentes, por eso "es imprescindible que los centros educativos cuenten con protocolos específicos que se activen ante cualquier sospecha".

Responsabilidad de todos

“Ni la sociedad ni las instituciones asumen la realidad reflejada en estudios de abusos sexuales infantiles. Sin conciencia no hay alerta. Esta problemática, que afecta a uno de cada cinco niños y niñas, debería ser considerada una cuestión de Salud Pública y el Gobierno debe abordarlo como tal”, afirma Vicki Bernadet, presidenta de la Fundación Vicki Bernadet.  Denunciar y llevar el caso a los tribunales tampoco es una garantía de protección para el menor que ha sufrido abusos. El proceso judicial dura de media tres años, en los que los menores tienen que repetir su declaración hasta cuatro veces y en la mayoría de casos en juicios a puerta abierta. Además del trauma que supone para el niño, declarar en estas condiciones suele llevar a que los testimonios no sean tenidos en cuenta y el caso sea sobreseído, lo que ocurre en siete de cada 10 procesos, provocando que el abusador pueda seguir en contacto con el niño.

Como ha señalado por su parte la Dra. Concepción Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), "los pediatras de Atención Primaria queremos denunciar la falta de respuesta adecuada por parte de las instituciones ante el maltrato y el abuso sexual en la infancia, por lo que consideramos urgente disponer de una Ley para proteger a los menores de esta lacra".

Últimas noticias

+ Derechos Humanos

  • Andrés Conde, James Rhodes, Vicky Bernadet y la pediatra Concepción Sánchez.

    El pianista se une a organizaciones de derechos de infancia para reclamar mayor protección para los menores víctimas de abusos sexuales en España

    James Rhodes: "Se trata de salvar a los niños de los abusos sexuales. No es un tema político"

    Ch. D.

    Organizaciones que trabajan por los derechos de la infancia y el pianista James Rhodes, víctima de violencia sexual cuando era pequeño, se han unido para pedir que se agilicen los trámites para sacar adelante cuanto antes la Ley integral de protección frente a la violencia contra la infancia, anunciada la semana pasada por el Gobierno.

  • El Gobierno se compromete a que se tramite en el Congreso en el segundo trimestre de 2019

    Un paso más hacia la ley para erradicar la violencia contra la infancia

    Soziable.es

    La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que existe un compromiso para que Ley Orgánica de Protección Integral frente a la violencia contra la Infancia se tramite en el Congreso de los Diputados en el segundo trimestre de 2019.

Ir al inicio del contenido