El pianista se une a organizaciones de derechos de infancia para reclamar mayor protección para los menores víctimas de abusos sexuales en España

James Rhodes: "Se trata de salvar a los niños de los abusos sexuales. No es un tema político"

Organizaciones que trabajan por los derechos de la infancia y el pianista James Rhodes, víctima de violencia sexual cuando era niño, se han unido para pedir que se agilicen los trámites para sacar adelante cuanto antes la Ley integral de protección frente a la violencia contra la infancia, anunciada la semana pasada por el Gobierno.

Andrés Conde, James Rhodes, Vicky Bernadet y la pediatra Concepción Sánchez.

14 Sep | Ch. D. | Soziable.es

Fotografías: Ángel Navarrete / Save the Children

"El sistema está fallando estrepitosamente en lo que se refiere a la protección de los niños frente a los abusos sexuales". Así de contundente se ha manifestado el director de Save the Childre, Andrés Conde, en la comparecencia ante los medios de comunicación para solicitar celeridad en la tramitación de la Ley integral de protección frente a la violencia contra la infancia, cuyo anteproyecto de ley fue aprobado el viernes pasado por el Consejo de Ministros. El director de la ONG de atención a la infancia ha puesto el foco en el bajo número de casos de abusos sexuales contra menores que terminan en denuncias y en condenas. "Un 70% de los niños que sufren abusos sexuales lo cuentan a un adulto, pero solo un 15% de esos casos terminan en denuncia. y solo el 30% de ellas llegan a juicio oral", ha denunciado.

Andrés Conde: "El sistema está fallando estrepitosamente en lo que se refiere a la protección de los niños frente a los abusos sexuales"

El responsable de Save the Children ha estado acompañado por el pianista británico afincado en España James Rhodes, que sufrió violaciones durante años desde que tenía cinco, y por Vicky Bernadet, directora de la Fundación que lleva su nombre y víctima también de violación cuando era niña.

"Este es un paso enorme, importante y vital que convertirá a España en el país número uno del mundo en la protección de los niños", ha dicho Rhodes refiriéndose a la próxima tramitación de la ley. "Por razones personales, después de haber sido víctima de abusos sexuales durante varios años en mi infancia, esta es mi prioridad número uno y estoy muy emocionado de que el Gobierno le esté dando prioridad tratándolo como una cuestión de urgencia. No quiero estar dentro de cinco años en esta puta silla reclamando una nueva ley", ha dicho.

El pianista se ha referido a los abusos continuados que sufrió siendo un niño, y cómo la directora de su colegio intuía lo que ocurría pero no hizo nada por evitar la situación. "Si en Inglaterra en 1981 hubiera existido una ley así, miles de niños como yo no hubiéramos sufrido esta violencia". Rhodes se ha manifestado en contra de dulcificar el lenguaje. Según él, el término 'abuso' es "una palabra demasiado blanda cuando un adulto mete su pene en el cuerpo de un niño de cinco años. Es una violación, llamémoslo así". También se ha referido a las secuelas que muestran de por vida  los menores víctimas de estas violaciones sexuales. "Tantos años después, el violador sigue aquí, en mi cabeza", ha confesado. "Cuando me acuesto con mi novia sigue ahí, cuando tengo que hablar de ello como hoy, sigue ahí, y yo me quiero morir", ha dicho.

James Rhodes: "Al presidente Sánchez le dije: 'Tú tienes dos hijas, ¿a qué coño estáis esperando'?"

El pianista ha agradecido la actitud del Gobierno y de los responsables políticos que se han manifestado a favor de esta ley para erradicar las violaciones contra los menores, y en particular la del presidente Pedro Sánchez. "Es un presidente que me encanta pero cuando me recibió en La Moncloa le dije: 'Tú tienes dos hijas, ¿a qué coño estáis esperando'?". Para él, "esta ley no es un tema político, es para salvar a los niños", por eso ha reclamado el consenso de todos los grupos parlamentarios.

Una ley necesaria

Por su parte, Vicky Bernadet ha manifestado que esta ley es "absolutamente necesaria, es una cuestión de justicia". "El abuso sexual es gravísimo, pero se hace más grave cuando a las víctimas nos obligan a mantener silencio", ha declarado en alusión a los pocos casos que terminan en condenas firmes a causa de la lentitud de los procesos judiciales y de la incomprensión de los adultos ante el testimonio de menores víctimas. "Tenemos que ser conscientes de lo que ocurre cada día que pasa sin tener una ley que proteja a los niños. Exigimos la misma valentía que hemos tenido que tener nosotros para sobrevivir", ha sentenciado.

Vicky Bernadet: "Exigimos la misma valentía que hemos tenido que tener nosotros para sobrevivir"

Para el director de Save the Children, Andrés Conde, “es urgente proteger a la infancia contra la violencia. El año pasado fuimos testigos del apoyo mayoritario de los grupos políticos en el Congreso con la aprobación de la Proposición No de Ley. Es necesario que esa unidad se repita y se logre la aprobación unánime y urgente de esta ley".

Los abusos sexuales son una de las formas más graves de violencia que sufre la infancia en España. Según el informe de Save the Children “Ojos que no quieren ver” el abuso sexual a menores se extiende de media cuatro años, lo que demuestra que en España no existen aún las herramientas necesarias para prevenir y detectar los abusos ni para que el niño o niña pueda denunciarlos.

Que haya niños y niñas sufriendo abusos sexuales que no son detectados, que estos abusos se alarguen durante años o que, aunque se detecten, haya víctimas que siguen en contacto con su agresor y que no son protegidas se debe a una serie de fallos y debilidades en la respuesta de las administraciones públicas en la prevención, detección, en el proceso judicial y en la atención y tratamiento psicológico a las víctimas, según la ONG.

Las denuncias por abusos sexuales a menores pasaron de 4.056 en 2016 a 4.211 en 2017, según el Anuario del Ministerio del Interior, pero, aunque las denuncias aumentan cada año, la mayoría de los casos siguen permaneciendo ocultos. Los profesionales que más tiempo pasan con los niños no tienen formación sobre abusos sexuales y muchas veces no saben reconocer lo que está pasando. En las sentencias estudiadas por Save the Children, tan solo en un 15% de los casos en los que el niño se lo contó a un profesor hubo una notificación a las autoridades competentes, por eso "es imprescindible que los centros educativos cuenten con protocolos específicos que se activen ante cualquier sospecha".

Responsabilidad de todos

“Ni la sociedad ni las instituciones asumen la realidad reflejada en estudios de abusos sexuales infantiles. Sin conciencia no hay alerta. Esta problemática, que afecta a uno de cada cinco niños y niñas, debería ser considerada una cuestión de Salud Pública y el Gobierno debe abordarlo como tal”, afirma Vicki Bernadet, presidenta de la Fundación Vicki Bernadet.  Denunciar y llevar el caso a los tribunales tampoco es una garantía de protección para el menor que ha sufrido abusos. El proceso judicial dura de media tres años, en los que los menores tienen que repetir su declaración hasta cuatro veces y en la mayoría de casos en juicios a puerta abierta. Además del trauma que supone para el niño, declarar en estas condiciones suele llevar a que los testimonios no sean tenidos en cuenta y el caso sea sobreseído, lo que ocurre en siete de cada 10 procesos, provocando que el abusador pueda seguir en contacto con el niño.

Como ha señalado por su parte la Dra. Concepción Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), "los pediatras de Atención Primaria queremos denunciar la falta de respuesta adecuada por parte de las instituciones ante el maltrato y el abuso sexual en la infancia, por lo que consideramos urgente disponer de una Ley para proteger a los menores de esta lacra".

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Profesores y alumnos de Grado de Arquitectura del CEU colaboran en la planificación urbanística de una ciudad de Sierra Leona

Makeni: Una ciudad africana que mira al futuro

¿Es posible una planificación urbana en una ciudad del África subsahariana que crece sin control? Este es el reto al que se enfrenta un proyecto de cooperación al desarrollo en el que participan profesores y alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad CEU-San Pablo, que este año celebra su 50 aniversario.

Estudiantes de Unimak y Uspceu elaboran una maqueta de la ciudad (Foto: Escuela de Arquitectura de Uspceu).

02 Oct | Ignacio Santa María | Soziable.es

De aquí a 2050, se prevé que África duplique su población hasta llegar a los 2.200 millones de personas. La mayor parte de esta población vivirá en ciudades que ya están experimentando un crecimiento exponencial y que si no comienzan a planificar su expansión, pronto colapsarán. Por ejemplo, Lagos, la capital de Nigeria crece actualmente a un ritmo de 77 personas a la hora, según el Foro Económico Mundial. Y la consultora McKinsey ha estimado que en 2025 habrá 100 ciudades africanas con más de un millón de habitantes. 

Makeni, la quinta ciudad más grande de Sierra Leona, es un ejemplo más de esta expansión sin control. Sumando el núcleo urbano y su área de influencia, la ciudad  tiene actualmente unos 130.000 habitantes y crece de manera informal a un ritmo del 3,2 por ciento, lo que supone un aumento de más de 4.000 habitantes al año. Los espacios inicialmente ocupados por vegetación, cultivos o caminos de tierra se van llenando de viviendas improvisadas, comercios informales o vertederos espontáneos donde se acumulan residuos. El tráfico rodado (sobre todo motocicletas) se va multiplicando poniendo en peligro la seguridad de los viandantes. 

El proyecto contempla una avenida de circunvalación que sirva de guía al crecimiento futuro y una red verde productiva que reserve suelo agrícola

Tras haber sufrido una guerra civil de más de 10 años y haber sido castigado por el ébola, Sierra Leona es uno de los 10 países con menor renta per cápita del mundo. El 57 por ciento de la población vive con menos de un dólar al día. Según el Índice de Desarrollo Humano, que elabora la ONU, los sierraleoneses se cuentan entre aquellos que tienen una peor calidad de vida del mundo. Su renta per cápita es de 540 euros y su esperanza de vida de 51,42 años, con una tasa de mortalidad del 13 por ciento.   

En este contexto, nació en 2009, una experiencia de colaboración entre la Universidad CEU-San Pablo (Uspceu) y la Universidad de Makeni (Unimak). Al principio se trataba de un proyecto de cooperación al desarrollo más abierto que fue avanzando a través de diversos viajes de trabajo y que incluyó, entre otras iniciativas, la construcción de dos edificios en el campus universitario.

Más adelante, y a través de varios foros de diálogo a los que se incorporó el Ayuntamiento de ciudad, comenzó a tomar cuerpo la posibilidad de responder a la necesidad cada vez más acuciante de una planificación urbanística para ordenar la expansión ciudad. Así nació el llamado Plan Estratégico de Desarrollo Urbano de Makeni, en el que la Uspceu participa a través de un instrumento adecuado como es el HD_LAB (Laboratorio de Desarrollo y Habitabilidad), un grupo multidisciplinar de cooperación al desarrollo en el que se han implicado profesores, alumnos y colaboradores externos.

El coordinador de Cooperación al Desarrollo de la Escuela de Arquitectura de la Uspceu, Luis Perea, explica a Soziable.es que el proyecto tiene dos campos y escalas de acción: la ciudad de Makeni, junto a su territorio circundante, y los barrios, donde se pretende aportar un marco que sirva a las autoridades locales para tomar decisiones en el futuro. Respecto a la escala ciudad, “dos elementos claves son la creación de una avenida urbana de circunvalación que sirva de guía al crecimiento futuro y el establecimiento de una red verde productiva que reserve suelo agrícola y de valor natural en el conjunto del territorio. Todo ello desde una base inicial de detectar suelos vulnerables que se preserven de la urbanización”, subraya Perea.

Los estudiantes del CEU-San Pablo han estrechado lazos de amistad y trabajo con la población de Makeni (Foto: Carlos Cámara. Uspceu)

Este doctor en Arquitectura y profesor de Urbanismo no cae en un idealismo ingenuo y es consciente de que un proyecto de estas características se enfrenta a un sinfín de obstáculos en una ciudad como Makeni, donde las autoridades tradicionales tienen más peso que las oficiales: “El paso de las propuestas a las acciones es un reto muy complejo, máxime donde no está articulado legalmente un sistema que ofrezca cobertura a las propuestas y permita al ayuntamiento tomar decisiones. Las autoridades tradicionales y los propietarios del suelo condicionan las dinámicas urbanas, limitando enormenente la capacidad del Ayuntamiento para definir e implementar acciones”.

A Perea tampoco se le escapa la dificultad de convencer de la necesidad de planificar el futuro de la ciudad “en un contexto donde conseguir el alimento diario sigue siendo una prioridad para la mayoría de la gente”. La principal baza con la que cuenta el plan de desarrollo urbano es el interés demostrado por el Ayuntamiento de esta ciudad sierraleonesa y, en especial, de la alcaldesa, Sunkarie Kabba-Kamara, quien ha mostrado su respaldo explícito al proyecto en diversas ocasiones. “Si no puedo dejar a la gente de Makeni nada más, al menos dejaré un buen plan urbanístico”, ha declarado.

Creciendo juntos

La relación entre ambas universidades, que se inició en 2009, alcanzó un hito importante hace tres años, cuando, después de participar en cuatro viajes, una de las alumnas de la Escuela de Arquitectura, una vez licenciada, tomó la decisión de establecerse en Makeni de forma permanente e integrarse como profesora en Unimak. De este modo, Clara Abella vio cómo se cumplía un sueño al que había aspirado desde pequeña: “Desde que tengo uso de razón he querido trabajar en países en vías de desarrollo”.

A pesar de las altas tasas de pobreza, Makeni es una ciudad llena de vida, de alegría, con gente, música, cantos y bailes a cualquier hora

Abella también es realista con respecto a las dificultades a las que se enfrenta el proyecto: “El equipo del Ayuntamiento está muy comprometido con el plan diseñado en conjunto con el HD_LAB, sin embargo, el ambiente político actual en el país hace que los trabajos se retrasen y entorpece el crecimiento apropiado de las ciudades. Podríamos decir que el hecho de haber tenido elecciones y un cambio de gobierno va a costar al menos seis meses de trabajos retrasados y proyectos sin realizar”.

No obstante, la joven arquitecta ve el futuro con esperanza: “Cuando las cosas vuelvan a la normalidad, estos proyectos empezarán a ofrecerse y el Ayuntamiento estará preparado para seleccionarlos y comenzar cuanto antes”. Abella basa su optimismo en la constatación de que, tras casi 10 años de trabajo conjunto, las relaciones entre los cooperantes españoles y los vecinos de Makeni se han ido consolidando: “Tanto a nivel local como a nivel personal entre alumnos, profesores y dirigentes del ayuntamiento, ha sido un camino de crecimiento y enriquecimiento mutuo; la continuidad de viajes y trabajos han generado una sensación de confianza en la gente que nos rodea, tanto dentro de la universidad como en nuestras actividades diarias”.  

De la misma opinión es Perea, que destaca la importancia de que el trabajo se haga “poco a poco” y con “continuidad en el tiempo”. De este modo, piensa el profesor de Urbanismo, “las confianzas mutuas se van abriendo y se acaban trabando redes de amistad, sin las cuales, lo demás no funcionaría”.

A pesar de las altas tasas de pobreza, Makeni es una ciudad llena de vida, de alegría, con gente por las calles, música, cantos y bailes a cualquier hora del día y de la noche. “Lo que más me gusta de la gente aquí es el optimismo como forma de vida”, asegura Abella, quien añade: “Las cosas aquí son, cuanto menos, difíciles cuando tu objetivo día a día es sobrevivir. Sin embargo, la gente no se queda en el pasado, sabe que hundirse en los problemas no les va a ayudar a salir adelante”.

Y eso se refleja también en el modo en el que se recuerda el conflicto que enfrentó a la población del país en una sangrienta guerra civil: “La filosofía es perdonar y olvidar, no hay rencor hacia quién te hizo algo malo en el pasado, no hay peleas de odio. Los problemas se superan en conjunto, como comunidad”, apunta la profesora en Unimak.

Una experiencia replicable 

Otras muchas ciudades que crecen de modo informal en países en desarrollo se pueden beneficiar del trabajo que la Escuela de Arquitectura de la Universidad CEU-San Pablo está haciendo en Makeni. Lo confirma Perea: “La experiencia es totalmente replicable a otras poblaciones, como nos están pidiendo hacer en otras ciudades sierraleonesas y como hemos explicado en diversos congresos y foros”.

De hecho, la Escuela de Arquitectura del CEU, junto con el grupo ICHaB de la UPM, organizó el pasado mes de mayo en el Colegio de Arquitectos de Madrid un taller impartido por los especialistas en habitabilidad de las Naciones Unidas Joel Jere y Donatien Beguy, que sirvió de punto de inicio para avanzar hacia la creación de un Observatorio de Ciudades Africanas.

Enlaces

Últimas noticias

+ Derechos Humanos

  • Estudiantes de Unimak y Uspceu elaboran una maqueta de la ciudad (Foto: Escuela de Arquitectura de Uspceu).

    Profesores y alumnos de Grado de Arquitectura del CEU colaboran en la planificación urbanística de una ciudad de Sierra Leona

    Makeni: Una ciudad africana que mira al futuro

    Ignacio Santa María

    ¿Es posible una planificación urbana en una ciudad del África subsahariana que crece sin control? Este es el reto al que se enfrenta un proyecto de cooperación al desarrollo en el que participan profesores y alumnos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad CEU-San Pablo, que este año celebra su 50 aniversario.

  • Rueda de prensa de Cáritas y la Fundación Foessa (Foto: Cáritas)

    El 18,4% de la población se encuentra en situación de exclusión

    Cáritas advierte de una recuperación "a dos velocidades"

    Servimedia

    Los españoles que se encuentran en situación de exclusión moderada o severa aún llegan al 18,4% de la población, una cifra dos puntos mayor a la registrada en años anteriores a la crisis económica y que, según un informe de Cáritas publicado este miércoles, demuestra una “recuperación a dos velocidades” que apenas llega a las capas más bajas de la sociedad.

Ir al inicio del contenido