María José Gálvez Cardona, directora de Sostenibilidad de Bankia

"Al ritmo actual se tardará cien años en fulminar la brecha de género global"

María José Gálvez trabaja en el sector de la reputación corporativa desde hace casi 18 años, una experiencia que la ha convertido en especialista en estrategia, implantación y desarrollo de proyectos de responsabilidad social. Asegura que, en lo relativo a la visibilidad del talento femenino en las empresas, aún queda mucho trabajo por hacer. Ella lo intenta cada día al frente de la Dirección de Sostenibilidad de Bankia.

María José Gálvez, directora de Sostenibilidad de Bankia.

04 Mar | Chema Doménech | Soziable.es

 

¿Cree que en las áreas de sostenibilidad y RSE de las empresas españolas hay suficiente presencia de mujeres? 

Es cierto que en el ámbito de la Sostenibilidad y de la RSE hay una amplia representación de mujeres, quizás más que en otros. Sin embargo y a pesar de ello, cuando se trata de visibilizar el talento aún queda mucho por hacer. Por tanto, para eliminar los techos de cristal debemos cambiar primero la cultura de la sociedad en general y de las organizaciones. En el ámbito laboral cada vez las mujeres vamos avanzando más, aunque aún el porcentaje de mujeres en los Comités de Dirección y de los Consejos de Administración sigue siendo reducido.

"La igualdad de género aún sigue siendo uno de los mayores retos en cualquier sociedad a día de hoy"

El ODS 5 alude directamente a la igualdad de género. ¿Estamos aún demasiado lejos de acercarnos a ese objetivo?

La verdad es que el ODS 5 es muy ambicioso, solo hay que ver su primer objetivo que habla de poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo. La igualdad de género aún sigue siendo uno de los mayores retos en cualquier sociedad a día de hoy. Según el informe Global Gap Gender de 2017, del Foro Económico Mundial, el buen avance que se estaba llevando a cabo ha sufrido un retroceso y al ritmo actual, se tardará cien años en fulminar la brecha de género global. Así que aún nos queda a todos mucho por hacer, y cuando digo a todos me refiero a hombres y mujeres. Parece que los temas de diversidad competen solo a las mujeres y mientras se siga pensando así, la igualdad nunca va a ser efectiva. En España estamos mucho mejor que en otros países sobre todo si nos comparamos con aquellos que está fuera de la UE, pero tenemos que continuar avanzando.

¿Alguna vez se ha sentido discriminada de alguna manera por motivo de género?

Discriminación como tal no, pero al viajar a determinados países fuera de la OCDE se aprecia que todavía queda mucho camino por recorrer para que la igualdad sea efectiva. A lo largo de mi carrera profesional yo no diría que me haya sentido discriminada solo por razón de género, sí hay estereotipos que nos han perjudicado mucho.

"En Bankia, ya en el Plan Estratégico 2018-2020 la diversidad se considera una de las palancas del cambio"

¿Cuál es el papel de las empresas en la igualdad efectiva de la mujer?

Es fundamental que las organizaciones empresariales, que tienen capacidad de influencia y generar cambios, se comprometan a impulsar la igualdad efectiva y sean promotoras de la misma. En este tipo de organizaciones hay representación de los actores más relevantes de la sociedad, por tanto pueden servir de altavoz y ser impulsoras de la cultura de igualdad y diversidad, no sólo de género, si no también generacional y de colectivos que tradicionalmente han sido discriminados. En Bankia, ya en el Plan Estratégico 2018-2020 la diversidad se considera una de las palancas del cambio y se ha fijado como uno de los principales objetivos el desarrollo del liderazgo inclusivo y la progresión de las mujeres hacia posiciones de mayor responsabilidad con el objetivo de que en 2020 el 40% de los puestos directivos esté ocupados por mujeres. Además, tenemos un plan de igualdad y una política de selección y gestión de los profesionales que se fundamenta en la observancia del mérito y la capacidad, el respeto a la diversidad, la igualdad de oportunidades, y la no discriminación por razones de género, edad, discapacidad o cualquier otra circunstancia.

¿Cómo ha evolucionado la RSE en las empresas españolas? ¿En qué momento estamos?

Ha pasado de ser un “añadido” a formar parte de la estrategia de la organización, trasladando su importancia a planes plurianuales con objetivos específicos. También ha tenido mucho impulso, sobre todo en las cotizadas, el Código de Buen Gobierno de la CNMV, donde ha elevado la responsabilidad de las cuestiones de sostenibilidad al Consejo de Administración. Las empresas somos conscientes de que como agentes sociales tenemos la obligación de generar valor en el entorno. Al final, necesitas una licencia para operar, una legitimidad que viene de la mano de todos los grupos de interés con los que te relacionas a través de tus productos y servicios. Las organizaciones que no tienen esto interiorizado están condenadas a desaparecer. La Sostenibilidad y, por tanto, la incorporación de los criterios ASG son la base de cualquier negocio. 

¿Qué supone para las empresas la ley de información no financiera?

La ley de información no financiera ha supuesto un esfuerzo extra para todas las empresas, debido a su carácter retroactivo y a la premura de su aprobación en Navidades. La ley tiene aún muchas lagunas aún que habrá que ir dilucidando cómo resolver a lo largo del tiempo. 

 "Al principio no podía creer el revuelo que se estaba formando con los ODS, cuando ya llevábamos años trabajando en muchos de los ámbitos que proponen"

¿Son ahora los ODS y la Agenda 2030 la palanca de la RSE?

Yo creo que sí, al principio no podía creer el revuelo que se estaba formando con los ODS, cuando ya llevábamos años trabajando en muchos de los ámbitos que proponen, pero lo que sí creo es que han conseguido algo único, qué todo el mundo intentemos estar alineados con ellos y trabajemos por un objetivo común global. Además, yo creo que son un buen comienzo para aquellas empresas que no tenían objetivos ni una estrategia definida. Con el cumplimiento de los ODS podemos ir adaptándonos de una mejor manera a los cambios que se producen de manera vertiginosa y a los retos futuros. Otra parte positiva de los ODS es que van a generar sinergias y alianzas ya que muchos de esos retos no pueden realizarse sin el compromiso de todos los agentes sociales. Así, que haya un instrumento que consiga alinear objetivos y poner de acuerdo a gobiernos, empresas, sociedad, es algo a tener en cuenta.

¿Cómo han trabajado en este sentido desde Bankia?

En el caso de Bankia, desde que en 2013 nos adherimos a los 10 principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas, nuestra entidad ha tratado de identificar tanto interna como externamente las oportunidades que implican una mejora de la sostenibilidad. Con el lanzamiento de la Agenda 2030 hemos hecho un análisis exhaustivo de las 169 metas de los ODS. En primer lugar, hemos analizado cómo apoyamos la Agenda 2030 a través de nuestra actividad y misión como entidad financiera, teniendo en cuenta nuestro actual Plan de Gestión Responsable y los asuntos importantes para nuestros grupos de interés. En segundo lugar, hemos tenido en cuenta las necesidades de avance de España en cada ODS, reflejadas en el Plan de Acción de España para la Agenda 2030 y en la autoevaluación realizada y presentada ante la ONU. El resultado de todo este análisis nos ha permitido identificar cómo la actividad de Bankia contribuye de manera prioritaria, y teniendo en cuenta la necesidad de avance para España, a seis de los 17 ODS (7, 8, 9, 10, 16 y 17), entre los que se encuentra el trabajo decente y el crecimiento económico, la industria, la innovación e infraestructuras, la energía asequible y no contaminante y la reducción de las desigualdades.

¿Piensa que los ciudadanos están implicados con la Agenda 2030 y con la sostenibilidad o queda mucho que hacer en ese terreno?

Yo creo que si bajamos ahora mismo a la calle y le preguntamos a un ciudadano qué es la Agenda 2030 seguramente no sepa respondernos. Así que hay que hacer una importante labor de sensibilización y comunicación y contar por qué es importante un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. Hay un largo camino por recorrer y todos debemos saber que los retos globales son responsabilidad de todas y cada una de las personas que formamos parte de este planeta y sobre todo de aquellos afortunados que nos ha tocado vivir en una parte del mundo donde las cosas son mucho más fáciles de resolver.

 

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido