Mercedes Valcárcel, directora general de la Fundación Tomillo

“El feminismo no es una lucha de las mujeres, sino un camino hacia un mundo mejor”

La directora general de la Fundación Tomillo habla con Soziable.es de su visión del feminismo y ofrece claves para avanzar hacia una sociedad más igualitaria. Valcárcel es además una experta en financiación socialmente responsable y miembro de la junta directiva de Spainsif y del patronato de la Fundación Viceversa, Fundación Innovis y la Fundación Daniel y Nina Carasso.

Mercedes Valcárcel.

03 Mar | I.S.P. | Soziable.es

Esta abogada y economista dio un giro a su carrera cuando decidió enfocar su dilatada experiencia en el sector financiero a las entidades e iniciativas sociales. En la actualidad dirige la Fundación Tomillo, organización sin ánimo de lucro que lleva 35 años desarrollando programas de apoyo niños y jóvenes en riesgo de exclusión. A juicio de Valcárcel, una joven que se queda fuera del sistema educativo y el mercado laboral ve muy limitada su capacidad de reacción frente a la desigualdad.       

“Para tener capacidad de decisión hace falta espíritu crítico e independencia económica. Por ello, cuando una joven está en situación de vulnerabilidad y su entorno no ha favorecido -o incluso ha condicionado negativamente- su acceso a la educación y le ha impedido alcanzar libertad de criterio y un empleo remunerado, se le han cerrado las dos vías que le pueden llevar a evitar la discriminación”, sostiene la directora general de la Fundación Tomillo.

Ante la celebración el próximo 8 de Marzo del Día Internacional de la Mujer y la huelga general convocada para ese mismo viernes, Valcárcel explica su visión del feminismo: “No es más que generar una auténtica igualdad de oportunidades tanto para hombres como para mujeres, especialmente para estas últimas que son las que se encuentran en una situación de mayor debilidad “. 

A su juicio, los hombres deberían tener el mismo papel que las mujeres en las inciativas y reivindicaciones feministas. El feminismo así entendido no es una cuestión de mujeres o de hombres sino de personas comprometidas con las mejoras sociales. “Yo no creo que el feminismo sea una lucha de las mujeres sino un camino compartido por todos para conseguir un mundo mejor”.   

 “La gestión emocional y el respeto son aspectos que hay que incorporar al sistema educativo para atajar la violencia y los abusos”

En España, en muchos sectores y actividades sigue existiendo de manera más o menos encubierta la brecha salarial y el techo de cristal. Sin embargo, Valcárcel ve que algo se ha avanzado en los últimos años. “Yo creo que al menos hemos dado el primer paso: el porcentaje de personas que están concienciadas ha ido aumentando porque se ha conseguido una mayor visibilización de esta realidad”.

Educar en el respeto

La violencia y los abusos sexuales sobre las mujeres son lacras que no paran de crecer y se extienden a las generaciones más jóvenes. El modo de atajar estos males, según Valcárcel es la educación en el respeto y en la  gestión emocional. “El autocontrol emocional y el respeto hacia terceros me parecen fundamentales. Es muy importante potenciar ambos aspectos y el entorno educativo es esencial para ello”.

La doctora en Económicas cree que estos aspectos nunca han tenido mucho peso en el sistema educativo en España ni en otros países de la OCDE, aunque indica que actualmente hay un grupo trabajando para añadir en el informe PISA (que mide el rendimiento escolar del alumnado a nivel internacional) un módulo en el que se contemplen competencias no estrictamente académicas sino personales.

 “No se trata de ayudar en las tareas domésticas sino de asumir una responsabilidad compartida” 

Otra reivindicación que se repite cada 8 de Marzo es la del reparto equitativo del trabajo doméstico no remunerado entre hombre y mujeres. “Esto no va de ayudar sino de asumir una responsabilidad compartida”, manifiesta Valcárcel, quien reconoce que le cuesta ver entornos domésticos equilibrados en lo que exista una corresponsabilidad de las tareas. “El objetivo de la convivencia es que nos respetemos y nos cuidemos los unos a los otros”, subraya.

Igualdad en todo el mundo

Finalmente, y en línea con el ODS 5 (Igualdad de género) de Naciones Unidas,  la directora general de la Fundación Tomillo señala la importancia de reforzar desde España la cooperación internacional para aliviar la situación de mujeres que en los países en desarrollo sufren niveles mucho más elevados de discriminación. “Es primordial conseguir una política de cooperación al desarrollo seria, bien planificada, con objetivos claros y con una dotación económica adecuada a estos objetivos”.

Valcárcel piensa que sería necesario recuperar la reivindicación histórica de destinar un 0,7 por ciento del PIB a cooperación . “En España la política de cooperación al desarrollo se ha hecho históricamente bien y es una pena que no estemos logrando una dotación económica suficiente para acompañar todo este trabajo”, sostiene esta abogada y economista. En este sentido, insiste en que hay que pedir a los políticos que apoyen activamente a las personas que están en situaciones de vulnerabilidad con independencia de cuál sea su nacionalidad.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido