Manu López, periodista deportivo especializado en fútbol femenino

“Decir que he cumplido todos mis sueños me convertiría en la persona conformista que no quiero ser”

Contar qué sucede en un terreno de juego, en este caso, de fútbol, es una meta que se instaló en la mente de Manu López, periodista deportivo especializado en fútbol femenino, cuando sólo contaba con cuatro años de edad. “Ya que no puedo jugar, lo que quiero hacer es contarlo”, soltó a su madre, quien seguro no imaginó la seriedad de este deseo. A sus 28 años, y gracias al necesario y constante apoyo de toda su familia y, por supuesto, a su esfuerzo y a sus no pocos méritos y virtudes, Manu trabaja en el departamento de prensa del Madrid CFF, equipo de la primera división femenina, y es un claro ejemplo de que nada, ni siquiera la parálisis cerebral, con la que él convive, puede frenar los sueños más nítidos.

Manu López, periodista deportivo especializado en fútbol femenino.

06 Oct 2023 | Nat Carrasco | Soziable.es

El camino hacia el cumplimiento de cualquier sueño u objetivo no siempre se muestra despejado. El de Manu López no cabe duda de que no lo ha estado. Y es que este periodista deportivo especializado en fútbol femenino, natural de Madrid y que actualmente desarrolla su profesión en el Madrid Club de Fútbol Femenino, además de haber tenido que hacer frente a adversidades tanto cotidianas como extraordinarias, nació con parálisis cerebral, cuyo día mundial se conmemora, precisamente, este viernes 6 de octubre.

En este año, en concreto, dicha jornada está centrada en la atención temprana y, desde nuestro país, la Confederación Aspace está organizando estos días, desde el 3 hasta el 7 de octubre, un congreso con el lema ‘He nacido para vivir la vida’, en el que está poniendo el foco sobre esta cuestión.

Para Manu López, una atención temprana, así como una detección de la parálisis cerebral en los inicios de la vida de cualquier persona, es fundamental “porque así se podrán implementar desde la base los tratamientos que deben llevar a cabo esas personas afectadas por la PCI (parálisis cerebral infantil) y evolucionar más en los primeros años de vida respecto a las limitaciones que puedan tener, ya que modificar el patrón patológico es mucho más difícil con el paso de los años”.

Y es que una atención de estas características resulta vital, sobre todo en una sociedad como la actual, en la que siguen existiendo múltiples barreras en el día a día de las personas con parálisis cerebral. “Desde barreras arquitectónicas, que las tenemos por doquier en cualquier actividad que podamos realizar en nuestra vida diaria, hasta barreras sociales, en las cuales la discapacidad se suele asociar a una discriminación de la cual he sido víctima y que se hizo patente en mi etapa universitaria, en la que sufrí un bullying bastante desagradable”, explica y recuerda Manu.

El periodista lamenta, además, que “la sociedad no está preparada para aceptar al diferente y, siempre que hay alguien que tiene una situación que se aleja de lo comúnmente denominado normal, se suele atacar a esta persona” y reivindica que “eso es algo que debemos ir cambiando y concienciar a la ciudadanía de que todas las personas somos iguales, tenemos los mismos derechos y deberes, como recoge la Constitución española, y que, por tanto, merecemos un respeto que muchas veces no se nos da”.

“La sociedad no está preparada para aceptar al diferente y, siempre que hay alguien que tiene una situación que se aleja de lo comúnmente denominado normal, se suele atacar a esta persona”

Sin embargo, también reconoce que, en los últimos años, “ha habido un avance en la concienciación ciudadana sobre la discapacidad, en este caso, sobre la parálisis cerebral infantil, porque hay ayudas que mejoran nuestra calidad de vida, como tratamientos de fisioterapia, adaptaciones curriculares y arquitectónicas y la inclusión social que, por ejemplo, podemos ver en la última iniciativa que ha tomado la RFEF (Real Federación Española de Fútbol) en la cual ha incluido un programa de descripción auditiva para personas ciegas de los partidos del conjunto de Montse Tomé (seleccionadora del combinado nacional femenino de fútbol)”.

Y no duda en considerar que aún hay mucho que cambiar para que el mundo se convierta en un lugar mejor para todas las personas. Entre los cambios más necesarios, según Manu López, figuran la empatía, puesto que “el ser humano es muy poco empático”, y la aceptación de los problemas de salud mental, “un tema muy importante que afecta a muchas personas, entre las cuales me incluyo al estar en un proceso de depresión, y que es algo que debemos normalizar porque es simplemente un estado pasajero que, con un buen tratamiento tanto psicológico como psiquiátrico, se puede modificar en un lapso breve de tiempo”.

Pasión por el fútbol

Un día habitual en la vida de Manu López está rodeado, tal y como reconoce, de fútbol. De fútbol femenino, concretamente. Y como buen profesional de la información, especializado además en un ámbito tan concreto como éste, siempre se mantiene pendiente de cualquier novedad con el fin de poder comunicarla cuanto antes tanto en sus redes sociales (Twitter, Facebook e Instagram) como en su propia página web, ‘El Partido de Manu’, o en la del club para el que trabaja.

Sus tareas profesionales en el Madrid CFF se completan con “la consulta rutinaria con el jefe del departamento de prensa, Andrés Baqué” y, durante los fines de semana, sábados y domingos, días prepartido y días de partido, con “la realización de previas y crónicas de los encuentros que disputa el conjunto que preside Alfredo Ulloa”.

El fútbol no es sólo trabajo para Manu López. Es mucho más. Es una pasión que ha estado presente siempre en su vida. “Me ha atraído prácticamente desde mi nacimiento”, reconoce. Sin embargo, su discapacidad no contribuyó en absoluto a que pudiera tomar parte en esta disciplina desde el propio terreno de juego, ya que “al no poder caminar, no podía practicar el deporte que más me gustaba en el mundo”.

A pesar de ello, nunca estuvo dispuesto a asumir que la parálisis cerebral estableciera la más mínima distancia con aquello que siempre le conecta con la felicidad. Y tras investigar junto con su familia, se dio cuenta de que la figura del periodista permite a personas que no practican este deporte “estar muy cerca de la acción balompédica”. Fue en ese instante cuando decidió que quería ser periodista. Y, ni corto ni perezoso, le dijo a su madre: “Mamá, ya que no puedo jugar, lo que quiero hacer es contarlo”.

“En el Madrid CFF, estoy cumpliendo un sueño, algo que he querido desde pequeño, que es estar cerca de la acción balompédica”

Desde ese día trabajó de forma incansable por conseguir su objetivo, animado en todo momento por sus padres a superarse día a día en sus estudios. “Poco a poco fui derribando metas y superando todos los cursos, incluso sorprendiendo a mis padres por mi gran capacidad intelectiva y mis notas, tanto en el colegio como en la universidad”, recuerda.

Y Manu sabe perfectamente –y quizás esta parte convierta sus méritos en algo más especial, si cabe– que no lo ha conseguido solo. Tal y como reconoce, con orgullo, “ha sido un trabajo en equipo, algo que hemos conseguido hacer entre todos; sin la ayuda de mis padres, por supuesto, y de mi hermano, esto no habría sido posible porque ellos se han dedicado en cuerpo y alma a que yo pudiera realizar mi sueño”.

Hacia el fútbol femenino

El fútbol femenino no ha sido algo que haya llegado de forma repentina a la vida de Manu López. Como destaca, “yo era consumidor habitual de fútbol femenino prácticamente desde que lo empezaron a emitir en Gol Televisión de manera regular cada fin de semana”.

Sin embargo, también es cierto que fue al llegar al Máster en Periodismo Deportivo que ha realizado cuando fue consciente de que podía haber una salida profesional en este ámbito. En ese momento, afirma, “me di cuenta de que era un nicho de mercado que estaba poco explotado y, tras tener una charla con diferentes profesores, entre los que se encuentra Antón Meana, periodista de la Cadena SER, vi que era una ventana de oportunidad muy importante para mí”.

Por ello decidió especializarse en fútbol femenino, principalmente, en la primera división de esta disciplina. A partir de ahí, explica Manu López, “empecé a contactar con diferentes clubes, yendo a sus partidos como locales, sobre todo en la comunidad en la que resido, en la Comunidad de Madrid”. Sin ir más lejos, estableció ese contacto con equipos como el Atlético de Madrid, el Rayo Vallecano y el Madrid Club de Fútbol Femenino.

En este último, en el que actualmente trabaja, recibió en el verano de 2022, a través de Andrés Baqué, su jefe de prensa, la oportunidad que merecía y entró en el departamento de prensa para elaborar las crónicas de los partidos y cualquier tipo de artículo relacionado con fichajes, renovaciones o partes médicos.

Y esa oportunidad, más que aprovecharla, la está exprimiendo. Él, sin duda, así lo siente. “La verdad es que estoy cumpliendo un sueño, algo que he querido desde pequeño, que es estar cerca de la acción balompédica. Estoy muy feliz en el club y estamos consiguiendo todas las metas que nos hemos propuesto. La pasada temporada fuimos el cuarto mejor equipo de España, consiguiendo la mejor clasificación histórica del club hasta la fecha y esta temporada queremos seguir por esta senda de triunfos, intentando clasificarnos para la disputa de la UEFA Women's Champions League, a la cual entran únicamente los tres primeros clasificados de la Liga F”, detalla con un más que justificado y sosegado entusiasmo.

La consecución de la Copa del Mundo es el inicio de un periodo triunfal en el cual vamos a obtener muchos más títulos porque las jugadoras están muy unidas con el nuevo cuerpo técnico que ha confeccionado Montse Tomé y la calidad de nuestras jugadoras es indiscutible”

En la misma línea, considera que llegar a un club de primer nivel que milita en la primera división femenina “me ha hecho sentir parte de un proyecto familiar y muy integrador, en el cual puedo seguir realizando mi trabajo de manera profesional, igualitaria y sin ningún tipo de discriminación derivada de mi discapacidad, en el cual me siento igual que cualquier otro trabajador de una entidad”. Y, fiel a su espíritu, transmitido por un padre de quien ha heredado mucho más que su nombre, que le impide rendirse y que le lleva a exigirse siempre más a sí mismo, no tiene reparo en reconocer que esto “me está ayudando a superar un proceso depresivo del que poco a poco voy saliendo gracias a este puesto de trabajo, que me hace sentir útil como persona pese a mí parálisis cerebral infantil”.

Es precisamente ese espíritu inconformista el que le lleva a afirmar, con seguridad, que, a pesar de todos los pasos adelante que ha dado en su vida, aún “no he sido capaz de cumplir todos mis sueños”, ya que “si dijera que lo he hecho, sería una señal de que soy una persona conformista. Y no me gusta serlo. Creo que siempre se puede llegar a más, siempre se puede dar más, y hay sueños que todavía creo que puedo conquistar en mi vida profesional y personal, de manera progresiva y con mucho trabajo. Uno de esos objetivos es llegar a ser jefe de prensa del club en el que estoy en un futuro cercano y, sobre todo, encontrar un estatus y una estabilidad como la que estoy viviendo ahora, tanto mental como laboral”.

Espaldarazo fundamental y necesario

Aunque el fútbol femenino venía creciendo de forma notable en los últimos años, la consecución del mundial de Australia y Nueva Zelanda por parte de la selección española el pasado 20 de agosto, ha supuesto un espaldarazo fundamental y necesario para esta disciplina deportiva. Y es algo que emociona especialmente a Manu López: “al hablar de este mundial, ya sea en tertulias, en conversaciones con compañeros de profesión o con aficionados del fútbol en general, se me saltan las lágrimas porque creo que es un hito histórico que no estábamos preparados para asumir”.

En este sentido, Manu resalta aún más la hazaña del combinado nacional ya que “España sólo ha disputado tres mundiales –Canadá 2015, Francia 2019 y ahora Australia y Nueva Zelanda 2023– y ya ha conseguido colocar una estrella en su pecho, algo que los chicos han tardado mucho más en hacer”.

Además, considera que la consecución de este título mundial llevará a la atracción de nuevos patrocinadores y a la llegada a nuevos consumidores del producto. Y, por supuesto, como explica, hará que mejoren las condiciones laborales de las jugadoras. “Todavía se puede mejorar en ese punto, pero hay que hacer las cosas poco a poco y con cabeza. El hecho de que se haya incrementado el consumo del fútbol femenino en la televisión un 73% es buen indicativo de ello; también el hecho de poder llenar estadios y superar los récords de asistencia, como por ejemplo en el partido de la Nations League que España disputó en el estadio Nuevo Arcángel de Córdoba, que hace que el fútbol femenino sólo pueda ir para arriba”, explica.

Y en el apartado estrictamente deportivo, sin entrar en ningún momento en la polémica surgida al término de la competición mundialista, Manu López está convencido de que el futuro de la selección será brillante. “La consecución de la Copa del Mundo por parte de la selección española femenina es simplemente el inicio de un periodo triunfal en el cual vamos a obtener muchos más títulos porque las jugadoras están muy unidas con el nuevo cuerpo técnico que ha confeccionado Montse Tomé y la calidad de nuestras jugadoras es indiscutible”, vaticina sin atisbo de titubeo.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido