César Bona, maestro. Candidato español al “Nobel” de los profesores

"Seguimos basándonos demasiado en materias y lo que tenemos que hacer es educar para la vida"

Ha estado cerca de llevarse el Global Teacher Prize  –una suerte de Nobel para profesores–, pero César Bona no cree hacer “nada extraordinario”. ¿Su misión? Convencer a los más pequeños de que pueden mejorar el mundo. 

César Bona.

13 Nov | Leonor Lozano | Soziable.es

Sus alumnos no tendrán que memorizar jamás la temida lista de los reyes godos. Sus deberes –cuando los tienen– son más “interesantes”: visitar la biblioteca en familia o, simplemente, hacer una tarta de limón. Porque, según César Bona, el maestro del que todo el mundo habla, los niños “ya trabajan suficientes horas al día”.

¿Por qué se hizo maestro?

Barajaba cuatro opciones cuando me planteé acceder a la Universidad: Filología, Filosofía, Periodismo y Psicología, ¡y opté por Filología inglesa porque era la única que había en Zaragoza! Entonces, estudiaba, pero todavía no sabía lo que iba a hacer: “seré traductor, o intérprete”, pensaba. Luego, intenté ganarme la vida y un día, de repente, me vi en un aula delante de 25 niños y niñas. Fue en ese momento cuando me di cuenta de lo que me gustaría hacer: educar a chicos y chicas para formar parte de la sociedad y hacerlos conscientes de que pueden mejorarla.

¿Desde cuándo se rige por un modelo, por así decirlo, “innovador”?

Me dedico a la docencia desde hace 15 años y, normalmente, trabajo con chicos de Primaria, de tercer a sexto curso (hasta 12 años). Aunque, ahora mismo, disfruto de una excedencia: estoy viajando, conociendo lo que se hace en otras escuelas, hablando con compañeros, visitando universidades… Para mí, es un placer oír hablar a otros maestros porque, honestamente, no considero que haga nada innovador. Algunas de las cosas que hago se aplicaban ya hace 40 años; entonces funcionaban, como funcionan ahora y seguirán funcionando en el futuro. Me refiero al hecho de escuchar y de implicar a los chicos en el aprendizaje porque, igual que nos pasa a los adultos, necesitan sentirse escuchados y queridos.

"Los niños necesitan sentirse escuchados y queridos"

¿Qué implica, en el aula, eso de ‘escuchar’?

El modelo educativo, por lo general, está un poco encorsetado. De 9.00 a 10.00 toca Matemáticas; de 10.00 a 11.00, inglés, y, a las 11.00, otra cosa… Los conocimientos son muy importantes pero somos seres sociales, y eso no lo podemos olvidar. Cuando hablo de escuchar siempre hago alusión a una charla que tuve una vez con Lucas, un chico de ocho años de la escuela de O Pelouro, en Pontevedra. Cuando le pregunté qué estaba haciendo y me respondió que “un monográfico sobre el Alzheimer”, me sorprendió. “¿Sobre el Alzheimer, eso te mandan, con ocho años?”, le espeté. Contestó que lo había decidido él mismo porque su abuelo había muerto de eso y, ya que no podía hacer nada por él, quería ayudar a la sociedad. Ése es el tipo de escuela al que debemos tender: a centros en los que se ofrezcan muchos conocimientos pero enseñen también cómo aplicarlos para mejorar lo que hay a nuestro alrededor.

¿Aprenden más los chicos si son escuchados?

Yo simplemente estoy con los niños y los considero seres humanos. Tenemos que tener en cuenta que no son recipientes que hemos de llenar de conocimientos; todos tenemos algo que ofrecer y, por eso, no se trata solo de un trasvase del maestro al alumno: hemos e invitarles a descubrir, a aprovechar su curiosidad innata y, luego, a compartir lo que tienen. Si solo aprovecharan todo el potencial que tiene esa curiosidad, ya aprenderían muchísimo. Como seres sociales que somos también es importante que hagamos todo lo posible por cultivar nuestras relaciones, y eso, muchas veces, es difícil, porque los temarios son muy largos y casi no hay opción prácticamente de escuchar a los chicos. Muchas veces no conocemos a los niños y niñas con los que pasamos tanto tiempo.

¿Cómo ve César Bona el estado de la educación en España? Esto de que las leyes educativas cambien en función del Gobierno de turno…

He tenido la suerte de viajar durante casi dos años por todo el país y he conocido a miles de maestros que están deseando ser formados. Llega el fin de semana y se van de congreso en congreso, de formación y formación, ¡y se lo pagan de su bolsillo! Somos la herramienta necesaria para hacer de esta sociedad una sociedad mejor. Y, al igual que la tecnología o las comunicaciones, la educación también ha de evolucionar, pero no sé si estamos preparados para el cambio que todo el mundo pide. Los políticos, mientras, tampoco se dan cuenta de que las ideologías acortan la visión. Tengo la esperanza de que ahora que una subcomisión del Congreso busca un Pacto de Estado Social y Educativo por la Educación, no olviden que los principales implicados son los niños y niñas, los adolescentes, las familias y los docentes.

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, lo citó hace unos meses. ¿Le trasladó algún consejo?  

Mantuvimos una charla de aproximadamente una hora y fue interesante, se mostró afable. Le di mi visión, le conté lo que estoy recogiendo de todos los viajes que estoy haciendo y le pedí que escuche a quienes estamos todos los días con los chicos y las chicas.

Si César Bona fuera ministro, ¿qué reforma educativa plantearía?

Otorgaría flexibilidad y autonomía a los centros, haría todo lo posible por que las familias y los docentes trabajen juntos y trataría de evitar que las materias sigan encorsetando tanto a las escuelas. Porque, aunque se habla mucho de educar en competencias, seguimos basándonos mucho en materias y lo que tenemos que hacer es educar para la vida. Las escuelas no pueden concebirse como un lugar donde las Matemáticas o la Lengua se dan como si fueran productos envasados. Hay que preguntarse siempre por el  “para qué”, por la utilidad que tendrá lo que se está enseñando o aprendiendo. Por otro lado, seguimos sin enseñar a hablar en público en las escuelas y sin prestar atención a la gestión de las emociones. Unir la universidad y las escuelas también sería importante para establecer puentes entre todos los ámbitos educativos.

"Las escuelas no pueden limitarse a ofrecer productos 'envasados'"

¿Dónde quedarían los deberes en esa educación para la vida?

Hay deberes interesantes, como ir a la biblioteca en familia y escoger entre todos un libro o, simplemente, hacer una tarta de limón. Se nos olvida que los niños tienen derecho a jugar y que el tiempo y la infancia vuelan. Ya trabajan en la escuela suficientes horas cada día como para seguir en casa haciendo deberes. Por eso, si los hubiera, los deberes deberían servir únicamente para completar la curiosidad que viene de serie en ellos.

¿Cree que el problema del acoso escolar es un reflejo de que algo se está haciendo mal?

Volvemos a la necesidad de educar a seres sociales y de que los maestros y maestras seamos formados. Aunque el acoso solo afectara a un niño, habríamos de darle la máxima prioridad, y no basta con erradicarlo: también es necesario prevenirlo.

¿Ha aprendido alguna lección en lo que lleva de excedencia?

Pues que, aunque tendemos a valorar lo que se hace fuera, también hay experiencias extraordinarias en nuestro país. Por otra parte, conocer a tantas personas que hacen cosas extraordinarias, charlas con niños y niñas de realidades tan distintas me ha cambiado como persona y como maestro. Ahora sigo pensando que hay muchas cosas que cambiar pero he visto que en muchas de ellas se está trabajando desde hace tiempo. Y también sé que, tras este paréntesis, volveré al aula tremendamente feliz. Ahora sé de dónde vengo, a dónde voy a que lo que más me gusta es ser maestro.  

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Fundación ANAR y Fundación Mutua Madrileña presentan el tercer estudio sobre bullying y ciberbullying

Acoso escolar: menos casos pero más violentos

Los casos de acoso y ciberacoso han descendido en España, aunque los que persisten se han vuelto más violentos y perseverantes. Esta es la principal conclusión del estudio que han presentado la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña.

Lorenzo Cooklin y Benjamín Ballesteros, en la presentación del estudio (Foto: Fundación Mutua Madrilleña)

18 Sep | Ignacio Santa María | Soziable.es

El número de casos de acoso y ciberacoso escolar registrados por la Fundación ANAR descendió en 2017 a casi la mitad frente al año anterior, pasando de 1.207 a 590. Sin embargo estos casos han evolucionado con el tiempo hacia una mayor violencia y frecuencia, tendencia al alza que ya venía produciéndose desde 2015.  

Este estudio sobre acoso escolar “es el más profundo que se hace en España porque se hace sobre la base de las cosas que cuentan los chicos y chicas que sufren acoso escolar”, ha destacado Lorenzo Cooklin, director general de la Fundación Mutua Madrileña, en referencia a que se realiza a partir de las 36.616 llamadas recibidas durante el año pasado en el Teléfono ANAR relacionadas con el bullying y, más en concreto, en los datos recogidos de los 590 casos contrastados y gestionados.

En más del 52 por ciento de los casos el acoso dura más de un año y en más del 75 por ciento el bullying se produce a diario

Según esta investigación, uno de cada cuatro casos de acoso escolar se produce en la forma de ciberbullying. El ciberbullying supone el 24,7 por ciento de los casos totales de acoso escolar, siendo los insultos y las amenazas su forma más común. Los datos obtenidos revelan que el envío de WhatsApp a través del teléfono móvil es la forma más habitual de acoso.

En cuanto a la edad media de las víctimas de acoso escolar, ésta se sitúa en los 10,9 años en los casos de bullying y en los 13,5 años en el caso de los que padecen ciberbullying.

Un dato muy preocupante es que en más del 52 por ciento de los casos el acoso dura más de un año y en más del 75 por ciento el bullying se produce a diario. En palabras de Cooklin, “estos datos son demoledores: imaginaos lo que supone diariamente para un niño o un preadolescente, que no ha desarrollado una fortaleza psicológica, sufrir diariamente y durante más de un año una situación de acoso”.

El estudio evidencia, por otro lado, que los chicos y chicas que sufren acoso escolar y/o ciberbullying siguen resistiéndose a contar a sus padres o madres la situación que sufren. Una parte importante de las víctimas (el 36,8 por ciento de los que sufren acoso escolar y el 25 por ciento de los que padecen ciberbullying) no se lo cuenta a sus padres, lo cual no refleja cambios significativos con respecto a los informes previos.

“Las víctimas tardan 13 meses en contárselo a alguien”, afirma el director general de Fundación Mutua Madrileña, que añade: “Cuanto más tiempo dure el acoso y más tiempo pase sin que se tomen las medidas para evitarlo, los efectos y las consecuencias tamto inmediatas como para el futuro son cada vez peores”.

En este sentido, Benjamín Ballesteros, director de Programas de la Fundación ANAR, advierte de que “si aumenta la frecuencia y aumenta la gravedad de los hechos las víctimas a largo plazo van a padecer una secuelas psicológicas mayores”. Ballesteros incide en que “el 90 por ciento de las víctimas que hablaron con nosotros padecían problemas de carácter psicológicos derivados de haber sufrido acoso escolar”.

Estos trastornos se evidencian a través de síntomas de depresión, ansiedad o miedo permanente. También es muy frecuente que, tras sufrir una situación de acoso, la víctima experimente aislamiento, retraimiento, soledad, déficit de habilidades sociales. “y todo eso deriva en una baja autoestima”, explica el director de Programas de la Fundación ANAR quien señala también cuáles son las peores consecuencias de esas secuelas: “No es desdeñable que tengamos un 8,2 por ciento de casos de autolesiones o ideación  suicida; en concreto 48 menores de los que llamaron al teléfono de ANAR el año pasado”.   

Disminuyen las mujeres agresoras  

El 53,2 por ciento de los afectados por acoso escolar en 2017 fueron varones y el 46,8 por ciento, mujeres, con una media de edad de 10,9 años, aunque si nos centramos solo en el ciberbullying aumenta el porcentaje de afectadas hasta el 65,6 por ciento, siendo la edad media de las chicas que lo sufren de 13,5 años. Las víctimas de acoso escolar en general comienzan a sufrirlo a los 9,8 años y 12,2 años en ciberbullying. El estudio evidencia, por otro lado, que mientras la proporción de varones que acosan se mantiene, se ha reducido de forma significativa la proporción de mujeres que lo ejercen (de un 25,7% en 2016 a un 18,3por ciento en 2017 en acoso escolar y de un 39 por ciento en 2016 a un 23 por ciento en 2017 en ciberbullying).

El 90% de las víctimas de acoso sufren secuelas psicológicas y el 8% ha llegado a autolesionarse o a pensar en el suicidio

Por otro lado, siguen aumentando los casos en los que el menor acosado se enfrenta a sus agresores, ya que los que decidieron dar este paso -en lo que al acoso escolar se refiere- pasaron del 51,1 por ciento en 2016 al 54,4 por ciento en 2017. En lo que respecta al ciberbullying, sin embargo, la proporción se redujo desde el 66,7 por ciento de 2018 al 61,7 por ciento en 2017.

Otro dato novedoso que aporta el informe es que el acoso cada vez cuenta con menos respaldo social. Lo confirma Ballesteros: “Cuando el agresor busca el consenso del resto de la clase para agredir a la víctima ahora ya no lo encuentra y eso es una gran noticia. Eso significa que esta campaña de sensibilización que estamos haciendo de que los iguales acompañen y apoyen a la víctima está provocando que los agresores se sientan más solos a la hora de agredir”.     

En cuanto a las medidas que proponen la Fundación  ANAR y la Fundación Mutua para avanzar en la erradicación del bullying y el ciberbullying figuran la detección del acoso desde las primeras etapas; la evaluación profesional de todas las víctimas; la prevención en edades tempranas; la implantación de un protocolo contar la violencia escolar de caracter estatal; el refuerzo del papel de los profesores así como potenciar nuevas campañas de sensibilización contra el acoso y a favor de actitudes como el respeto a los demás.

Por último, el director de Programas de la Fundación ANAR reclamó la elaboración y aprobación de una ley de protección a la infancia y recordó que su  entidad presentó en el Congreso de los Diputados un estudio “en el que avalamos con datos y de forma contundente” la necesidad de esta ley para protegerles de la violencia en cualquiera de sus formas por ejemplo el acoso escolar.

Últimas noticias

+ Educación

  • Lorenzo Cooklin y Benjamín Ballesteros, en la presentación del estudio (Foto: Fundación Mutua Madrilleña)

    Fundación ANAR y Fundación Mutua Madrileña presentan el tercer estudio sobre bullying y ciberbullying

    Acoso escolar: menos casos pero más violentos

    Ignacio Santa María

    Los casos de acoso y ciberacoso han descendido en España, aunque los que persisten se han vuelto más violentos y perseverantes. Esta es la principal conclusión del estudio que han presentado la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña.

  • Más de uno de cada tres estudiantes  de entre 13 y 15 años en el mundo se ha sentido acosado (Foto: Unicef)

    Según el último informe de Unicef dedicado a los abusos en las aulas

    La mitad de los adolescentes sufre violencia por parte de otros compañeros

    Soziable.es

    La mitad de los estudiantes de entre 13 y 15 años de todo el mundo (cerca de 150 millones de adolescentes), dice haber sufrido algún tipo de violencia por parte de sus compañeros de escuela o en el entorno de la misma, según un nuevo informe de Unicef 'Una lección diaria: #STOPViolenciaInfantil en las escuelas'.

Ir al inicio del contenido