Roberto Martínez. Director de Fundación Másfamilia

“En España no teletrabajamos más por una razón cultural: nos encanta vernos y socializar”

Con las tecnologías actuales, un elevado porcentaje de profesionales podría teletrabajar, lo que facilitaría la conciliación de vida laboral y familiar y permitiría reducir la contaminación asociada a sus desplazamientos, entre otros beneficios. Sin embargo, en España esta fórmula tiene una baja implantación con respecto a otros países. Roberto Martínez, director de Fundación Másfamilia, explica por qué.

Roberto Martínez, director de Fundación Másfamilia.

16 Mayo | Laura Vallejo | Soziable.es

En los últimos seis años, España ha avanzado “mucho más despacio que otros países europeos, Canadá o Estados Unidos en lo que se refiere al teletrabajo”, señala Roberto Martínez, director de Fundación Másfamilia, en relación con la investigación realizada por su entidad y la consultoría BICG que se recoge en ‘Mas allá del teletrabajo: una nueva forma flexible de trabajar’, segunda edición del libro blanco sobre esta materia que recientemente han publicado.

Roberto Martínez ha dirigido la segunda edición del libro blanco sobre teletrabajo

Según ese documento, que analiza 15 países, 10 de ellos de la Unión Europea (UE), España, donde un 6,7 por ciento de trabajadores han adoptado esta modalidad, se sitúa en una situación intermedia baja frente a la UE, con una media del 17 por ciento, aunque en la mayoría de los casos el teletrabajo no es la forma de trabajar habitual, sino ocasional.

"La tecnología existe, estamos casi al mismo nivel en penetración de banda ancha que otros países, pero el marco legal no ayuda”, indica Martínez sobre estos datos, y apunta que el principal obstáculo al que se enfrenta esta forma de desarrollar la actividad profesional en España  es “de tipo cultural. Por un lado, hay empresarios que no creen en el teletrabajo, pero por otro, también hay muchos trabajadores que no quieren teletrabajar”, afirma el experto. “En nuestra cultura mediterránea el trabajo está muy socializado, nos encanta vernos, compartir lo que hemos hecho el fin de semana”, añade.

Sin embargo, avanzar en la adopción de un modelo que permita trabajar en cualquier lugar en aquellos empleos en los que es posible tendría importantes beneficios tanto para empresas como para empleados, según el estudio de Fundación Másfamilia, entre ellos, una reducción de unos tres millones de toneladas en las emisiones de CO2 en España y un menor número de accidentes de tráfico en los desplazamientos hasta o desde el trabajo, de los que se registraron 49.289 con baja laboral en 2017 y 122 fallecidos,según las estadísticas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT).

Conciliar mejor

Otra de las principales ventajas del teletrabajo es que permite conciliar mejor vida laboral y familiar. “Para mucha gente ahorrarse dos horas diarias de atasco y la posibilidad de elegir las jornadas que trabajan fuera de la oficina, supondría disponer de tiempo para cuidar de sus hijos los días que no tienen colegio o están enfermos”, subraya Martínez. En España, según la investigación de Fundación Másfamilia, la adopción de esta forma de desarrollar la actividad profesional “dos días por semana, o el 40 por ciento de la jornada, ha revelado ser eficaz en las empresas que la aplican", indica su director.

"Ventajas fiscales o en la contratación pública podrían favorecer la implantación del teletrabajo"

Para el éxito de esta fórmula es fundamental “crear un entorno de confianza, en especial en las pequeñas empresas”, prosigue Martínez. En el momento en que empresa y trabajador conocen “cuáles son los objetivos” y “se reúnen cada cierto tiempo para evaluarlos y revisarlos”, “da lo mismo si se trabaja por la mañana, por la tarde, en casa o en la piscina”, asegura. Asimismo, el progreso de este modelo pasa por “ofrecer ventajas fiscales o en la contratación pública a las empresas que lo adopten, de modo parecido a lo que se hace en materia de RSC", no por "aprobar legislaciones de cumplimiento obligatorio", según indica Martínez.

Considerar el teletrabajo como “un elemento transversal que favorece a las sociedades modernas a través de la conciliación, la descarbonización, la descongestión y la movilidad”, es la petición que ya ha dirigido Fundación Másfamilia a las principales formaciones políticas estatales con las que se ha reunido. “La tecnología existe, las personas lo quieren, las empresas españolas están preparadas, solo se precisa un mayor apoyo fiscal y legal para que pueda salir adelante”, concluye el director de esta entidad.  

Excepción a la regla

Una excepción en lo que se refiere a teletrabajo en España la constituyen las compañías con certificación de Empresa Familiarmente Responsable (EFR), un sello que concede Fundación Másfamilia a las que apuestan por la conciliación de la vida personal y laboral. El 53 por ciento de ellas ofrecen la posibilidad de teletrabajar a sus empleados, frente al 13 por ciento en el que se sitúa la media nacional, tal como recoge el libro blanco publicado por esta fundación. Como casos de éxito, la publicación señala el de Aigües de Barcelona, que desde 2015 desarrolla una experiencia piloto con un grupo de 80 empleados, quienes pueden realizar su trabajo desde su domicilio un día a la semana, o bien dos mañanas o tardes a escoger. Los resultados han sido satisfactorios, por lo que la empresa trabaja para hacer extensiva esa medida a una gran parte de la plantilla de forma progresiva. Por su parte, la aseguradora AXA cuenta actualmente con un millar de personas de diversos departamentos que teletrabajan hasta dos días a la semana. Según datos de esta empresa, esta medida ha tenido como resultado un incremento de hasta el 28 por ciento en la productividad durante dichas jornadas en tareas de tipo administrativo.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido