Pasar al contenido principal
Según una encuesta de Smurfit Kappa y Financial Times

El 20% de las empresas españolas aún no ha desarrollado una estrategia de sostenibilidad

Una encuesta elaborada por Smurfit Kappa y Financial Times pone de relieve que una de cada cinco empresas españolas todavía no ha puesto en marcha una estrategia de sostenibilidad. El estudio sostiene, asimismo, que los líderes empresariales en España detectan una importante brecha entre la estrategia y la experiencia en sostenibilidad y que sólo el 38% de las compañías de nuestro país tiene planes tangibles y ambiciosos para alcanzar las cero emisiones netas en 2050.

El 38% de las empresas españolas cuenta con planes ambiciosos para lograr las cero emisiones netas en 2050.
El 38% de las empresas españolas cuenta con planes ambiciosos para lograr las cero emisiones netas en 2050.

Una nueva encuesta realizada por Smurfit Kappa, en colaboración con Financial Times, ha revelado que la sostenibilidad desempeña un papel fundamental en la estrategia y en la planificación de los altos directivos de empresas españolas, pero la falta de experiencia en esta materia podría comprometer su credibilidad.

Bautizado como ‘The Transparency Edge’ (‘La ventaja de la transparencia’), en este informe han participado 440 altos ejecutivos de compañías de 11 grandes economías mundiales, 40 de ellos de España, y revela que sólo el 20% de las empresas españolas aún no ha desarrollado una estrategia de sostenibilidad. Además, el estudio también subraya que el 38% de las empresas en nuestro país cuenta con planes ambiciosos para conseguir las cero emisiones netas de cara a 2050, el porcentaje más bajo de todos los países europeos recogidos en el informe.

Casi la mitad de los encuestados en España (43%) opina que su empresa carece de la capacidad de vincular las prácticas de sostenibilidad con el rendimiento financiero, en comparación con el 30% a nivel mundial, aunque muchos de ellos ya han empezado a integrarla en las evaluaciones de rendimiento e incentivos, un dato que destaca el impacto que está teniendo la sostenibilidad en las empresas en la actualidad. De hecho, el 35% de éstas ha priorizado la innovación en sus embalajes para poder cumplir sus propios objetivos de cero emisiones netas.

Además, a pesar de que el 63% de las compañías cree ser completamente transparente con respecto a cómo y por qué se toman las decisiones en materia de sostenibilidad, casi un tercio de ellas (29%) afirma que las acciones de su empresa raramente son coherentes con lo que comunican a sus stakeholders.

El estudio destaca, por tanto, la importancia de la transparencia, recalcando que es esencial generar confianza entre los consumidores, los inversores y los principales grupos de interés. Por eso, las empresas consideradas ‘líderes en sostenibilidad’ están muy por delante del resto en cuatro aspectos clave en esta materia: garantizar coherencia entre la acción y el objetivo de sostenibilidad; medir el progreso de las iniciativas de cero emisiones netas; comunicar de forma efectiva para generar confianza; y certificar el rendimiento en materia de sostenibilidad.

Estos datos, según los autores, reflejan la importancia de garantizar que los clientes estén informados, ya que éstos demandan a las marcas información clara y fiable para tomar mejores decisiones. De esta forma, las tres acciones más efectivas para aumentar la transparencia entre los consumidores son la comunicación del impacto (55%), la elaboración de informes de sostenibilidad anuales (53%) y el embalaje con etiquetado claro (38%).

Ruth Fraile, responsable de Sostenibilidad y BPP de Smurfit Kappa en España, Portugal y Marruecos, indicó que “este estudio muestra que, a pesar de que existe un significativo interés en el mundo corporativo de apostar por la sostenibilidad, ésta no suele coincidir con las acciones, las mediciones y las garantías que luego muestran las compañías. Por eso, para evitar el greenwashing es necesario que estos tres factores sean convincentes y estén avalados por terceros. Además, no cabe duda de que las empresas han de ser ambiciosas en este sentido, pero la sostenibilidad va mucho más allá de marcarse unos objetivos ya que debe ir acompañada por acciones y un verdadero impacto en el presente”.

Por su parte, Ken Bowles, director financiero de Smurfit Kappa, añadió que “este informe muestra la gran importancia de la transparencia a la hora de establecer y mantener la credibilidad en relación con la sostenibilidad. Los clientes, los inversores o los principales stakeholders no van a seguir tolerando la ambigüedad. Además, la regulación va a desempeñar un papel fundamental para que las empresas compitan en igualdad de condiciones a la hora de comunicar los resultados de sus acciones para reducir las emisiones. Replantear la comunicación financiera significa comprender qué crea valor real a largo plazo e incluir los beneficios no financieros. La cuestión es crear modelos de negocio que ofrezcan buenos resultados desde el punto de vista sostenible y también financiero”.