Pasar al contenido principal
Observatorio RACE de Conductores

Los compradores escogen el vehículo de combustión antes que el eléctrico

¿Gasolina, eléctrico, híbrido o diésel? ¿Cuál es el coche idóneo para comprar este 2024? Por los gases que se expulsan a la atmósfera, el precio de la recarga, las restricciones para entrar en grandes ciudades o las ayudas fiscales, todo haría indicar que los ciudadanos se decantarían por el vehículo eléctrico. Sin embargo, el último Observatorio RACE de Conductores muestra que el vehículo eléctrico aún no se encuentra entre los favoritos de los compradores.

Sólo un 6,6% de los conductores se plantea adquirir un vehículo eléctrico.

Según datos de la encuesta del último Observatorio RACE de Conductores, realizada entre más de 3.000 conductores españoles, el 68% de los encuestados asegura que no cambiará de vehículo en 2024, por un 18,3% que afirma que sí lo hará en los próximos 12 meses.

¿Cuáles son las principales razones? El 34,7% de los encuestados alega que con su coche actual no puede circular por las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE); al 32% le gusta renovarlo cada cierto tiempo, y el 22,7% porque tiene que reemplazarlo al tratarse de un vehículo antiguo, averiado o inseguro.

En cuanto al tipo de motorización, la encuesta refleja una gran indecisión entre los consumidores a la hora de elegir entre las distintas alternativas. Así, el 22% de los encuestados se decanta por un híbrido no enchufable; la segunda opción es la de un vehículo diésel, apoyada por el 21,7% de los conductores; mientras que el 18,4% escoge un vehículo de gasolina y un 15,5% permanece indeciso.

¿Y dónde está la opción de adquirir un vehículo eléctrico? Sólo un 6,6% de los encuestados es partidario de esta alternativa. La limitación de autonomía (95,1%), el precio del vehículo (81,8%), y la distribución geográfica junto al limitado número de puntos de recarga (74,8%) hacen que los conductores no se decidan por el coche eléctrico como alternativa firme a los vehículos de combustión.

Por edades, los conductores de entre 25 y 50 años se decantan con mayor fuerza por el diésel, en cambio, los mayores de 50 años por alternativas como motores híbridos y eléctricos.