Pasar al contenido principal
Según un informe de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación

Más de 2.300 millones de personas se encuentran en situación de estrés hídrico en 2022

Según señala el último informe de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), el número y la duración de las sequías han aumentado un 29% desde el año 2000. Las sequías representan el 15% de las catástrofes naturales y se cobraron un gran número de víctimas, aproximadamente 650.000 muertes, entre 1970 y 2019. Asimismo, causaron pérdidas económicas mundiales de aproximadamente 124.000 millones de dólares ente 1998 y 2017.

Cerca de 160 millones de niños están expuestos a sequías graves y prolongadas
Cerca de 160 millones de niños están expuestos a sequías graves y prolongadas

Según el último informe del órgano especializado de las Naciones Unidas contra la desertificación (CNULD), en lo que respecta a la cuestión de la sequía, la humanidad se encuentra "en una encrucijada” y necesita acelerar su reducción "urgentemente, utilizando todas las herramientas disponibles".

El estudio, publicado durante la decimoquinta sesión de la Conferencia de las Partes (COP15) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, pide alcanzar un compromiso de ámbito mundial en materia de preparación y resiliencia ante la sequía en todas las regiones del mundo.

Según Ibrahim Thiaw, secretario ejecutivo de la Convención, “todos los hechos y las cifras de esta publicación apuntan en la misma dirección: una trayectoria ascendente en la duración de las sequías y la gravedad de sus impactos, que no solo afectan a las sociedades sino también a los sistemas ecológicos de los que depende la supervivencia de toda la vida, incluida la de nuestra propia especie".

Asimismo, Thiaw asegura que la humanidad se encuentra en “una encrucijada” en cuanto a la gestión de las sequías y afirma que es necesario acelerar su reducción "urgentemente, utilizando todas las herramientas que podamos”.

Como posible solución, apunta a la recuperación de la tierra, “que trata muchos de los factores causantes de la alteración de los ciclos del agua y de la pérdida de fertilidad del suelo. Debemos edificar y reconstruir mejor nuestros paisajes, imitando a la naturaleza siempre que sea posible y creando sistemas ecológicos eficaces".

Motivos para pasar a la acción

Según el informe, pasar a la acción lo antes posible es imprescindible, ya que sino las consecuencias se agravarán cada vez más.   

Así pues, y según apunta el estudio, el número y la duración de las sequías han aumentado un 29% desde el año 2000; y los imprevistos meteorológicos, climáticos e hídricos acontecidos entre 1970 y 2019 han provocado el 50% de los desastres y el 45% de las muertes relacionadas con estas causas, sobre todo en los países en desarrollo.

Adenñas, sostiene que las sequías representan el 15% de las catástrofes naturales, pero se cobraron un gran número de víctimas, aproximadamente 650.000 muertes entre 1970 y 2019; que las sequías causaron pérdidas económicas mundiales de aproximadamente 124.000 millones de dólares ente 1998 y 2017; que más de 2.300 millones de personas se encuentran en situación de estrés hídrico en 2022; y que cerca de 160 millones de niños están expuestos a sequías graves y prolongadas.

Actuar de inmediato

Se estima que para 2023 unos 700 millones de personas estarán en riesgo de desplazamiento por causas relacionadas con las sequías y se prevé que para el año 2040 uno de cada cuatro niños vivirá en áreas con escasez extrema de agua. Asimismo, según expresa el informe, se cree que para el año 2050 las sequías pueden afectar a más de las tres cuartas partes de la población mundial y que entre 4.800 y 5.700 millones de personas vivirán en áreas con escasez de agua durante al menos un mes cada año, frente a los 3.600 millones actuales

Tal y como señala el informe, 128 países ya han expresado su voluntad de alcanzar o superar la neutralidad de la degradación de las tierras. Unas 70 naciones han participado en la iniciativa mundial sobre la sequía de la Convención, que busca pasar de enfoques reactivos a la sequía a métodos proactivos y de reducción de riesgos.

Otros aspectos destacados del informe

Más de diez millones de personas murieron debido a grandes sequías durante el siglo pasado provocando pérdidas económicas de varios cientos de miles de millones de dólares en todo el mundo. Y las cifras siguen aumentando.

En este sentido, el continente más afectado por las sequías es África, con más de 300 eventos registrados en los últimos 100 años, lo que representa el 44% del total mundial. Durante el siglo XX, se produjeron 45 sequías importantes en Europa, que afectaron a millones de personas y provocaron pérdidas económicas por valor de más de 27.800 millones de dólares. Hoy en día, la sequía afecta a una media anual del 15% de la superficie terrestre y el 17% de la población de la Unión Europea

Por último, el informe también señala que las pérdidas de cosechas y otras pérdidas económicas debidas a las sequías en Estados Unidos han ascendido a varios cientos de miles de millones de dólares en el último siglo (249.000 millones sólo desde 1980).