La dieta 'flexitariana' se basa en abundantes frutas y verduras y moderar el consumo de alimentos de origen animal

¿Esta dieta erradicaría el hambre en el mundo?

La dieta 'flexitariana' es el régimen alimenticio recomendado por muchos doctores: abundantes frutas y verduras, ocasionalmente productos de origen animal y solamente una vez por semana carne roja. Un cambio global hacia esa dieta, junto a la reducción del desperdicio de alimentos y el uso de prácticas agrícolas y tecnologías agrarias más eficientes, lograría erradicar el hambre en el mundo en 2050.

La dieta 'flexitariana' es el régimen alimenticio recomendado por muchos doctores.

15 Oct | Servimedia | Soziable.es

Así lo aseguran 23 investigadores de siete países en un estudio publicado en la revista ‘Nature’ del que se ha hecho eco Servimedia. Es el primer trabajo que cuantifica cómo la producción agraria y los hábitos de consumo afectan a los límites que garantizan la sostenibilidad del planeta, alejándolo de escenarios en los que la supervivencia de la humanidad puede verse en peligro.

Luis Lassaletta, investigador del Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (Ceigram) de la Universidad Politécnica de Madrid y uno de los autores del trabajo, indica que la dieta 'flexitariana' “permitirá reducir el riesgo de cruzar los límites medioambientales en relación al cambio climático, la expansión desmesurada de las tierras de cultivo, la utilización de los recursos acuáticos y la contaminación de los ecosistemas causada por el empleo excesivo de fertilizantes”.

Marco Springmann: "Cuando las soluciones se implementan de forma conjunta se hace posible alimentar a una población creciente de manera sostenible”

“No hay ninguna solución que de forma única pueda evitar por sí misma que se traspasen los límites de la sostenibilidad. No obstante, nuestra investigación indica que cuando las soluciones se implementan de forma conjunta se hace posible alimentar a una población creciente de manera sostenible”, explica Marco Springmann, del Programa Oxford Martin sobre el Futuro de la Alimentación y el Departamento de Nuffield sobre la Salud de la Población en la Universidad de Oxford (Reino Unido), institución que lidera el trabajo.

Springmann apunta que, “sin acciones concertadas, el impacto del sistema alimentario sobre el medio ambiente se puede incrementar entre un 50% y un 90% como resultado de un aumento de la población y de las dietas ricas en grasas, azúcares y carne”. “En ese caso, los límites planetarios a la producción de comida se verán superados, en algunos casos, en más del doble de su capacidad”, añade.

Método de estudio

El estudio combina detallados cálculos medioambientales con un modelo de alimentación global que monitoriza los datos de producción y consumo de comida en todo del mundo. Con este modelo, los investigadores analizaron varias opciones que podrían mantener la producción de alimentos dentro de los límites de la sostenibilidad.

El trabajo indica que el cambio climático no puede mitigarse lo suficiente sin llevar a cabo cambios en la dieta y tender hacia una alimentación más diversa. Así, la dieta ‘flexitariana’ se considera saludable según varias publicaciones científicas y puede incluir como máximo una ración de carne roja semanal, media ración diaria de carne blanca, una de productos lácteos y un mayor consumo de legumbres, frutos secos y otros vegetales.

“Adoptar medidas de forma integral en todo el sistema agro-alimentarios reduciría significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero y limitaría otros impactos medioambientales, como los derivados del uso excesivo de fertilizantes, la expansión de tierras y el gasto de agua”, explica Lassaletta.

Además de los cambios dietéticos, los investigadores inciden en que es necesario llevar a cabo varias mejoras en el sector productivo que permitan mejorar el uso de los nutrientes y del agua y que han de ser adaptadas a la realidad de cada región.

“De este modo, se limitará la presión sobre las tierras de cultivo, la extracción de agua y el uso de fertilizantes”, agrega Lassaletta, quien apunta: “Cada región tiene, a su vez, unos límites específicos que no han de ser traspasados para evitar una contaminación severa de las aguas. Este trabajo ha tenido también en cuenta esta especificidad”.

Los científicos subrayan que esa dieta reduciría a la mitad los desperdicios de alimentos y mantendría el sistema alimentario dentro de los límites de sostenibilidad del planeta.

“Muchas de las soluciones que hemos analizado ya se han implementado en algunos lugares, pero para que tengan éxito y sus efectos se noten globalmente es necesario que llevar a cabo una acción conjunta en todo el planeta”, recalca Springmann.

Incentivo a agricultores

Line Gordon, director ejecutivo del Centro de Resiliencia de Estocolmo (Sucia), comenta que “mejorar las tecnologías y las fórmulas de gestión de las explotaciones agrícolas y ganaderas requerirá un incremento de la inversión tanto en investigación como en infraestructuras públicas”, así como “un mayor incentivo a los agricultores y una regulación más adecuada que permita la toma de medidas en materia de gasto de agua, y reducción del uso de fertilizantes”.

Con él coincide Fabrice de Clerk, director científico de la Fundación EAT, para quien “abordar una reducción del gasto de agua y de comida requiere cambios profundos en los toda la cadena de alimentación, desde el almacenamiento a los sistemas de transporte, pasando por el etiquetado y embalaje de los alimentos…”. “Todo ello no solo supone cambios legislativos importantes, sino también modificaciones de alto nivel en los sistemas y modelos de negocio, que deben abordarse para obtener resultados”, apostilla.

Springmann indica que los políticos y las administraciones no pueden quedarse al margen. “Cuando se habla de introducir cambios tan profundos en la dieta es fundamental la implicación de los gobiernos que deben hacer una apuesta firme por una dieta más saludable y sostenible basada en productos más sostenibles. La promoción de estos cambios de consumo desde la legislación, la educación e incluso en los centros de trabajo es básica para atajar de manera adecuada el problema y debe ser otro de los pilares del cambio”, concluye.

 

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Reúne en en el Senado a 150 parlamentarios de todo el mundo

Madrid acoge la Cumbre Parlamentaria contra el Hambre y la Malnutrición

Unos 150 parlamentarios de varios países, especialmente de América Latina y el Caribe, África y Asia, así como del Parlamento y la Comisión Europea, se reúnen el 29 y 30 de octubre en Madrid en la Cumbre Parlamentaria Mundial contra el Hambre y la Malnutrición.

El presidente Pedro Sánchez durante la inauguración de la cumbre.

29 Oct | Soziable.es | Soziable.es

​La cumbre mundial se celebra en España a propuesta de la Comisión de Cooperación Internacional del Senado, en una iniciativa conjunta de las Cortes Generales de España, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe. 

La finalidad del encuentro es convertirse en referente del compromiso político para alcanzar a nivel internacional el Hambre cero, el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Para ello, durante estos dos días se abordan cuestiones relativas a cómo acabar con el hambre y sus causas; el reto de la nutrición y los medios para alcanzar el objetivo Hambre cero.

 

En su inauguración ha intervenido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha destacado que frente al hambre y la desnutrición, esta cumbre representa "una oportunidad para afrontar este auténtico desafío planetario desde un enfoque multilateral" y ha manifestado que el "espíritu inclusivo y transformador de la Agenda 2030" exige poner en práctica "nuevos métodos de trabajo con el objetivo de facilitar el diálogo entre todos los niveles".

Para alcanzar el Hambre cero en 2030 se pretende resaltar el papel de los parlamentos nacionales de manera conjunta con otros actores como Gobiernos, sociedad civil, universidades, productores y empresas, entre otros. También es necesario identificar e intercambiar experiencias políticas, legislativas y buenas prácticas para la lucha contra el hambre y construir una red de alianzas parlamentarias que contribuya al logro de estos objetivos con especial atención a los territorios y personas más vulnerables.

En este sentido, Pedro Sánchez se ha lamentado de que al finalizar el día de hoy más de 7.000 niños habrán muerto en el mundo a causa del hambre "y así -ha dicho-, se irán sumando un día tras otro hasta sumar más de 2,6 millones de niños y niñas que habrán muerto a causa de deficiencias en su nutrición si no hacemos algo para evitarlo". También ha considerado "sobrecogedoras" las cifras de Naciones Unidas según las cuales 800 millones de personas pasan hambre en la actualidad y serán más de 2.000 millones en el año 2050.

Según ha declarado, la malnutrición crónica afecta a 155 millones de niños y niñas que verán su vida marcada para siempre porque la falta de alimento ocasiona retraso en el crecimiento, les hace ser más propensos a padecer enfermedades y a no poder ir a la escuela y verse, en definitiva, "atrapados en un perverso círculo de pobreza y desigualdad".

Reunión de Pedro Sánchez con el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

Papel de la mujer

Datos que considera "más difíciles de aceptar -ha dicho-, cuando sabemos que una gestión adecuada y sostenible de la agricultura haría posible suministrar comida nutritiva a todo el planeta" y ha destacado "el papel estratégico que va a jugar la mujer en la erradicación del hambre". En esta línea ha apostado por medidas como el acceso de la mujer a la titularidad de la tierra, lo que permitiría reducir en 150 millones el número de personas que pasan hambre y decisiones encaminadas a lucha contra la sequía y los efectos nocivos del cambio climático, los movimientos demográficos forzosos, la desigualdad, la volatilidad de los mercados o la falta de inversiones en regiones rurales remotas.

Redoblar esfuerzos

La Agenda 2030 de Naciones Unidas insta a los países a redoblar los esfuerzos para responder a su Objetivo 2 (ODS2) que busca “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible” a fin de construir un mundo en el que “nadie se quede atrás”.

Según datos de la FAO, se estima que el número de personas subalimentadas en el mundo en 2017 aumentó a 821 millones, marcando un cambio de tendencia que compromete los logros alcanzados. Este problema se ve agravado por el incremento de las tasas de sobrepeso y obesidad, fenómenos que han aumentado en la mayoría de las regiones, En 2017, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 38 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso.  

 

Enlaces

Últimas noticias

+ Hambre Cero

  • El presidente Pedro Sánchez durante la inauguración de la cumbre.

    Reúne en en el Senado a 150 parlamentarios de todo el mundo

    Madrid acoge la Cumbre Parlamentaria contra el Hambre y la Malnutrición

    Soziable.es

    Unos 150 parlamentarios de varios países, especialmente de América Latina y el Caribe, África y Asia, así como del Parlamento y la Comisión Europea, se reúnen el 29 y 30 de octubre en Madrid en la Cumbre Parlamentaria Mundial contra el Hambre y la Malnutrición.

  • Andrés Conde interviene ante el presidente Pedro Sánchez y la ministra de Sanidad, Mª Luisa Carcedo.

    Pedro Sánchez visita un Centro de Recursos para la Infancia y Adolescencia de Save the Children

    Más de dos millones de niños y niñas en España viven en situación de pobreza

    Soziable.es

    Con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado el Centro de Recursos para la Infancia y Adolescencia de Save the Children en el distrito madrileño de Puente de Vallecas.

Ir al inicio del contenido