Elaboradas por la iniciativa ‘Voluntarios frente a la COVID’, en la que colaboran más de un millar de empleados de la compañía en España

Iberdrola entrega mascarillas accesibles a personas sordas

Para las personas sordas las mascarillas de protección constituyen una barrera de comunicación ya que su interlocutor no puede leer sus labios, ni viceversa. El proyecto ‘Voluntarios frente a la COVID’ de Iberdrola ha diseñado un modelo adaptado a las necesidades de este colectivo del que prevé distribuir cinco millares de unidades.

Una persona sorda con la mascarilla confeccionada por voluntarios de Iberdrola.

02 Jun | Soziable.es | Soziable.es

Unas pantallas transparentes insertadas a la altura de la boca en las mascarillas de protección frente al coronavirus facilitan a personas sordas y con discapacidad auditiva la comunicación, ya que les permiten la lectura labiofacial, y eso es lo que incorporan los modelos adaptados para este colectivo elaborados por la iniciativa solidaria de Iberdrola ‘Voluntarios frente a la COVID'. La primera entrega de estos dispositivos ya ha beneficiado a 600 personas adscritas a la Asociación de Sordos de Madrid, y en las próximas semanas se entregarán otras 4.000 a asociaciones de Valladolid, Valencia, Sevilla, Madrid y A Coruña, hasta completar un total de 5.000 unidades.

“Es muy emocionante ver cómo el trabajo altruista de los voluntarios se transforma en beneficios para comunidades como la de las personas sordas, que están recibiendo las mascarillas y les vamos a ayudar así a reforzar su comunicación”, señala Begoña Barberá, responsable de Proyectos Sociales de Iberdrola.

Voluntarios de Iberdrola que han elaborado las mascarillas.

Por su parte, Gema Piriz, presidenta Asociación Sordos de Madrid, subraya que el uso obligatorio de mascarilla debido a la Covid19 supone “muchas barreras para la comunicación” para las personas con discapacidad auditiva, porque “tampoco podemos tocar para escribir”. Ana, usuaria esta asociación, corrobora esa afirmación: "con las mascarillas actuales cuando vas a una tienda y hablas, no puedes comunicarte porque no ven tus labios”. Por eso los socios de esta organización “están muy contentos” con este modelo adaptado ya que les va a pemitir "comunicarse mejor con sus familias o con quien no sabe lengua de signos”, explica Piriz.

Iniciativa pionera

Hasta el momento, se han adherido 200 voluntarios a esta iniciativa pionera que Iberdrola ha puesto en marcha en el marco de su programa ‘Voluntarios frente a la COVID' con la Fundación para el Fomento del Desarrollo y la Integración (FDI). La idea surge cuando José Criado, director de FDI, vio que “en Estados Unidos había mascarillas accesibles y detectamos esa necesidad entre las personas sordas en España”.

Los voluntarios reciben todo el material necesario para confeccionar las mascarillas en casa

Tras estudiar “cómo desarrollarlas con voluntarios para llegar a la población más vulnerable y entre ella las personas con discapacidad”, esta organización se puso en contacto con Iberdrola y otras entidades”, añade Criado.

Por su parte, Soraya Vidal, responsable de Escuelas Deportivas que ha participado en el diseño, explica cómo hicieron “varias versiones” y “poco a poco le fuimos dando forma, hasta dar con el resultado más útil”. Para poder confeccionar estas mascarillas adaptadas para personas sordas desde sus casas, “los voluntarios reciben un paquete con todo el material necesario, como patrones, tela, pantallas, código QR con instrucciones, agujas, hilo y gomas”, concluye Vidal.

 

Más de 1.000 voluntarios frente a la COVID-19 en España

A través de su campaña ‘Voluntarios frente a la COVID’, Iberdrola ha movilizado a más de 1.000 empleados en iniciativas de voluntariado en España desde que se decretó el estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus. De manera altruista y desde sus casas, estos profesionales colaborando en más de 30 proyectos con 19 entidades sociales, beneficiando a más 12.000 personas de colectivos vulnerables.

Entre estas actuaciones se encuentran la fabricación de mascarillas y máscaras protectoras realizadas con impresoras 3D, la donación de dispositivos electrónicos para mayores aislados en hospitales o residencias, a los que también se ha ofrecido correspondencia virtual con voluntarios, el acompañamiento telefónico para personas con discapacidad o enfermedad mental y un ‘cuenta cuentos’ para niños y adultos con discapacidad intelectual.

Estas iniciativas forman parte del plan de acción global puesto en marcha por Iberdrola contra la COVID-19, con el que se ha garantizado el mantenimiento y la calidad de suministro energético -especialmente a infraestructuras esenciales- y se ha dado respuesta a las necesidades de sus grupos de interés, principalmente a los más vulnerables. En este contexto, el grupo ha destinado millones de euros a proveer material sanitario y ponerlo a disposición de administraciones y entidades.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido