Pasar al contenido principal
El racismo aumentó un 41,49% respecto al informe de 2022

Siete películas que luchan para combatir el racismo

En la actualidad, el fenómeno del racismo y la discriminación racial adoptan diversas facetas a nivel global. Según SOS Racismo, en 2022 el número total de casos de racismo detectados en España fue de 740. El cine es una muestra de la persistente discriminación y segregación, por lo que, a continuación, se exponen siete películas marcadas por el desafío en busca de la igualdad para todos.

En el cine, el rastro del racismo se entrelaza con su evolución.
En el cine, el rastro del racismo se entrelaza con su evolución.

El estudio de 2023 elaborado por SOS Racismo muestra un incremento del 41,49% en el número de casos de racismo respecto al año anterior, pasando de 523 a 740. En la historia del cine, el rastro del racismo se entrelaza con su evolución. Desde sus inicios nacieron películas que lo enaltecían sin tapujos y, progresivamente, fue evolucionado de una censura más tibia a una condena sin paliativos.

A lo largo de los años, cada vez son más las obras que tratan de visibilizar el racismo y combatirlo. Mediante su poder visual y su habilidad para situar los mensajes en su contexto, el sector audiovisual ha creado relatos cargados de reivindicación social y narrativas que siguen destacando las deficiencias de un sistema que margina a cierta parte de la población. Ante ello, se exponen a continuación siete películas marcadas por la búsqueda de la igualdad y la denuncia del racismo.

Matar a un ruiseñor, 1962

La única novela de Harper Lee durante más de medio siglo encontró su camino a la pantalla bajo la dirección de Robert Mulligan en 1962. Fue entonces cuando aquellos que no habían explorado sus páginas conocieron a Atticus Finch, un modelo moral para estudiantes de derecho y ciudadanos en general.

Matar a un ruiseñor despliega su trama en torno a la acusación de violación que recae sobre un hombre negro por parte de una mujer blanca y, ante ello, Atticus Finch, el justo abogado interpretado por Gregory Peck, se lanza a la defensa del caso.

El planteamiento revolucionario en una época no tan lejana era que un hombre negro podía tener los mismos derechos legales que uno blanco. Esto hizo que la película no sólo se considerase una de las obras maestras del cine, sino un punto clave en la lucha contra el racismo.

En el calor de la noche, 1967

En la película En el calor de la noche, Virgil Tibbs, un agente especial del FBI, es enviado a investigar el asesinato de un influyente industrial en un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos, en Mississippi. Los motivos políticos detrás del crimen apuntan a que el fallecido pagaba salarios equitativos a trabajadores negros y blancos.

Sin embargo, Tibbs se enfrenta a su propia identidad como hombre negro en una comunidad profundamente racista, lo que dificulta la colaboración local en su investigación. Sólo gracias a la conexión con el jefe de policía local logra adentrarse en el misterio.

La elección de Sidney Poitier para interpretar a Virgil Tibbs no es fortuita, puesto que el actor fue una de las primeras estrellas afroamericanas de renombre y era consciente de las injusticias raciales que se vivían en esa época.

Adivina quién viene a cenar esta noche, 1967

Adivina quién viene a cenar esta noche es una obra que escandalizó a sus espectadores al presentar a una pareja interracial en una comedia romántica. Una joven de familia acomodada lleva a casa a su novio para presentárselo a sus padres. Éste es un médico negro con el que tiene la intención de casarse. A pesar de ser personas de ideas liberales, sus padres se sienten muy confundidos, especialmente el padre, que teme que un matrimonio interracial no traiga más que problemas a su hija.

Arde Mississippi, 1988

En un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos, en 1964, el racismo y la presencia activa del Ku Klux Klan desatan tensiones cuando tres defensores de derechos humanos, dos blancos y uno negro, desaparecen. El FBI encarga a dos agentes, Rupert Anderson (Gene Hackman) y Alan Ward (Willem Dafoe), que investiguen el caso a pesar de sus diferencias.

La película, dirigida por Alan Parker, ganó un Oscar en 1989 por mejor fotografía, además de seis nominaciones. En 1990, obtuvo tres premios BAFTA, incluyendo mejor fotografía, mejor montaje y sonido, mientras que Gene Hackman ganó el Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín como mejor actor.

El traje, 2002

El traje narra la historia de Patricio, un inmigrante ilegal que subsiste en Sevilla realizando diversos trabajos ocasionales. Su vida da un giro inesperado cuando por casualidad adquiere un traje hecho a medida destinado a una estrella del baloncesto. Este cambio de vestimenta transforma radicalmente su percepción social, pasa de ser ignorado y menospreciado a ser recibido con cortesía y de ser catalogado como "un negro" a ser considerado un extranjero respetable y hombre de negocios.

En este filme, el director Alberto Rodríguez brinda a Jimmy Roca uno de sus escasos roles protagónicos. A pesar de ser completamente español, nacido en Badajoz con el nombre oficial de Eugenio José, la carrera actoral de Roca, conocido por participar en producciones como 'Torrente', 'Cuéntame' o 'Aída', refleja la paradoja presente en esta comedia sobre las percepciones raciales en España: un actor español que, a pesar de hablar su propio idioma, se ve relegado a interpretar roles de migrante.

Invictus, 2009

Invictus se basa en el libro homónimo del periodista John Carlin, donde se narra cómo Mandela, interpretado por Morgan Freeman, aprovechó el campeonato mundial de rugby posterior al apartheid para unir a la población de Sudáfrica, tanto negra como blanca, alrededor de un sentimiento compartido de identidad nacional.

Su director, Clint Eastwood, es conocido por ser un artista conservador, arraigado en épocas pasadas. Sin embargo, la mayoría de sus obras en los últimos 25 años han abrazado explícitamente la defensa de los derechos humanos. 

La última primavera, 2021

En esta película, la familia Gabarre-Mendoza experimenta una abrupta interrupción durante la celebración del cumpleaños de su nieto cuando una inspección policial irrumpió en el evento. La trama se desarrolla en la Cañada Real, un vecindario de chabolas a las afueras de Madrid, donde surgen conflictos entre las autoridades y los residentes.

Las tensiones existentes escalan debido a la venta de terrenos, lo que obliga a las familias a abandonar las viviendas que construyeron por sí mismas. Agustina, la madre, vive atormentada por el miedo, mientras que David, el padre, lucha por encontrar soluciones dentro de una burocracia fallida. Los miembros más jóvenes de la familia luchan por sobrevivir en una situación precaria que define su existencia.

Isabel Lamberti dirigió esta película que combina elementos de ficción con un estilo documental, filmando en la misma Cañada Real con actores no profesionales. De esta forma, el filme busca reflejar de manera auténtica la realidad de muchas comunidades gitanas en España.