Informe ‘Build Forward Better’

La educación en una cuarta parte de los países del mundo corre un “riesgo alto de colapso”

Un nuevo informe de la ONG Save the Children, Build Forward Better (‘Construir para un futuro mejor’), señala que factores como el cambio climático, la falta de vacunas frente a la COVID-19, los desplazamientos, los ataques violentos contra las escuelas y la falta de conectividad digital están poniendo en peligro el acceso a la educación de la infancia más vulnerable en 48 países.

258 millones de menores en todo el mundo ya estaban fuera de la escuela antes de la pandemia

07 Sep 2021 | Redacción | Soziable.es

Con motivo de la vuelta a las aulas, Save the Children recuerda que a esta “grave situación” se deben sumar los 258 millones de menores en todo el mundo que ya estaban fuera de la escuela antes de la pandemia. En este sentido, pide a los líderes políticos que deben aprender de la crisis educativa de la COVID-19, que ha interrumpido la escolarización de más del 90% de los alumnos del mundo, y adaptar los sistemas educativos para garantizar que estos menores que viven en los países con menos recursos no vean peligrar su derecho a la educación.

La República Democrática del Congo, Nigeria, Somalia, Afganistán, Sudán del Sur, Sudán, Mali y Libia, "en riesgo extremo”

Según el nuevo análisis de Save the Children, la República Democrática del Congo, Nigeria, Somalia, Afganistán, Sudán del Sur, Sudán, Malí y Libia tienen sistemas educativos que se encuentran en "riesgo extremo" de colapso, seguidos de cerca de Siria y Yemen.

Se estima que entre 10 y 16 millones de niños y niñas corren el riesgo de no regresar a la escuela debido únicamente a los impactos económicos de la COVID-19. La crisis económica ha provocado que muchas familias saquen a sus hijos de la escuela para trabajar o les obliguen a casarse de manera precoz.

Factores de riesgo

No obstante, la crisis del coronavirus no es la única amenaza, sino que también la crisis climática agrava el ya de por sí “enorme riesgo”, al resultar las escuelas dañadas o destruidas por fenómenos meteorológicos extremos, y es probable, indica la ONG, que un número cada vez mayor de menores tengan que huir de sus hogares, dejando atrás su educación.

Inger Ashing: “Necesitamos construir hacia adelante y de manera diferente, utilizando todo esto como una oportunidad para el cambio positivo”

“Casi la mitad de los 75 millones de niños y niñas que interrumpen cada año su educación lo hacen por amenazas climáticas como ciclones, inundaciones y sequías. A todo ello, se suma la pandemia y los horribles ataques contra las escuelas en países como Nigeria y Yemen. Necesitamos construir hacia adelante y de manera diferente, utilizando todo esto como una oportunidad para el cambio positivo”, asevera Inger Ashing, directora ejecutiva de Save the Children Internacional.

Dentro de este contexto, la organización considera que la comunidad internacional, incluidos los donantes, debe intensificar y asumir la responsabilidad de algunos de los factores que han puesto en riesgo estos sistemas educativos, como los conflictos, el cambio climático y la inequidad en las vacunas.

Los nuevos datos de Save the Children, que son los primeros de este tipo, siguen una investigación reciente de la organización que encontró que, en promedio, los menores de los países de bajos ingresos han perdido un 66% más de sus días escolares durante la pandemia, en comparación con sus compañeros de otros países más ricos.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido