La OIT explica sus estimaciones sobre el impacto de la transición ecológica en el mercado laboral

La promesa del empleo verde: 24 millones de nuevos puestos hasta 2030

Ha sido frecuentemente citado a lo largo del último año y medio el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que asegura la creación de 24 millones de nuevos empleos de aquí a 2030 si se ponen en práctica las políticas adecuadas para promover una economía más verde. Los responsables de esta organización de  Naciones Unidas han acudido a la COP25 para explicar estos datos.

05 Dic | I.S.P. | Soziable.es

La OIT ha estado presente en la cumbre climática, a través de su director del Departamento de Empleos Verdes, Moustapha Kamal Gueye y el director de la oficina española de esta organización de las Naciones Unidas, Joaquín Nieto, para explicar qué entienden “empleos verdes”.

La transformación hacia una economía de bajo carbono y sostenible puede ser vista con temor por muchos trabajadores que piensan que no habrá sitio para ellos en los nuevos modelos de negocio. La organización de Naciones Unidas para el trabajo en cambio asegura que, siempre que se dé una serie condiciones, la economía verde puede generar oportunidades de empleo decente para todos.

“Sobre todo se crearían empleos en sectores de economía circular, agricultura y turismo”

Ha hecho fortuna la estimación que hizo hace año y medio: la transición ecológica acarreará una pérdida aproximada de 6 millones de puestos de trabajo, pero a la vez va a permitir la creación de unos 24 millones nuevos de empleos. Es decir, que por cada empleo que se pierda, se crearán cuatro nuevos.

“Sobre todo se crearían empleos en sectores de economía circular, agricultura y turismo”, comenta a Soziable.es la consejera internacional de la OIT, Natalia Díaz Santín, quien desglosa los sectores en los que se generarán mayores oportunidades: agricultura ecológica, auditoría o consultoría ambiental, ecodiseño y reciclaje, prevención y control de la contaminación, ecoemprendimiento o rehabilitación energética de los edificios. “Por el contrario se perderán empleos en el sector de los hidrocarburos “, advierte Díaz Santín.

Y ¿cuáles son esas condiciones que considera esenciales la OIT? Los países necesitan estrategias que combinen energía, medio ambiente, educación y desarrollo de habilidades en sus objetivos y políticas. Un diálogo social eficaz, la coordinación entre ministerios y la comunicación entre empleadores y formadores serán elementos clave para el éxito de estas estrategias. Las alianzas público-privadas han demostrado ser efectivas al respecto.

Según Díaz Santín, la formación y la capacitación son fundamentales para acceder a estos puestos: “La transición hacia una economía más verde requiere nuevas capacidades para los nuevos trabajos que surjan y para adaptar los que ya existen a una conciencia ambiental”. A su juicio, esto debe formar parte de la educación y la formación en todos los niveles.

                                                                 

Con su Programa de Empleos Verdes, la OIT promueve oportunidades de negocio y trabajo en varios países alrededor de todo el globo: Costa Rica, Serbia, Zambia, Kenia, Filipinas e Indonesia. Por ejemplo, en las zonas rurales de Zambia, el programa ha permitido a los agricultores de subsistencia aumentar su productividad y proporcionarles una nueva forma de vida gracias a la comercialización de sus productos. Además, mediante el uso de tecnologías verdes, las mujeres aprendieron a construir casas con eficiencia energética y dotadas de luz eléctrica obtenida mediante paneles solares.

Las tecnologías limpias son el tercer negocio que más capital riesgo capta en EEUU

¿Es más sencillo para los países no industrializados implementar y desarrollar economía verde? “Dependerá de la política de cada uno de esos países”, señala Díaz Santín. “Lo que ocurrirá es que no tendrán que pasar por la fase que ya han pasado los países desarrollados y se encaminarán inexcusablemente hacia una transición ecológica. Es decir, irán hacia una economía que sea sostenible sin hacer el recorrido que han hecho los países desarrollados”.

“Simplemente, no pasarán por una fase que ya está agotada en todo caso”, añade la consejera de la oficina de la OIT, quien advierte que “los países más desarrollados, en cambio, saldrán más perjudicados y deberán hacer un mayor esfuerzo para una transición justa hacia un nuevo modelo económico más sostenible”.

Imán para la inversión 

De todos modos, subraya el hecho de que las tecnologías limpias son actualmente el tercer sector que más capital riesgo está captando en Estados Unidos, solo por detrás de la información y la biotecnología. En China, el capital riesgo verde se ha duplicado en los últimos años, llegando casi al 20 por ciento del total de las inversiones.

Los responsables de la OIT también se han referido en este evento de la COP a la inciativa Acción Climática por el Empleo, una coalición de 40 países y una decena de empresas multinacionales que se comprometen a garantizar que la transición hacia un modelo libre de emisiones sea justa y a que los empleos verdes respeten los derechos fundamentales en el trabajo, derecho a pensiones y protección a la salud.

Estos planes permitirán identificar los nuevos empleos en los procesos de descarbonización, así como las habilidades y competencias que necesitan los trabajadores para ser parte de la transición ecológica. "Y esto se consigue con dialogo social, que es lo que permite llegar a acuerdos sobre cuestiones de tanta enjundia como el que aquí nos encontramos” concluye Díaz Santín.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido