Un informe analiza el impacto de la transición energética sobre el mercado laboral

¿Cuántos empleos creará la energía verde?

La transición hacia un modelo energético sin emisiones ¿destruirá o creará empleo? El informe ‘Los empleos de la transición energética’ sostiene que solo cumpliendo la normativa europea en esta materia, España podría elevar su tasa de empleo del 65,5 al 74 por ciento pero alerta de que ello requiere voluntad política y reformas en los planes formativos.

20 Jul | Ignacio Santa María | Soziable.es

Uno de los mayores retos que tiene España es elevar su tasa de empleo, que se ha situado en 2017 en el 65,5 por ciento, frente a la media europea que es del 72,2 por ciento. Además la OCDE indica en un informe del pasado mes de junio que la recuperación económica en este país se está asentando en un aumento de trabajos de mala calidad o poco remunerados.

¿Cómo puede afectar la transición energético a nuestra economía y por tanto a nuestro mercado laboral? Para el experto en políticas energéticas Javier García Breva, los nuevos vientos de cola de la economía van a ser las políticas de sostenibilidad. “La mejor política energética que se puede hacer en España en estos momentos es el cumplimiento pleno y en plazo de las directivas europeas vigentes”, resalta García Breva, para quien no hay duda de que este cambio de política se traducirá en un incremento neto de empleo.

García Breva: "Los nuevos vientos de cola de la economía van a ser las políticas de sostenibilidad"

Para ello, el autor del informe ‘IPM Los empleos de la transición energética’ esgrime las estimaciones que han hecho varios organismos a escala mundial, europea y nacional. Por ejemplo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que la transición energética creará en todo el mundo 24 millones de puestos de trabajo que compensarán con creces la pérdida de 6 millones de empleos ligados al carbón y el petróleo. “Por cada empleo que se pierde en la transición energética hay cuatro que se generan con actuaciones contra el cambio climático“, resume García Breva.

Por su parte, el Parlamento Europeo, al aprobar hace cuatro años los objetivos de energía y clima para 2030, consideraba que su cumplimiento supondría la creación de ocho millones de nuevos empleos en la UE. En un cálculo similar, el Gobierno de España estimaba en 2011 que del cumplimiento de los planes de eficiencia energética y renovables con meta en 2020 se derivaría la creación de un millón de empleos. “Esto ya no se va a cumplir, porque estos últimos años se ha hecho una política energética contra la eficiencia y contra las renovables”, lamenta García Breva. 

En cuanto a las actividades económicas que tendrán pujanza en un escenario de transición energética, este experto detaca tres: la construcción de alta eficiencia y la rehabilitación energética de edificios, la movilidad eléctrica y la gestión activa e inteligente de la demanda energética. “De estas tres actividades se deprenden perfiles profesionales y habilidades que tendrán que reunir los nuevos puestos de trabajo. Son perfiles que tendrán que corresponderse con planes concretos de formación profesional”, destaca.

Dolores Huerta (GBCe), Javier García Breva (autor del informe) y Arturo Pérez de Lucía (Aedive).

Edificios libres de emisiones

Huerta: "La rehabilitación energética de edificios es la medida de eficiencia que más empleo puede generar”

En España, más del 60 por ciento de los edificios son de construcción anterior a 1979 y, por tanto, ineficientes. Es un dato que esgrime la secretaria técnica de Green Building Council (GBC) en España, Dolores Huerta. Por ello, esta experta cree que el objetivo que marca la normativa europea de descarbonizar completamente el parque edificado es “una tarea titánica que requerirá intervenir en la mayoría de los edificios construidos”.

“Que nuestros edificios generen cero emisiones para 2050 es algo que ahora casi no cabe en nuestra imaginación pero nos marca un camino que hay que recorrer y que tiene unas directrices muy claras”, opina Huerta para quien la rehabilitación energética de edificios es “la medida que más empleo puede generar” en este ámbito. “Puede suponer hasta 18 puestos de trabajo por cada millón de euros invertidos y además van a ser empleos de calidad porque requieren de una especialización y de un alto grado de conocimiento”, indica.  

A esta tarea de la descarbonización la secretaria técnica del GBCe añade otras como dotar de más rigor y fiabilidad a la certificación energética de edificios, que la contratación pública adopte criterios de alta eficiencia energética y desarrollar el autoconsumo compartido y el almacenamiento descentralizado en viviendas y edificios.  

Todo ello puede generar muchos empleos pero antes es necesario, a juicio de Huerta, crear las condiciones para formar y capacitar a los profesionales que deberán encargarse de estas tareas. “Hay una necesidad urgente de analizar qué capacidades y qué formación es necesaria en nuestro sector para acometer estos retos”, dice esta experta que se declara “pesimista” porque esta capacitación debería estar ya integrada la formación de grado y no solo en la de postgrado.

Movilidad eléctrica

“En los próximos cinco años, la movilidad va a evolucionar tanto o más de lo que lo ha hecho en los últimos 50” sostiene Arturo Pérez de Lucía, gerente de la Asociación de Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), quien señala que el destino de ese transformación será “el vehículo eléctrico, compartido, conectado y autónomo... son cuatro conceptos fundamentales con un objetivo: cero emisiones, cero contaminación acústica y cero accidentes”.

Pérez de Lucía: "Si no se toma conciencia de los cambios, en vez de oportunidades tendremos problemas"

A juicio de Pérez de Lucía, una transición ecológica global supone revoluciones tecnológicas que conllevan una pérdida necesaria de empleos. Sin embargo, para el gerente de Adedive, “lo importante es que se creen otros tipos de empleo, aunque para ello se necesitan dos cosas: pactos sociales y nuevas cualificaciones profesionales”.  

En cuanto a las actividades que pueden generar más empleo, el responsable de Aedive destaca, por una parte, nuevos modelos de negocio como el bicisharing, el carsharing y el motosharing y, por otra, el potencial industrial y tecnológico de la movilidad eléctrica en España. “La industria 4.0 va a cambiar todo el modelo industrial, va a suponer un reto importante que hay que encarar ya para que se traduzca en oportunidades”, sostiene Pérez de Lucía.

Asimismo el gerente de Aedive advierte: “En la medida en que no se tome conciencia de que este cambio supone una oportunidad de generación de empleo y de competitividad se puede convertir en un problema porque las soluciones nos van a venir de fuera”. Por ello, considera imprescindible que el Estado asuma la tarea de impulsar esta revolución industrial para acelerar este desarrollo.

Las ocho nuevas profesiones de la transición energética

De las actividades que se derivan del cumplimiento de las directivas europeas en materia de eficiencia energética, se pueden identificar los siguientes nuevos perfiles profesionales:

1- Instalador especialista en autoconsumo con almacenamiento y microrredes en edificios, pymes y explotaciones agrarias.

2- Especialista en rehabilitación energética y edificios de consumo de energía con integración de renovables y dispositivos inteligentes.

3- Especialista en redes urbanas eficientes de calefacción y refrigeración a escala de barrio con renovables y redes cerradas.

4- Gestor energético especializado en auditorías, certificación energética de edificios y evaluación de proyectos de eficiencia energética.

5- Gestor de vehículos eléctricos e infraestructuras de recarga en edificios y aparcamientos.

6- Técnico en instalaciones de biomasa para calefacción y refrigeración.

7- Técnico en gestión de la demanda, servicios energéticos, dispositivos inteligentes, y agregadores que faciliten la participación de los consumidores en el mercado eléctrico.

8- Especialista en huella de carbono y ecomomía circular.  

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y cofundador de Auara

“La responsabilidad de cambiar las cosas tiene que empezar por uno mismo”

Aparentemente es solo una marca de agua mineral, pero Auara invierte el 100 por cien de sus beneficios en llevar agua potable a personas que no la tienen y además fabrica todas sus botellas con plástico reciclado. Soziable.es habla con Antonio Espinosa de los Monteros, unos de los fundadores de esta empresa social que surgió a partir de las experiencias que él y sus socios vivieron como cooperantes en países en vías de desarrollo.  

Antonio Espinosa de los Monteros durante su ponencia en Sustainable Brands Madrid 2018.

17 Oct | I.S.M. | Soziable.es

En la etiqueta de las botellas de esta marca de agua mineral se puede leer la siguiente inscripción: “Agua para cambiar el mundo”. Y es que Auara no es una marca de bebidas como cualquier otra. Nació para afrontar con un doble reto: Llevar agua potable a las personas más necesitadas y reducir el impacto ambiental de las botellas que distribuye.

¿Qué es Auara?

Somos una empresa social y sin ánimo de lucro. Tenemos una misión que es llevar agua potable a personas que no la tienen en países en vías de desarrollo. Es decir, trabajamos con las comunidades más pobres del planeta intentando solucionar la principal probreza que tienen que es la falta de agua. Desarrollamos pozos, sistemas de recolección de agua de lluvia, sistemas de canalización, etc. para poder dar abastecimiento de agua potable.

La novedad es que, en lugar de hacerlo con un modelo de ONG tradicional, lo hacemos con un modelo de empresa social. Nosotros vendemos productos y el 100 por cien de los beneficios que generamos los reinvertimos en nuestros proyectos sociales. Teniendo en cuenta que nuestros proyectos tenían como protagonista el agua, tenía sentido que el primer producto que lanzásemos fuera precisamente una marca de agua mineral natural.

"No puedes pensar que la gente va a comprar tu producto solo porque es sostenible y tiene un fin social; debes ofrecer un gran producto"

El envase cumple también con criterios de sostenibilidad...

Una de las innovaciones que hemos puesto en marcha es un envase distinto desde el punto de vista de la sostenibilidad. Hemos sido la primera empresa en Europa en introducir botellas de material 100 por cien reciclado, así que, en vez de producir nuevo plástico, estamos dando una segunda vida al que ya existe.  

¿Cómo nació Auara?

El proyecto surge de nuestra propia experiencia. Hemos tenido la suerte de trabajar como voluntarios en países en vías de desarrollo y conocer de primera mano esta realidad de las personas que viven en los niveles de pobreza más extremos y cómo la falta de acceso al agua es el mayor problema que tienen en el día a día. Una vez que conoces esa realidad, no te puedes quedar igual y decidimos que queríamos dedicarnos a cambiarla.

En lugar de ser una empresa que empieza a desarrollar una línea acción para mejorar su impacto social, habéis hecho el camino inverso: habéis surgido en el tercer sector y habéis emprendido una actividad empresarial...

Completamente. De hecho el proyecto tiene sentido desde el origen dentro de esa misión social. No es que hayamos decidido montar una marca de agua y luego le hemos buscado el sentido social. Para lo que trabajamos es para tener el impacto social. La marca y los productos son el vehículo para poder tener ese impacto. Primero viene el impacto social y luego la empresa.

¿En qué países estáis desarrollando proyectos en este momento?

Estamos presentes en 12 países: India, Camboya, Haití y nueve países de África (Sierra Leona, Etiopía, Congo, Camerún...)  

"Hemos conocido de primera mano a las personas que viven en los niveles de pobreza más extremos y hemos visto que la falta de agua es su mayor problema"

¿Cómo conseguís establecer alianzas de éxito con entidades en los países en vías de desarrollo?¿Cómo elegís a vuestros partners en los lugares donde desarrolláis vuetros proyectos?

Nuestro modelo se basa en la relación con socios locales, con orgaizaciones que están sobre el terreno y conocen bien las comunidades con las que trabajan, que llevan tiempo allí y que tienen vocación de permanencia. Por eso el primer paso es que encargamos una auditoría a cada uno de estos socios y les pedimos cuentas anuales, memorias, referencias de otras organizaciones, etcétera. Esto es clave, porque teniendo un socio de confianza y con garantías, lo que consigues es la involucración de la comunidad local en el desarrollo  proyecto, el seguimiento en el largo plazo. Porque no se trata solo de perforar un pozo hoy sino de que dentro de tres o cuatro años después, el pozo siga funcionando, la comunidad sepa mantenerlo y utilizarlo, y que lo haya integrado en su vida diaria.  

¿Estáis conectando con el consumidor; percibís que elige vuestra marca por todo lo que conlleva en cuanto a misión social?

Darte a conocer en un mercado masivo como es el del agua es complicado. Sí que vamos notando que cada vez más gente conoce el proyecto, sobre todo a través del boca a boca y de las redes sociales. Tenemos una comunidad muy fiel de gente que nos apoya, de hecho somos la marca española con más seguidores en Instagram. Este tipo de productos tiene la capacidad de concienciar a la gente y de despertarles el deseo de involucrarse. Pero es un reto grande y en ello estamos.

Notamos que cada vez la gente está más concienciada pero no puedes pensar que la gente va a comprar tu producto solo porque es sostenible y tiene un fin social. Debes ofrecer un gran producto, un gran servicio, con un gran 'packaging'... La gente tiene que comprarte aunque no sepa lo que estás haciendo sino porque le estás ofreciendo algo bueno.

¿Es importante el papel que asume el consumidor?

Es fundamental. La responsabilidad de que las cosas cambien uno tiene que empezar por uno mismo como ciudadano y como consumidor. Está muy bien pedir que las empresas y los gobiernos sean más responsables pero tenemos que empezar nosotros a ser más responables en nuestras tomas de decisión diarias.

 

Últimas noticias

+ Negocio Sostenible

  • Antonio Espinosa de los Monteros durante su ponencia en Sustainable Brands Madrid 2018.

    Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y cofundador de Auara

    “La responsabilidad de cambiar las cosas tiene que empezar por uno mismo”

    I.S.M.

    Aparentemente es solo una marca de agua mineral, pero Auara invierte el 100 por cien de sus beneficios en llevar agua potable a personas que no la tienen y además fabrica todas sus botellas con plástico reciclado. Soziable.es habla con Antonio Espinosa de los Monteros, unos de los fundadores de esta empresa social que surgió a partir de las experiencias que él y sus socios vivieron como cooperantes en países en vías de desarrollo.

  • Voluntarios de Carrefour dedicarán su jornada laboral a iniciativas sociales.

    Pone la jornada laboral de más de 1.700 colaboradores a disposición de 132 ONG locales

    Carrefour celebra su ‘Día de la Buena Gente’

    Servimedia

    Carrefour y su fundación celebran por cuarto año consecutivo el ‘Día de la Buena Gente’, una iniciativa de responsabilidad corporativa cuyo objetivo es dar a conocer otras realidades sociales por la vía de la participación activa de los colaboradores de la compañía en diferentes proyectos asistenciales.

Ir al inicio del contenido