Ambas entidades elaboran una hoja de ruta para transformar la producción alimentaria a escala global

La ONU y Barilla, unidas por la sostenibilidad de los alimentos

Naciones Unidas y la fundación especializada en nutrición del productor de pasta italiano Barilla se unen con el objetivo de transformar la producción agroalimentaria para que sea más sostenible, lo que consideran clave para el cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

02 Oct | Laura Vallejo | Soziable.es

Hacer que la producción de alimentos global sea sostenible es el objetivo que se han propuesto la Fundación del Centro para la Alimentación y la Nutrición de Barilla (BCFN, por sus siglas en inglés) y la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (SDSN). Para lograr esa transformación han elaborado una hoja de ruta que presentaron en el Foro Internacional de Alimentación y Nutrición que ambas entidades organizaron en Nueva York en septiembre. El objetivo de ese documento es servir de guía a las medidas para la sostenibilidad agroalimentaria de cara a dos acontecimientos clave que se celebrarán en 2019: la Cumbre del Clima de la ONU y la de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Producir los alimentos de modo sostenible es necesario para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Las dos entidades que han elaborado esta hoja de ruta consideran que una producción agroalimentaria sostenible es la única forma de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2030, ya que sin alimentos adecuados, los niños no pueden aprender, las personas no pueden tener vidas saludables y productivas y las sociedades no pueden prosperar, y resolver todos esos problemas es lo que se plantea en los ODS.

Por ello, las recomendaciones de la fundación de Barilla y la ONU incluyen medidas para poner fin a problemas como la alta incidencia de la obesidad en el mundo, y del hambre, que cuesta la vida a tres millones de niños menores de cinco años cada año. El sistema de producción de alimentos sostenible que proponen también permitiría reducir la sobreexplotación de los recursos naturales, la elevada huella ecológica de la agricultura y el desperdicio de miles de toneladas de alimentos.

Un trabajo de todos

Transformar la producción alimentaria para que sea más saludable para las personas requiere el trabajo de todos: investigadores, responsables políticos, medios de comunicación, educadores y ciudadanos, según la hoja de ruta de la fundación de Barilla y la ONU. Entre otras propuestas, ese documento incluye la promoción de dietas sostenibles, el desarrollo de un modelo sostenible de uso de la tierra, la investigación, la evaluación del progreso y una educación basada en el conocimiento científico para los líderes del futuro.

Investigación, responsables políticos, medios de comunicación, educadores y ciudadanos deben implicarse en este cambio

“Los retos de nuestro sistema alimentario global no tienen precedentes, pero nuestros objetivos no son inalcanzables, si encontramos vías para trabajar juntos en todos los sectores y disciplinas”, ha señalado Anna Ruggerini, directora de Operaciones de la Fundación BCFN. “Hemos esperado demasiado para afrontar esos retos, y ahora lo que se precisa es un enfoque transformador. Por eso hemos sumado nuestras fuerzas con la ONU en esta hoja de ruta para la consecución de los ODS relativos a la alimentación”, añadió Ruggerini.

Por su parte, Jeffrey Sachs, director de SDSN y Consejero Especial del Secretario General de la ONU considera que "la producción sostenible de alimentos de calidad para todos requiere un pensamiento holístico que tenga en cuenta la cultura, la economía el clima la biodiversidad y la salud. Nuestro objetivo es desarrollar soluciones creativas y punteras para presentárselas a los responsables políticos, y conseguir un conocimiento más profundo de los retos y soluciones por parte de la sociedad en su conjunto”.

Índice de Sostenbilidad de los Alimentos

En el foro se presentaron los resultados preliminares del próximo Índice de Sostenibilidad de los Alimentos, un estudio global sobre los retos en materia de nutrición, agricultura sostenible y desperdicio de alimentos que elaboran conjuntamente la Fundación del Centro para la Alimentación y la Nutrición de Barilla y la Unidad de Inteligencia de ‘The Economist’. Según los datos presentados, Italia tiene una de las tasas de obesidad más altas de los países analizados, debido a la falta de medidas para frenar ese problema. Como dato positivo, el impulso que ese país ha dado a la educación sobre nutrición en las escuelas, y el rápido crecimiento de la cooperación entre el sector de la investigación, empresarial e inversor en el ámbito agrobiotecnológico. Estados Unidos también registra elevada incidencia de la obesidad por la misma causaque Italia, según el índice. La falta de sostenibilidad de la producción alimentaria en ese país ha puesto en riesgo de extinción a más de la mitad de las especies locales y provocado la pérdida de 32 millones de hectáreas de arbolado desde 2001. La cantidad de alimentos desperdiciada por los estadounidenses sigue siendo el principal problema. Por ello se está desarrollando y ya se aplica legislación que tiene por objetivo reducirla a la mitad de aquí a 2030.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido