Frenar el cambio climático

Los océanos, en cuidados intensivos

Contribuyen a la erradicación de la pobreza, al desarrollo económico, al sostenimiento de la seguridad alimentaria mundial y de la salud humana y ayudan a frenar el cambio climático. Hablamos de los océanos, esas ingentes masas de agua que, lamentablemente, se encuentran cada vez más amenazadas. Porque su temperatura, química y corrientes hacen que la Tierra sea habitable y nosotros, los humanos, nos hemos empeñado en destruirlos. 

07 Jun | Leonor Lozano | Soziable.es

Según alerta la Organización de las Naciones Unidas, el 30 por ciento de las pesquerías mundiales están sobreexplotadas en la actualidad y, otro 50 por ciento, completamente explotadas. Los hábitats costeros se encuentran bajo presión, con la pérdida de aproximadamente del 20 por ciento del coral y la degradación del otro 20 por ciento, mientras que los residuos plásticos matan a un millón de aves y a unos cien mil mamíferos marinos cada año. 

Un millón de aves mueren al año por culpa de residuos plásticos

Con estos datos sobre la mesa, nadie puede dudar de que la salud de nuestros océanos está en estado crítico. Y no solo ellos: mujeres, niños, comunidades de indígenas y pueblos costeros con una gran dependencia de sus recursos se encuentran también afectados. En ese sentido, la ONU calcula que unos tres mil millones de personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para sobrevivir, y sitúa en torno al cinco por ciento del PIB mundial el valor de mercado de los recursos marinos y costeros y las industrias correspondientes. ¿Lo peor de todo? Que, ante el previsible aumento de población en las próximas décadas —con el consecuente aumento de presión sobre los ecosistemas costeros y marinos–, se espera que la tendencia se mantenga.

 

 

Un mar de plástico

Ante esta problemática, la ONU ha hecho un llamamiento para conservar y usar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos del planeta, así como para promover el avance del Objetivo 14 de la Agenda 2030, adoptada en 2015 por 193 estados para erradicar la pobreza y favorecer un desarrollo sostenible e igualitario en el planeta en el periodo 2016-2030. Lo hizo coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, que se celebra cada 8 de junio, fecha que este año aprovechó Grenpeace para llamar la atención sobre la contaminación por plásticos que sufren todos los mares del planeta. 

“Cada día, el equivalente a 200 camiones llenos de plástico termina en el mar, convirtiéndolos en un gran vertedero. Ninguna zona del mundo se escapa, ni siquiera las más deshabitadas o lejanas de la intensa actividad humana como la Antártida, el Ártico o remotas islas en mitad del Pacífico. Si seguimos así, tendremos unos mares con más plástico que peces…”, denuncia la ONG.

Para poner freno a este problema, Greenpeace pide a la UE que revise las directivas europeas de residuos, aquellas “que marcan las normas sobre qué hacemos con el plástico”. “No se trata solo de reciclar más y mejor”, reitera la organización, "hay que cerrar el grifo del plástico que está desbordando los océanos y, para ello, reducir y apostar por innovaciones y alternativas que nos lo permitan, así como reutilizar los envases”.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido