Desarrollada por Fundación Gmp y Fundación MAPFRE

‘Soy Cappaz’: La app que confiere autonomía a las personas con discapacidad intelectual

‘Soy Cappaz’ es el nombre de una aplicación gratuita desarrollada de forma conjunta por Fundación Gmp y Fundación MAPFRE, que ayuda a las personas con discapacidad intelectual a llevar una vida más autónoma en su trabajo y en sus rutinas diarias.

13 Jul | | Soziable.es

I.S.P.

Organizar la agenda, realizar desplazamientos de manera autónoma, recibir instrucciones para hacer las tareas cotidianas y pedir ayuda cuando es necesario son las principales posibilidades que ofrece la app ‘Soy Cappaz’ a las personas con discapacidad intelectual que la descargan de forma gratuita en su móvil.

Daniel Restrepo: "Hemos logrado hacer una app útil, práctica, sencilla y amigable"

Son ya más de 4.000 las personas que se han descargado esta aplicación, desarrollada de forma conjunta por la Fundación Gmp y la Fundación MAPFRE. La app se puede descargar en dispositivos Android desde Google Play o pinchando en este enlace. Está disponible en español y en inglés, por lo que, aunque en estos momentos la mayoría de los usuarios son españoles, se espera que en los próximos meses, la app se difunda por otros países de habla hispana e inglesa. “Nuestra idea ahora es seguir difundiéndola, que es lo más importante, y seguir implementando mejoras en la medida de lo posible”, comenta el director del Área de Acción Social de Fundación MAPFRE, Daniel Restrepo.

La herramienta acaba de ser sometida a un banco de pruebas a través de 19 organizaciones sociales. Usuarios con discapacidad intelectual así como personas de su entorno más cercano han podido testear durante mes y medio la app y, según afirma Francisco Fernández, director de la Fundación Gmp, los resultados han sido muy positivos: "El 80 por ciento de las personas que la han probado considera que 'Soy Cappaz' es útil o muy útil".    

El resultado de esta fase de testeo ha sido, según Restrepo, muy positivo: “Esa es una buenísima señal porque a veces se diseñan herramientas para ayudar a la gente que resultan tan complicadas que al final no ayudan, pero en este caso hemos logrado hacer una aplicación muy sencilla y muy amigable. Es útil, es práctica y las posibilidades que ofrece son las necesarias”.

Cuatro funciones prácticas

‘Soy Cappaz’ cuenta con cuatro funciones prácticas y fáciles de usar. La primera de ellas es ‘Mi calendario’, que refleja las citas y tareas de la vida cotidiana y del entorno laboral del interesado y que permite que las personas de apoyo como familiares, tutores y mediadores laborales, entre otros, puedan activarlo y actualizarlo desde cualquier dispositivo.

‘Soy Cappaz’ cuenta con cuatro funciones prácticas y fáciles de usar

La segunda de las funciones se denomina ‘¿Dónde estoy?’. Permite programar rutas con puntos de control y avisa a las personas de apoyo, de manera automática, si se produce algún desvío o retraso en su realización. Esta función permite realizar desplazamientos con mayor autonomía y seguridad tanto para el usuario como para sus personas de apoyo. 

‘Mis trabajos’, la tercera opción, permite a la persona que la utiliza acceder a vídeos demostrativos para saber cómo tiene que realizar distintas tareas, como por ejemplo, poner en marcha un electrodoméstico o imprimir un documento. Por último, la opción ‘Necesito ayuda’ hace posible, mediante una sola pulsación,  llamar por teléfono a personas de la máxima confianza cuando necesite ayuda o se encuentre en una situación de emergencia.

Al servicio de las personas con discapacidad

Una de las prioridades tanto de Fundación Gmp como de Fundación MAPFRE es la inclusión en el empleo ordinario de las personas con discapacidad intelectual. En este contexto, se fraguó hace tres años una alianza entre ambas entidades para desarrollar de forma conjunta la aplicación ‘Soy Cappaz’.

Fernández recuerda que fue una conversación con algunos padres de jóvenes con discapacidad intelectual de la Fundación Garrigou, asociada al Colegio María Corredentora de Madrid, lo que les sirvió de inspiración para empezar con el proyecto: "Algunos padres de estos jóvenes con los que estábamos colaborando nos comentaron que ellos promovían la vida independiente de sus hijos, les permitían ir a sus centros de trabajo o de estudio, pero no podían resistir la tentación de seguirles con el coche y 'vigilarlos' sin que ellos lo supieran, y asegurarse de que llegaban bien a su destino. Y nosotros pensamos que con la tecnología disponible hoy en día esto seguramente se podía solucionar".

“Esta herramienta se ajustaba perfectamente como apoyo para ese objetivo de la inclusión laboral y hemos estado trabajando juntos estos años no solamente creando la herramienta, sino desarrollándola, mejorándola y difundiéndola”, explica el director de Acción Social de Fundación MAPFRE.

Francisco Fernández: "El 80 por ciento de las personas que han probado la app considera que es útil o muy útil"

Además ‘Soy Cappaz’ ha contado en su fase inicial con la colaboración de la Fundación Garrigou, Plena Inclusión Madrid, y Down España, que han ofrecido asesoramiento técnico con el fin de que esta herramienta sea útil para el colectivo de personas con discapacidad intelectual, algo de lo que Restrepo está convencido: “Es una herramienta que empodera a estas personas, les da seguridad”.

Fernández coincide en esta percepción que la app les aporta autonomía y seguridad. Es algo que en Gmp comprueban cada día con los tres empleados con discapacidad intelectual que trabajan en la plantilla de esta compañía y que usan esta herramienta tecnológica. "Lo que observamos es que, gracias a la aplicación, no necesitan pedir ayuda tantas veces", destaca el director de la Fundación Gmp, quien también se refiere al hecho de que 'Soy Cappaz' debería ser un apoyo transitorio para estas personas: "Somos conscientes de que conforme se vayan sintiendo más seguros, tanto en sus desplazamientos como en sus trabajos, tendrán que ir utilizando cada vez menos la herramienta. Y ese es el objetivo, que con el paso del tiempo la aplicación vaya siendo menos utilizada hasta que tengan un gran grado de automomía personal".    

Ahora, la prioridad para los impulsores de la aplicación es seguir difundiéndola, ya que, según el responsable del Área de Acción Social de Fundación MAPFRE, “Todavía hay muchas entidades sociales que no la conocen y muchos usuarios que se podrían beneficiar de ella que no saben de su existencia”.

Desde la fundación se muestran seguros de que el hecho de que ‘Soy Cappaz’  esté disponible en Europa y América Latina, tanto en español como en inglés, hará que “millones de personas” alcancen un mayor grado de independencia en sus condiciones de vida y rompan barreras que dificultan su integración en el mercado de trabajo.      

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Álvaro Van den Brule, fundador de Ajedrez sin Fronteras

Ajedrez para mejorar el mundo

La ONG Ajedrez Sin Fronteras ha consolidado 15 escuelas de ajedrez en campamentos de refugiados a través de sus talleres solidarios, gracias a la colaboración con otras ONG, la financiación de ayudas económicas, donaciones, el apoyo de sus colaboradores y el tesón de su fundador, Álvaro Van den Brule.

Álvaro Van den Brule en una de las escuelas en África de Ajedrez sin Fronteras.

07 Sep | Soziable.es | Soziable.es

Fotografías: Álvaro Andani Gil

La idea de Ajedrez sin Fronteras comienza a gestarse en una de las visitas de Álvaro Van den Brule a Dharamsala, conocido como “Lhasa”, al norte de la India. "Este lugar, residencia del Dalai Lama tras exiliarse del Tíbet, es un enclave espiritual para los refugiados que han huido de su Tíbet natal en las últimas décadas por la ocupación china”, explica Van den Brule.

En esta ciudad de peregrinaje, Van den Brule comienza a hacer trueque, enseñanzas de ajedrez a cambio de alojamiento y comida. Desde entonces, esta “herramienta social me ha ayudado a confraternizar, a ampliar miras, a aprender de mis jugadores y a compartir emociones y pasión”.

Y este puente es el que establece los objetivos de Ajedrez sin Fronteras: “Hermanar, unir y crear un escenario de relaciones viables, como el respeto y la cooperación, en aquellos lugares especialmente castigados por la desgracia y el infortunio, tales como campamentos de refugiados, cárceles, orfanatos, etc.”, explica el profesor de ajedrez.

Escuelas consolidadas en India, Jordania, Etiopía, Argelia

La India, Jordania, Etiopía o Argelia, son algunos de los países donde la ONG ha conseguido cimentar sus escuelas de ajedrez en los últimos años. En la India, la escuela de invidentes y discapacitados auditivos de la Fundación Vicente Ferrer de Anantapur acogió “a 300 niños con discapacidad visual donde aprendieron a jugar al ajedrez en diferentes centros, con tableros y piezas en braille”, detalla Van den Brule, siendo la undécida escuela de ajedrez fundada.

En la escuela St. Mary's College, instituida por el padre Ángel Olaran, actualmente el orfanato más grande del mundo, en Wukro, al norte de Etiopía, y en su cárcel local, la ONG creó sendas escuelas en 2011. De la primera de ellas salió el actual campeón nacional de ajedrez etíope, adoptado por Van den Brule. La escuela ha conseguido mantenerse en el tiempo gracias al apoyo económico y la continuidad de su fundador, el padre Olaran.

A través de sus talleres de ajedrez, “ayudamos a las personas a crear espacios en la rutina, les enseñamos a estudiar, a ser más sociables, a debatir, a ser simplemente más humanos. Al ser consciente de su tragedia y de su realidad, te das cuenta de que la esperanza es un bien preciado”, dice Van den Brule.

Clase de ajedrez en el campo de Al Zaatari, en Jordania.

Al Zaatari

Al Zaatari, en el desierto de Jordania, es el quinto campo de refugiados más grande del mundo, creado por el Gobierno sirio y ACNUR en 2012. En él habitan más de 80.000 personas desplazadas tras la guerra siria, de las que la mitad son niños. Forman parte de los más de 25 millones de refugiados que existen, según estadísticas de 2017 de Acnur.

En este campamento de refugiados, conocido como la cuarta ciudad de Jordania, “conviven niños, viudas, personas mayores y muchas personas mutiladas y con gravísimas secuelas visibles por la guerra siria del 2012”, asegura Van den Brule. En Al Zaatari, “te sientes como si estuvieras en tierra de nadie. A nivel personal, la intervención de nuestra ONG ha sido la más difícil a nivel psicológico”, dice el fundador de Ajedrez sin Fronteras.

En Al Zaatari, Van den Brule y su equipo aportaron, con sus clases de ajedrez y de manera comprometida, “esperanza, cuando se vive en la nada más absoluta”, según sus palabras. Hace algo más de un año, la ONG creó allí su última escuela de ajedrez hasta el momento, en la que impartió el primer taller social a 300 alumnos y alumnas sirios durante 15 días gracias al apoyo de Save the Children, Acnur y Unicef.

En el campamento se abrió además un taller de confección artesanal de ajedreces con elementos reciclados para empoderar a las mujeres del campamento. Y la ONG tituló a los jugadores “con un certificado y un carnet de ajedrez, como un grado elemental en la escala básica de la enseñanza del ajedrez pero de suma importancia para los principiantes”, dice Van den Brule.

Nuevos proyectos en Grecia y el Kurdistán iraquí

La idea final es que las escuelas de ajedrez continúen su labor social dentro de los campamentos cuando la ONG regresa a España para seguir buscando financiación. El próximo proyecto de Ajedrez sin Fronteras es “conseguir llegar a los campos de refugiados de Mitilene en Lesbos (Grecia) y de Erbil, (en el Kurdistán iraquí) entrenando a nuevos maestros y maestras mediante un protocolo para que, de una manera intensiva, puedan acceder a la titulación de monitores y continúen con la labor social de la ONG.

Aunque no todos los propósitos son viables, por “la situación general de nuestro país y de algunas expectativas fallidas con patrocinadores. Puede que este año no podamos alcanzar los dos proyectos que nos habíamos propuesto”, admite Van den Brule.

Quienes deseen colaborar con la ONG, pueden hacerlo a través de su web.

 

Últimas noticias

+ Tercer Sector

  • Álvaro Van den Brule en una de las escuelas en África de Ajedrez sin Fronteras.

    Álvaro Van den Brule, fundador de Ajedrez sin Fronteras

    Ajedrez para mejorar el mundo

    Soziable.es

    La ONG Ajedrez Sin Fronteras ha consolidado 15 escuelas de ajedrez en campamentos de refugiados a través de sus talleres solidarios, gracias a la colaboración con otras ONG, la financiación de ayudas económicas, donaciones, el apoyo de sus colaboradores y el tesón de su fundador, Álvaro Van den Brule.

  • La entidad aporta ayudas económicas a las empresas empleadoras

    570 personas consiguen empleo gracias a la Fundación Mapfre

    Servimedia

    570 personas han conseguido trabajo a través del Programa de Ayudas al Empleo de la Fundación Mapfre. Estas ayudas “se dirigen a promover el empleo principalmente en dos colectivos con especiales dificultades, los jóvenes y los mayores de 50”, según destaca la fundación en un comunicado.

Ir al inicio del contenido