Diego Soliveres es ciego y es el diseñador de las zapatillas Timpers

“Queremos que nos compren por nuestra calidad, no por caridad”

Diego Soliveres es ciego y es el diseñador de las zapatillas Timpers, un trabajo que realiza a través del tacto de diferentes texturas y contrastes de colores, comprobando la flexibilidad de la suela e incluso la longitud y forma de los cordones. Es un calzado inclusivo, que puede utilizar todo el mundo, con el logo en braille y un vehículo para conseguir la integración de la discapacidad en la empresa y en la sociedad.

Diego Soliveres, diseñador de las zapatillas Timpers.

13 Nov 2020 | Eliezer Alonso | Soziable.es

En una entrevista realizada por Soziable.es, Diego nos ha explicado que Timpers nació hace tres años gracias a la iniciativa de dos jóvenes con discapacidad, Aitor Carratalá (fibrosis quística) y Roberto Mohedano (trasplante de riñón) y que, al igual que él, formaban parte del equipo de fútbol de la ONCE de Alicante, al que un día presentaron un prototipo de zapatillas. En ese momento se dieron cuenta de cómo eran “vistas” por los ciegos de una manera diferente.

Fue ahí cuando decidieron dar un giro a esta propuesta que “enganchó” a Diego Soliveres para reinventar esta “demo” y poner en marcha la producción de las primeras zapatillas diseñadas por ciegos, accesibles, que pueden ser usadas por todo el mundo y en las que se utiliza materiales que van desde plásticos reciclados a partir de residuos que se sacan de los mares a todo tipo de material reciclado: algodón, corcho, tela vaquera, etc.

“Nos gusta decir que Timpers son 'made in Alicante', porque apostamos por el producto local”

De hecho, estas zapatillas, como señala, son un vehículo para conseguir la integración de la discapacidad en la empresa y en la sociedad. “Podría haber sido otro producto, pero el mensaje que queremos trasladar es este”, comenta, para recalcar que tienen muy claro que el objetivo es que “Timpers triunfe por sí misma, por su calidad y no por caridad.Tenemos un marcado carácter social, integrador, pero sin olvidar que somos una empresa con ánimo de lucro”.

Pero ¿cómo puede una persona ciega diseñar unas zapatillas? Como él mismo nos explica, eligiendo texturas evocadoras que consigan sensaciones únicas, jugando con contrastes de colores e integrando el logotipo en braille, para que las personas con visibilidad reducida lo tengan más fácil.

“Los comienzos fueron duros, no teníamos apenas recursos (de hecho, pusimos dinero de nuestros bolsillos) y nos presentábamos a todos los concursos y subvenciones para start-up etc.”. Pero, la suerte les acompañó.

Tal y como señala Diego, consiguieron una subvención del Fondo Social Europeo a través de la Fundación ONCE, ganaron el primer premio “Emprendedor del año con discapacidad” de la revista Emprendedores, también de Fundación Konecta y, así, otros tantos, lo que impulsó su visibilidad.

Gracias a ello, y tras visitar varias fábricas alicantinas, encargaron la producción de 400 pares de cuatro modelos a Sab Calzados, una compañía que cumple con los principios y la filosofía de Timpers: sostenibilidad, materiales reciclados, integración laboral y calidad. “A nosotros nos gusta decir que nuestra empresa es 'made in Alicante', porque apostamos por el producto local”.

Despegue del "cohete" Timpers

El “gran salto”, como bien indica el diseñador de Timpers, fue entrar en Lanzadera en mayo de 2019, la aceleradora de empresas de España creada por Juan Roig, presidente y máximo accionista de Mercadona.

“Aplicamos, pasamos un proceso de selección y apostaron por nuestro proyecto. Esto supuso un impulso brutal para nosotros, de hecho, siempre será el hito más importante en la historia de Timpers, ya que a partir de ahí despegamos a todos los niveles: producción, visibilidad, reputación...”.

Y es que las cifras lo dicen todo: pasaron de producir 400 pares en 2018 a 3.000 en 2019 y cerrar 2020 con la cantidad de 8.000 pares y más de 15 modelos por temporada, lo supone un aumento del 1.900% de fabricación en tres años. De hecho, Timpers facturó 60.000 euros el pasado año, una cantidad que podría multiplicarse por cuatro a cierre de año. “Es algo pretencioso, pero sí que una motivación extra y un reto para nosotros”, comenta Diego.

 

Gracias a ello, han podido incorporar a una persona más a su equipo de trabajo, en este caso concreto con discapacidad intelectual y responsable de la logística de los almacenes. Pequeños pasos que suponen grandes avances, ya que en mayo de este año obtuvieron la calificación de Centro Especial de Empleo por parte de la Generalitat Valenciana, de la que han recibido mucho apoyo desde que comenzaron “su aventura”.

No obstante, cuando le preguntamos por las próximas ideas que tienen en mente, nos ha comentado que, por ahora, modificar un poco algún modelo aumentando la altura de la suela, o ampliar el número de tallas, "ya que ahora no es el momento para hacer grandes inversiones dada la situación económica mundial”.

Para poner el "punto y final" a esta entrevista a Soziable.es, ha querido recordar unas las palabras que les dijo Juan Roig cuando entraron en Lanzadera y que siempre quedarán grabadas en su mente: "Tratándose de un proyecto como el vuestro, es más importante ser los mejores por la calidad de vuestras zapatillas y no por la solidaridad”.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Ir al inicio del contenido