Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina: 6 de febrero

Cada diez segundos, una niña es víctima de mutilación genital

Cada año tres millones de niñas sufren la mutilación de sus genitales, una práctica que arrebata su derecho a la salud y la maternidad a 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). World Vision y Cruz Roja luchan contra esa práctica en Malí, el país más afectado por la MGF.

Las comadronas son clave para erradicar la mutilación genital femenina. (Foto Zeba Mbuvi.World Vision).

04 Feb | L. V. | Soziable.es

Binta fue sometida a una mutilación genital femenina (MGF) cuando tenía 10 años. "Las chicas de mi edad están casadas y disfrutan de la felicidad de ser madre. Nunca sabré qué es ser amada o estar embarazada. He vivido 17 años de pesadilla y no estoy segura de despertarme un día", dice esta joven de Malí que hoy tiene 27 años.

Ella pone voz a los 200 millones de mujeres que han sido sometidas a la ablación de sus órganos sexuales en el mundo, según datos de la OMS, una práctica que tiene como consecuencia hemorragias graves, infertilidad, complicaciones en el parto y mayor riesgo de muerte de los recién nacidos entre otros muchos problemas para la salud. A pesar de ello, la mutilación genital femenina no deja de aumentar: cada año tres millones de niñas son sometidas a la MGF, es decir una cada 10 segundos.

Esta práctica, se centra sobre todo en países africanos, donde está asociada a ritos y costumbres muy arraigadas, como en el caso de Malí : de los 44 millones de niñas menores de 14 años víctima de MGF, el 73 por ciento son malienses. Pero la MGF también se realiza en numerosos países de todo el mundo desde Asia a la India, los países árabes y las comunidades indígenas de Sudamérica e incluso en los de Europa Occidental, Norte América, Australia y Nueva Zelanda debido a los movimientos migratorios.

Violación de los derechos humanos

Acabar con esa práctica, reconocida como violación de los derechos humanos, es una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas número 5, consagrado a la Igualdad de género. Con ese fin trabajan las ONG World Vision y Cruz Roja Española en Malí.

World Vision centra su trabajo en las comadronas, para quienes la MGF constituye una forma de ganarse la vida. Por eso esta la ONG desarrolla una campaña de sensibilización que también brinda a las practicantes actuales mejores oportunidades para ganarse la vida dignamente mediante formación y microcréditos para que puedan dedicarse a otra actividad.

Djeneba Diawara es una de las 28 comadronas malienses que han abandonado la práctica de la ablación gracias a esta iniciativa. “He visto las consecuencias devastadoras en la vida de las mujeres, especialmente cuando quieren dar a luz", reconoce Diawara. Desde entonces dedica su vida a apoyar la labor de disuadir a otras personas de continuar con el rito. Lo mismo hace ahora Naimodu: si alguien le pide en su aldea que realice una MGF amenaza a la familia con acudir a las autoridades. Atrás quedan 30 años en los que esta comadrona sometió a la la ablación de sus órganos sxuales a 40.000 niñas.  

Responsabilidad masculina

Poner fin a la mutilación genital femenina es también responsabilidad de los hombres, por eso World Vision les involucra en sus programas de formación y sensibilización en Malí como voluntarios en la lucha contra la MGF, una iniciativa en la que participan líderes religiosos y tradicionales, entre otros perfiles. Lo mismo hace Cruz Roja en las actividades que desarrolla en dicho país desde hace 18 años, con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y la Diputación Foral de Guipúzcoa. Cruz Roja también forma al personal sanitario en la identificación y asistencia en las complicaciones asociadas a la MGF, así como al profesorado, medios de comunicación local y asociaciones de mujeres. En los últimos dos años las actividades de la Cruz Roja en Malí han beneficiado a 21.700 mujeres y niñas, y han logrado reducir un 3,6 por ciento la tasa de escisión en la zona de Malí en la que actúan.

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido