Oriol Reull, country manager de Too Good To Go España

"El año pasado en España tiramos a la basura el equivalente a 200 'Titanics' llenos de comida, uno encima de otro"

El funcionamiento de la aplicación Too Good To Go es sencillo. El usuario compra a través del móvil packs de comida a alguno de los establecimientos adheridos y pasa a recogerlos a la hora de cierre. Estos packs se preparan con excedentes del día a un precio tres veces menor al de venta al público. Así se consigue salvar comida de la basura mientras se ofrece una opción de compra accesible al cliente. Hablamos con Oriol Reull, country manager en España de esta startup premiada como la más prometedora en Europa.

Oriol Reull, country manager de Too Good To Go España.

12 Nov | Chema Doménech | Soziable.es

Hace tres años, un grupo de jóvenes tomó conciencia de la cantidad de comida que cada día acababa en la basura y decidió hacer algo para reducir el desperdicio alimentario. Fue el origen de Too Good To Go, una startup que se extendió por Europa, y que, según su country manager en España, Oriol Reull, va más a allá de una app para ser parte de todo un movimiento abanderado bajo un lema: #lacomidanosetira.

"Queremos ser un movimiento de lucha contra el desperdicio de alimentos pero también educar e inspirar sobre el problema que genera tirar la comida. Porque muchas veces es el desconocimiento de las causas y los efectos lo que hace que sigamos haciendo algo habitualmente", dice a Soziable.es este joven ejecutivo que está al frente de Too Good To Go desde su implantación en España hace un año.

"Si toda la comida que se tira en el mundo fuera un país sería el tercer emisor de CO2 más grande del planeta, tan sólo detrás de EEUU y China"

Entre esos efectos está, por ejemplo, el incremento de las emisiones contaminantes. "Mucha gente desconoce que el desperdicio de alimentos es uno de los principales emisores de CO2 a nivel mundial. Si toda la comida que se tira en el mundo fuera un país sería el tercer emisor de CO2 más grande del planeta, tan sólo detrás de EEUU y China", dice Reull, antes de dar las cifras que hablan de la magnitud del 'enemigo' contra el que batallan: "Se tira aproximadamente un tercio de todo lo que producimos, uno de cada tres alimentos que ves acaba en la basura", afirma. "Además, se utiliza el 28% de la tierra mundial para producir esos alimentos que no llegan a consumirse. España es el séptimo país que más desperdicia de la UE, en 2018 se desperdiciaron ocho millones de toneladas, lo que equivaldría a más de 200 'Titanics' llenos de comida, uno encima de otro".

Too Good To Go es una aplicación que conecta con clientes a cualquier tipo de establecimiento alimentario, un supermercado, una carnicería, una panadería, de forma que puedan dar salida a su excedente diario de productos alimenticios. Según explica Oriol Reull, "cualquier persona que tenga nuestra aplicación va a poder comprar esa comida a un precio bajo e ir a recogerla a la hora de cierre del establecimiento. Una de las claves de Too Good To Go es que lo que se ofrece es un 'pack sorpresa', porque la tienda no sabe lo que le va a sobrar hasta el final del día. La panadería no sabe si le va a sobrar pan, croissants o galletas, entonces lo que ofrecen es un pack que tiene un valor de los productos de entre 10 y 15 euros y que se va a a vender a un tercio, entre 2 y 5 euros. De esta forma ayudamos a las tiendas a rentabilizar lo que era un excedente y a la vez dar una opción a ese usuario a alimentarse de una forma mucho más coherente con el planeta y que genere muchas menos emisiones de CO2", concluye el manager de Too Good To Go.

"Una de las claves de Too Good To Go es que lo que se ofrece es un 'pack sorpresa', porque la tienda no sabe lo que le va a sobrar hasta el final del día"

Según él, desde la llegada a España de la startup hace un año han conseguido 'salvar' cerca de 400.000 comidas, 400.000 'packs sorpresa' que probablemente hubieran terminado en la basura. Actualmente están adheridos a la aplicación alrededor de 2.000 establecimientos distribuidos en 20 provincias. "Tenemos cobertura en las principales ciudades de España", asegura Reull, que confiesa ser el primero en utilizar la app como usuario: "casi toda mi alimentación es comida salvada", dice.

Más que una app

"No somos sólo una aplicación sino un movimiento contra el desperdicio de alimentos", insiste Oriol Reull, que afirma que la labor de dicho movimiento se asienta sobre cuatro pilares: educación, hogares, empresas y política. "Trabajamos la educación con charlas a niños o talleres con profesores, estamos todas las semanas en colegios y universidades. También tratamos de incidir en la industria, trabajando junto a productores como Unilever o Makro o distribuidores como Carrefour. En el ámbito político pretendemos ser un organismo positivo pero también de presión en cuanto a que se legisle más sobre la causa del desperdicio alimentario o sobre economía circular".

"El sistema de distribución es ineficiente de partida, ya que tú no sabes la demanda que vas a tener y debes disponer de oferta suficiente, con lo cual siempre va a existir un excedente"

Para el joven ejecutivo, el problema del desperdicio alimentario tiene una solución compleja porque su origen está en "un sistema de distribución ineficiente de partida, ya que tú no sabes la demanda que vas a tener y debes disponer de oferta suficiente, con lo cual siempre va a existir un excedente. De lo que se trata es de que la industria, los retailers y distribuidores, tomen acciones a posteriori, como colaborar con nosotros, donar alimentos o alinear más la oferta con la demanda". También pone el acento sobre los consumidores: "Tenemos gran parte de culpa porque somos los primeros a quienes no nos gusta coger la fruta fea o que cuando llegamos a la panadería sólo quede una barra de pan".

Por último, Oriol Reull hace una llamada a la esperanza. "La problemática del desperdicio de alimentos no ha captado hasta el momento tanta atención como otras causas como por ejemplo la reducción del plástico, pero sí vemos que comienzan a cambiar las cosas. La UE está empezando a legislar y vemos que el desperdicio de alimentos va a ser el siguiente plástico” en cuanto a concienciación", vaticina. Sobre la evolución de Too Good To Go, también lo tiene claro: "nuestro propósito a día de hoy es seguir salvando comida, hacer que el desperdicio de alimentos se reduzca y seguir inspirando el cambio. Nuestro objetivo es salvar mil millones de comidas para el año 2024".

Agregar comentario

Comentarios

Añadir ComentarioDesplegar formulario para comentar

0 Comentarios

No hay comentarios

Últimas noticias

Ir al inicio del contenido