Pasar al contenido principal
Margarita de Gregorio, coordinadora de la Plataforma Española Tecnológica y de Innovación en Geotermia (Geoplat)

“La geotermia podría generar electricidad durante cientos de años”

La geotermia se desmarca como una de las principales energías renovables a explotar para la generación eléctrica. Al no ser dependiente de las condiciones meteorológicas, como otras energías renovables, puede resultar tremendamente valiosa ya que garantiza un suministro de energía constante. Margarita de Gregorio, coordinadora de Geoplat, explica el rol que puede adquirir la geotermia en la descarbonización.

Margarita de Gregorio, coordinadora de la Plataforma Española Tecnológica y de Innovación en Geotermia (Geoplat).

- ¿Qué rol puede tener la geotermia en la descarbonización?

La geotermia puede desempeñar un papel fundamental en la descarbonización, es una energía sostenible y eficaz que aprovecha la energía almacenada bajo la superficie del suelo para proporcionar energía térmica o eléctrica. Según la temperatura del recurso geotérmico, se clasifica en geotermia de alta temperatura (cuando el recurso geotérmico tiene más de 150 º C), media (entre 100 y 150 ºC), baja (entre 30 y 100 ºC) y muy baja o somera (menor de 30 ºC). Tiene la capacidad de descarbonizar tanto aportando energía térmica en forma de calor y de frío, como energía eléctrica. Con la particularidad de que la generación de energía a partir de geotermia puede hacerse en todo momento al no ser dependiente de las condiciones meteorológicas como otras energías renovables, por lo que resulta tremendamente valiosa para garantizar un suministro de energía constante, que es precisamente el punto débil de la mayoría de las energías renovables.

- ¿Qué ventajas tiene la energía geotérmica? ¿Qué destacaría de la geotermia respecto a otras energías renovables?

En el caso de la energía geotérmica para la generación eléctrica, su ventaja más valiosa es que es una fuente de energía que se genera de forma continua, por lo que se denomina ‘gestionable’ al poder controlar su producción en todo momento y aportar estabilidad al sistema eléctrico, ya que el recurso geotérmico que se encuentra en el subsuelo siempre está disponible. Otras energías dependen de condiciones climáticas, como el sol o el aire, pero la energía geotérmica está a nuestro alcance los 365 días del año y las 24 horas. 

Por otro lado, la geotermia somera es imbatible para la climatización. En los años 60, la EPA (Environmental Protection Agency de Estados Unidos) ya la identificó como la mejor técnica disponible para climatización. Se fundamenta en la temperatura constante a la que se encuentra el subsuelo a partir de cierta profundidad, por lo que los sistemas de geointercambio son extremadamente eficientes y cuentan con menor consumo que el resto de sistemas de climatización con bombas de calor.

"Urge descarbonizar nuestros consumos térmicos y la geotermia tiene la capacidad de hacerlo de forma competitiva, altamente eficiente y sostenible"

Cabe destacar el momento geopolítico en el que nos encontramos. Europa se ha marcado unos ambiciosos objetivos climáticos, no únicamente con fines ambientales y de lucha contra el cambio climático, también van dirigidos a ser menos dependientes de los recursos energéticos que proporcionan otros países, ya que se ha demostrado la fragilidad que representa una gran dependencia energética del exterior. La energía geotérmica se produce bajo nuestros pies, en nuestros territorios, por lo que permite ser más independientes energéticamente y construir una industria de difícil externalización.

- ¿Se podría producir electricidad sin límites?

En aquellas áreas donde las condiciones geológicas son muy favorables para la geotermia de alta temperatura, como ocurre en las Islas Canarias y en determinadas zonas de la Península, se podría generar electricidad durante decenas, cientos de años, como ya se está haciendo en otros países. En estos casos, el recurso geotérmico se encuentra a más de 150ºC, por lo que es adecuado para la generación eléctrica. En aquellas áreas donde se dispone de estas características, la producción de electricidad a través de geotermia se da de forma estable al poderse mantener el yacimiento productivo a lo largo del tiempo, por lo que representa una oportunidad excepcional para funcionar como back-up a la penetración masiva de renovables que sí son interrumpibles, como la fotovoltaica y la eólica. Es el complemento perfecto al producir electricidad de forma síncrona.

- ¿Cómo se puede aprovechar esta energía en nuestro beneficio?

En primer lugar, las empresas del sector energético deben ser conscientes de su existencia, ver más allá de las tecnologías renovables ‘clásicas’ y entender que únicamente con estas no va a ser posible conseguir llevar a cabo la transición energética con éxito. 

En la vertiente eléctrica, hay que visibilizar la existencia de alternativas que aportan otras capacidades complementarias y muy valiosas para el sistema energético. Esto es muy importante que se entienda, entramos en una fase del desarrollo renovable que hace necesario contar con todas las tecnologías que tengamos a nuestro alcance. Asimismo, el hecho de encontrarse el recurso en el subsuelo no debería representar una barrera, pues no lo ha representado jamás para las fósiles. De la misma forma que se ha extraído (y se sigue extrayendo) petróleo y gas, se puede extraer geotermia. Solo que, en este caso, se trata de una energía con un impacto ambiental muchísimo menor que, además, no tenemos que importar. 

Y en la vertiente térmica, donde la hegemonía de las fósiles sigue siendo incontestable, deberían eliminarse innumerables barreras que impiden la penetración de renovables en edificios e industrias. Urge descarbonizar nuestros consumos térmicos y la geotermia tiene la capacidad de hacerlo de forma competitiva, altamente eficiente y sostenible.

- ¿Cuál es la situación actual de la geotermia? ¿Cuándo podríamos generar a través de ella electricidad a gran escala?

La geotermia está experimentando un crecimiento significativo en todo el mundo gracias al impulso político, a los avances tecnológicos, a la conciencia climática y a la necesidad de no ser tan dependientes de la energía de otros países y de los combustibles fósiles. La situación de la geotermia difiere significativamente de cada país. No es comparable el escenario español con el de otros países que tienen una mayor capacidad de generación de energía geotérmica instalada, como Estados Unidos, Indonesia, Filipinas, Turquía o, a nivel europeo, Islandia o Italia. 

En 2023, en España se han dado hitos importantes para un mayor desarrollo de la geotermia para la generación eléctrica. La Consejería de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias abrió concursos públicos para la selección de programas de investigación de recursos geotérmicos de alta entalpía en Tenerife, Gran Canaria y La Palma. Además, desde el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) se ha realizado una inversión 117 millones de euros (provenientes de la Unión Europea, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia) para estudios de viabilidad de proyectos innovadores para el aprovechamiento de la energía geotérmica profunda.

“La geotermia podría generar electricidad durante cientos de años”

A nivel europeo, a finales de año la Comisión de Industria, Investigación y Energía (ITRE) del Parlamento Europeo adoptó, por unanimidad, un informe de iniciativa propia del eurodiputado Krasnodebski, del Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), para explorar e incentivar el potencial de la energía geotérmica en la Unión Europea. El pasado enero el Pleno del Parlamento Europeo respaldó esta resolución para desarrollar una estrategia europea de energía geotérmica.

Existe compromiso político y empuje privado para lograr un mayor desarrollo de la geotermia tanto en España como en la Unión Europea, la próxima década se presenta prometedora para la aceleración de su crecimiento. 

- ¿Podría España mantener una posición de ventaja respecto a otros países?

La geotermia está siendo la última energía renovable en despegar en España a pesar de su gran potencial, por lo que su situación actual no es ventajosa respecto a otros países de nuestro entorno cuya apuesta por la geotermia se ha llevado a cabo mucho antes y de forma mucho más determinante. La geotermia en nuestro país se está implementando casi exclusivamente en forma de sistemas de climatización de edificaciones. Esperamos que este año comiencen a desarrollarse proyectos de generación eléctrica en Canarias gracias a la resolución de los concursos de Canarias y al plan de ayudas de IDAE. Las expectativas son enormes puesto que podrían significar la existencia de las primeras plantas de generación eléctrica con geotermia en España. En cualquier caso, para seguir avanzando necesitamos fomentar una mayor información entre el sector industrial y hacia la propia sociedad, investigar con mayor detalle los recursos geotérmicos en nuestros territorios e innovar en tecnologías competitivas, además de conseguir eliminar barreras y un marco regulatorio favorable.

- Creo que va a haber propuestas para sondear la explotación de energía geotérmica en las Islas Canarias, algo lógico, debido a la presencia de volcanes. Llama la atención que haya un proyecto en Madrid. ¿Hay opciones de conseguir bajo el suelo de la Comunidad de Madrid este tipo de energía?

Sí, totalmente, especialmente el norte de Madrid (de la plaza de Cuzco hacia arriba) posee condiciones muy favorables para la explotación de energía geotérmica. Las Islas Canarias disponen de unas condiciones idóneas para la explotación de recursos geotérmicos de alta temperatura, esa es la razón por la que la mayoría de las ayudas que recientemente ha adjudicado el Gobierno hayan ido a parar allí. Pero esto no quiere decir que no exista potencial en otras zonas de España. En la Comunidad de Madrid, Andalucía, Cataluña, Extremadura, Castilla y León o Galicia, entre otras, existen áreas de baja y media temperatura. Es importante señalar que en todas las localizaciones existen recursos geotérmicos someros, de muy baja temperatura, que pueden explotarse haciendo uso de sistemas de geointercambio.